Botadura del submarino de Isaac Peral en la Bahía de Cádiz
Botadura del submarino de Isaac Peral en la Bahía de Cádiz
130 aniversario

La Bahía de Cádiz, testigo de la botadura del primer submarino hace 130 años

Isaac Peral construyó en La Carraca, en San Fernando, el primer buque realizado íntegramente en acero en un arsenal del Estado

CádizActualizado:

El presente bebe de la fuente del pasado. Hoy la Bahía de Cádiz lucha pormantener el contrato de las cinco corbetas con Arabia Saudí. Hace 130 años, los mismos diques y gradas fueron cuna del primer submarino de la historia que fue botado por Isaac Peral en el arsenal de La Carraca el 8 de septiembre de 1888. El novedoso invento supuso una revolución en su época: funcionaba con propulsión eléctrica, tenía periscopio, tubo lanzatorpedos y servomotor para mantener la estabilidad. Hoy pocos son los que recuerdan este hito histórico gestado en San Fernando.

Placa en la casa donde vivió Peral en San Fernando
Placa en la casa donde vivió Peral en San Fernando

Peral y Cádiz

La relación de Isaac Peral con Cádiz se fraguó siendo el inventor aún un niño, cuando con siete 7 años, en 1851, se trasladó de Cartagena a La Isla porque su padre era militar. El inventor mostró su interés por la Armada desde su infancia y, cuando su hermano mayor ingresó en la que hoy es la Escuela de Suboficiales, aprovechó la oportunidad para seguir sus pasos y hacer de la carrera militar su profesión. Peral tuvo que superar numerosos escollos hasta conseguir el visto bueno de las autoridades de la época –que no estaban muy convencidas de la viabilidad de su innovador proyecto–. Pese a todo, en enero de 1887 arrancó la construcción del submarino en el arsenal de La Carraca. En menos de un año se finiquitó la obra y el 8 de septiembre de 1888 se realizó la botadura en la Bahía de Cádiz.

El submarino de Peral «fue el primer buque construido íntegramente en acero en un Arsenal del Estado», explica el Alférez de Navío Diego Quevedo Carmona. Antes de esta fecha, la mayoría los barcos eran de madera y se propulsaban con la fuerza del viento, pero la Revolución Industrial supuso un punto de inflexión en la historia pues cambió la concepción del mundo y, por ende, de la navegación marítima mundial. ‘El Peral’ fue el primer submarino capaz de llegar hasta unas coordenadas concretas. Con sus veintidós metros de eslora y casi tres de manga, alcanzaba los ocho nudos y conseguía desplazar 77 toneladas de agua en superficie y 85 en inmersión. Sus hélices funcionaban con electricidad y contaba con dos motores de 30 caballos. Fue el primer buque que llevó un armamento militar de importancia y logró lanzar el primer torpedo de la historia estando sumergido.

El éxito obtenido en la botadura propició numerosos homenajes en la época pero pese a la importancia del invento, ‘El Peral’ y su creador fueron poco a poco olvidados. El submarino pasó 39 años en el Arsenal de la Carraca abandonado a la intemperie. A punto de desguazarse, finalmente, se trasladó en 2012 al Museo Naval de Cartagena donde ha recuperado parte de su lugar en la historia.

Recordar al genio

La Biblioteca Nacional de España (BNE) ha querido reconocer y poner en valor la contribución del inventor y por ello invita recuperar la memoria de un hito con artículos, imágenes y publicaciones que ilustran parte de la historia del submarino.

Entre la documentación que publica se encuentra la partitura de Blanca Lozano Mena que compuso la pieza «El triunfo de Peral». Otras obras musicales inspiradas en esta embarcación fueron la polka «El submarino Peral» de Ramón Laymaría y el pasacalles «El submarino» de José Lubet Albéniz. Todas estas piezas están dedicadas al teniente de navío cartagenero y pueden consultarse en la Biblioteca Digital Hispánica (BDH).

Hoy su figura permanece olvidada por las instituciones gaditanas pero antaño, los logros de Peral se usaron como reclamo publicitario y motivaron que su efigie apareciera en distintos objetos, como por ejemplo en botellas. Tal es el caso del coñac «Peral», fabricado por una bodega jerezana y en cuya etiqueta aparece el submarino navegando, o el coñac «El Submarino», en cuyo diseño aparece el busto de Isaac Peral.

Abanico inspirado en la vida de Isaac Peral
Abanico inspirado en la vida de Isaac Peral