La Pascua Militar se ha celebrado en el palacio de la antigua Capitanía General de San Fernando. - FRANCIS JIMÉNEZ
PASCUA MILITAR

«Debemos mantener una España fuerte para construir un mundo mejor»

La unidad nacional y las misiones internacionales han sido las protagonistas del discurso de la Pascua Militar en Cádiz

San FernandoActualizado:

«Hoy es el día en que todos los soldados de España, de los ejércitos y de la Armada, hacemos balance. Comprobamos lo que hemos hecho en el año que acaba de concluir y cómo lo hemos hecho y estimamos lo que tendremos que hacer en el año que comienza y cómo podremos hacerlo», así ha resumido el Almirante de la Flota, Manuel Garat Caramé, la Pascua Militar que, como es tradición, se ha celebrado un año más en el palacio de la antigua Capitanía General de San Fernando.

El Almirante de la Flota (ALFLOT) ha presidido este acto, que ha comenzado a mediodía, como representante de Su Majestad el Rey en la provincia. Una ceremonia a la que han acudido autoridades civiles, como los diputados en el Congreso María José García Pelayo (Partido Popular), Juan Antonio Delgado Ramos (Podemos) y Javier Cano Leal (Ciudadanos) o el diputado provincial Jaime Armario (PSOE). Y también autoridades militares, entre ellos el Almirante de Acción Naval (ALNAV), vicealmirante Antonio Martorell Lacave; el Comandante General de Infantería de Marina (COMGEIM), Antonio Planells Palau; el comandante del Grupo de Acción Naval 2, el contralmirante Ricardo A. Hernández López, el Comandante Militar de Cádiz, Gobernador Militar del Campo de Gibraltar y Jefe del Regimiento de Artillería de Costa nº 4, coronel Jesús Ángel Campuzano y el subdelegado de Defensa en Cádiz, coronel de Infantería de Marina, Joaquín T. González Fernández.

«Soldados y marineros, ¡viva España!. ¡Viva!», se ha escuchado en la calle Real de San Fernando, enfrente del palacio de Capitanía, donde la fuerza, perfectamente formada, esperaba la incorporación de la bandera nacional, que ha ocupado su lugar a los sones del himno de España. Una fuerza a la que el Almirante de la Flota ha pasado revista y que ha estado compuesta por una Compañía de Honores, al mando de un capitán de Infantería de Marina y compuesta por una sección de Infantería de Marina, una sección mixta de marinería del Grupo de Unidades de Proyección de la Flota y de la 41ª Escuadrilla de Escoltas, una sección de marinería de la Flotilla de Aeronaves, una sección del Ejército de Tierra perteneciente al RACTA-4, una escuadra de gastadores de Infantería de Marina y la unidad de música y banda de cornetas y tambores del Tercio del Sur.

España, indivisible y eterna

El almirante Garat ha pasado revista a los militares, que han estado arropados por decenas de isleños que han acudido a ver el acto. Para posteriormente pasar al salón del trono del palacio de Capitanía a pronunciar su discurso. Una alocución en la que ha querido dejar claro que España, según la Constitución es una nación «indivisible y eterna» y que los militares están comprometidos para «trabajar y, si fuera necesario, morir» por ella.

Asimismo, el Almirante de la Flota ha querido tener un recuerdo para los militares desplegados en misiones en el exterior «a los que echamos de menos». Y, sobre todo, «a los que nos han dejado para siempre». Es decir, a los fallecidos en acto de servicio, especialmente al capitán de fragata Javier Montojo y al soldado de Infantería de Marina Antonio Carrero, que perdieron la vida durante el pasado año en la Antártida y en Malí, respectivamente. «Sé que transmito el sentimiento de todos nosotros al rendirles hoy también el homenaje que merecen y al unir nuestro dolor al de sus familias», ha dicho, al tiempo que les ha agradecido su servicio, «porque lo dieron todo por España» y se sacrificaron «por un entorno de paz y seguridad global».

Ha subrayado el almirante Garat que los objetivos de las Fuerzas Armadas son la paz y la seguridad y, «en su empeño, nuestros soldados trabajan». Tras lo que ha realizado un repaso por las diferentes misiones internacionales en las que actualmente están desplegados militares españoles: las operaciones 'Atalanta' (océano Índico), 'Sophia' y 'Sea Guardian' (mar Mediterráneo), así como en despliegues Irak, Afganistán, Mali, Bosnia, Senegal, Túnez, República Centroafricana, Líbano o Colombia.

Una gran nación

«Los militares españoles trabajamos todo el año para cumplir nuestros cometidos», ha afirmado. Al tiempo que ha puntualizado que «la disuasión es la mejor garantía para la paz y la seguridad que buscamos».

«Somos ciudadanos de una gran nación, España», ha enfatizado, que «contribuyó a propagar la civilización occidental por todo el mundo» y, con ella, «valores como la dignidad, la libertad y la igualdad para todos los seres humanos».

Por eso, ha subrayado la necesidad de realizar un «impulso integrador de trabajar todos en la misma dirección», lo que está en el polo opuesto del «afán nacionalista» que lo único que genera es «exclusión». «En el seno de una Europa fuerte y necesaria», ha afirmado el ALFLOT, hay que «mantener una España fuerte para construir un mundo mejor». Con los tradicionales vivas a España y al Rey ha concluido el almirante su alocución, no sin antes transmitir el apoyo y el ánimo de la Corona a los militares.

La Pascua Militar fue instaurada por Carlos III el 6 de enero de 1782 con el objetivo de felicitar a las tropas responsables de recuperar la ciudad de Mahón, manifestando así el monarca, un entrañable aprecio a sus ejércitos. Para ello, ordenó establecer el día de la 'Pascua Militar' en la Epifanía del Señor y reunir a todas sus autoridades para notificarles en su nombre una emotiva felicitación. La de 2019 en Cádiz ha concluido con el desfile castrense en la calle Real, entre los aplausos de los ciudadanos.