Iván Contreras, CEO de Torrot, llegó al acto en un Velocípedo
Iván Contreras, CEO de Torrot, llegó al acto en un Velocípedo - FRANCIS JIMENEZ
INDUSTRIA

«El Velocípedo está ahora en homologación»

Iván Contreras CEO de Torrot

«No entra por ahora en nuestros planes a corto plazo desarrollar en Cádiz el casco Skully de altas prestaciones»

CÁDIZActualizado:

La factoría de Torrot en Cádiz ya es una realidad tangible. El CEO de la compañía, Iván Contreras, inauguró de manera simbólica el nuevo centro de producción gaditano de donde saldrá el Velocípedo. La inversión de Torrot es de unos 17 millones de euros, lo que permitirá hasta 200 empleos una vez que la planta esté a pleno rendimiento. La primera fase de producción es de 1.000 unidades de esta motocicleta eléctrica.

–¿Mantiene Torrot las fechas de su plan industrial en Cádiz?

–Sí. Las fechas se mantienen y a partir de ahora nos enfrentamos a unos cinco meses de obras para el equipamiento industrial de la planta. Es una factoría 4.0. La línea de montaje contará con catorce estaciones, es decir, cada una de ellas con una función específica hasta la salida del producto terminado. En junio estará terminada la cadena de montaje y la previsión es que a final de año salgan las primeras unidades. El Velocípedo está ahora en homologación. Actualmente el nuevo vehículo interconectado, de tres ruedas y totalmente eléctrico, tiene ya un volumen de pedidos de unas 2.500 unidades.

–¿Qué características tiene la nueva planta?

-Es un espacio multifuncional, que combinará cadenas de montaje robotizadas y semirobotizadas, donde se ensamblará el Velocípedo. Este uso será simultáneo al de la zona de oficinas, entre los que destaca la zona de ingeniería, que efectuará los desarrollos industriales de los modelos eléctricos de Torrot.

–¿Qué previsión de empleo tiene la planta? ¿Cómo se llevará a cabo su formación?

–Arrancamos con 25 personas de plantilla y se irá ampliando a medida que la demanda del Velocípedo aumente. En cuanto a la formación de los trabajadores aún no hemos decidido si lo haremos de manera interna o se delegará.

–¿Necesita industria auxiliar el Velocípedo?

–Este proyecto industrial necesita de una industria auxiliar en su entorno como soporte. Me refiero a talleres especializados en electrónica, distribución...

–¿Qué aporta el Velocípedo?

–Torrot fue pionero en apostar por un nuevo modelo de movilidad que se ha revelado exitoso: la movilidad sostenible interconectada, responsable de las eclosiones de nuevas formas de movilidad en las grandes ciudades, como el motosharing. Eficiencia, respeto al medio ambiente, movilidad eléctrica, prestaciones, tecnología, y mayor libertad al usuario son las claves del éxito de un sector que en España, lidera Torrot.

–¿Cuál es la clave del éxito del Velocípedo?

–Los ingenieros han diseñado una motocicleta de tres ruedas, biplaza y cubierta, muy ligera y resistente a los impactos debido a la fibra de carbono que recubre su estructura externa. Sus ocupantes no necesitan casco, solo cinturón de seguridad. Se puede pilotar con el carné de ciclomotor o con el de conducir. Torrot comercializará dos modelos de su Velocípedo. El primero será un biplaza con estructura cubierta. La segunda versión está orientada a las empresas de reparto. La homologación de este vehículo eléctrico L3 es equivalente a la de 125 c.c. en motores de combustión interna. Se conduce con un manillar de altas prestaciones y el salpicadero lleva una pantalla donde aparecen reflejados todos los indicadores.

–Torrot tiene 'in mente' uno de los cascos de motos más avanzados, el Skully. ¿Se desarrollará en Cádiz?

–De momento, no. Torrot está centrada ahora en poner en marcha la planta de fabricación del Velocípedo y, una vez, que la cadena de montaje esté en funcionamiento miraremos otras posibilidades de desarrollo tecnológico.