Detalle de la bandera de combate del acorazado ‘Carlos V’, expuesta en el Museo Naval de San Fernando.
Detalle de la bandera de combate del acorazado ‘Carlos V’, expuesta en el Museo Naval de San Fernando. - FRANCIS JIMÉNEZ
175 Aniversario de la Bandera

Una bandera de España fuera de lo común hecha en Cádiz

En el año en el que se cumple el 175 aniversario de la rojigualda como enseña nacional, repasamos la historia de la bandera del acorazado ‘Carlos V’

San FernandoActualizado:

Seis metros de ancho por diez de largo, dos franjas rojas horizontales en los extremos con otra amarilla en el medio del doble de ancho y escudo de la Armada (corona real y los símbolos de Castilla y León). Es la impresionante bandera del acorazado ‘Carlos V’, elaborada en seda y tafetán, con hilos de oro y plata, que se conserva y expone en el Museo Naval de San Fernando.

«En los buques de guerra del siglo XIX las banderas tenían que ser enormes, ya que los acorazados participaban en el combate y, con la humareda que creaban los cañonazos no se veía y no se podía identificar el barco que era amigo o enemigo, por eso las banderas eran tan grandes, para verlas pese al humo», explica la directora técnica del Museo Naval de San Fernando, la Dra. Alicia Vallina.

El acorazado ‘Carlos V’ se construyó en el astillero Vea-Murguía de Cádiz y se botó en 1895. «Dado su gran peso, 9.000 toneladas, era muy lento, alcanzando un máximo de 20 nudos», cuenta Alicia. «Participó en bastantes combates, sobre todo en las guerras hispanoamericanas de finales del siglo XIX», señala. Se dio de baja en 1931 y fue desguazado en 1933, pero durante sus últimos años en activo (antes de 1923, cuando fue destinado como pontón) la Armada lo utilizó como buque escuela de marinería y torpedistas. Además, durante varios meses de 1914, particularmente en abril, estuvo presente en la ocupación estadounidense de Veracruz, con la finalidad de proteger los interés españoles en México, llegando incluso a arribar en la ciudad de Tampico para ayudar a los españoles residentes en ese país.

Su bandera, una de las piezas más características y especiales del Museo Naval de San Fernando es un trozo de la historia de España que se puede visitar, contemplar y disfrutar en este lugar. Más teniendo presente que, precisamente en este año que termina, se conmemora el 175 aniversario de que se estableciese la rojigualda como bandera nacional.

La bandera del acorazado ‘Carlos V’, de finales del siglo XIX, mide 6x10 metros y está realizada en tafetán, seda e hilos de oro

De insignia de Armada a nacional

«La bandera rojigualda actual tiene su origen en la Armada en la época de Carlos III», desarrolla la directora técnica del Museo Naval isleño. Hasta finales del siglo XVIII los buques no tenían una bandera única que los reuniera y diferenciara de los de otro país. Dado los problemas de identificación, a instancias del ministro de Marina de la época, Antonio Valdés y Fernández Bazán, el rey Carlos III convocó en 1785 un concurso de diseños para unificar la bandera oficial que los barcos de la Armada Española debían portar. Se presentaron 12, de los cuales el rey eligió la bandera bicolor roja y amarilla, con tres franjas horizontales y el escudo de armas en el centro. «El rey insistió en que la franja amarilla central fuese el doble de ancha que las rojas y que las armas reales se redujeran a dos cuarteles, un castillo y un león, que era el escudo tradicional en la Armada», cuentan en el Museo Naval.

En 1843, por Real Decreto de 13 de octubre, la bandera rojigualda de la Armada, que ya habían adoptado también las plazas marítimas en tierra: Cádiz, Cartagena y Ferrol y los ejércitos, pasó a identificarse como bandera de España. Fue la reina Isabel II la que estableció una bandera nacional única y representativa para que sus tropas se diferenciaran de las carlistas, quienes pretendían la caída de reina e instaurar al infante don Carlos como cabeza de la monarquía.

El visitante del Museo Naval puede realizar un recorrido por las banderas de España. Desde la mencionada del acorazado ‘Carlos V’, pasando por la bandera republicana (instaurada en 1931 y vigente hasta 1939) de la Escuela Naval Militar. Así como banderas franquistas (vigentes hasta 1981) como la que utilizó el Juan Sebastián de Elcano o la del Departamento Marítimo de Cádiz. Hasta llegar a las constitucionales actuales, como la de los patrulleros de altura ‘Nautilus’ y ‘Atrevida’ y banderas drizas (personales) de Franco, Niceto Alcalá Zamora y Su Majestad el Rey Juan Carlos I. 175 años de historia de una bandera que representa a todos los españoles.