Imagen de archivo de un comedor escolar
Imagen de archivo de un comedor escolar - LA VOZ
SERVICIOS SOCIALES

Unos 20.000 estudiantes gaditanos se beneficiaron de comedor escolar

La Junta destinó alrededor de 6 millones de euros en ayudas de comedor a las familias de la provincia

CádizActualizado:

La delgada de Educación de la Junta en Cádiz, Remedios Palma, ha indicado este viernes que, durante el curso escolar 17/18, han sido casi 20.000 estudiantes los que se han beneficiado del uso de comedor en la provincia gaditana en un total de 203 centros educativos.

Palma ha explicado que estos comedores han ofrecido más de 2.400.000 menús con un coste aproximado de 11.500.000 euros, de los cuales, alrededor de 6.000.000 euros se corresponde con el importe de la bonificación otorgada a las familias. De esta ecuación se drespende que cada familia bonificada recibió alrededor de 300 euros en concepto de comedor escolar.

Los comedores escolares son un servicio educativo para todo el alumnado de los centros autorizados. Tienen una duración de hasta dos horas desde que acaba la jornada escolar de la mañana (de 14,00 a 16,00 horas).

En este sentido, la delegada territorial ha señalado que los comedores escolares «son un recurso imprescindible de marcado carácter social con el que se ofrece la posibilidad a los padres y madres de conciliar la vida familiar y, por otro lado, favorece la igualdad e independencia de la mujer al posibilitar que acceda a sus responsabilidades laborales».

En cada centro, el Consejo Escolar se convierte en el eje que organiza y hace funcionar el comedor escolar. Las atribuciones del Consejo Escolar van desde solicitar el comedor escolar hasta velar por el cumplimiento de las normas sobre sanidad e higiene, pasando por la aprobación de los menús, el presupuesto y las actividades, así como la admisión de alumnado y propuestas de ayudas a los alumnos comensales.

Los comedores escolares de los centros públicos andaluces promueven una alimentación saludable que está supervisada por nutricionistas y que, entre otros aspectos, se caracteriza por una mayor proporción de verduras en los menús, fruta fresca como postre al menos cuatro días a la semana, uso de aceite de oliva virgen extra, más pescado que carne, prohibición de alimentos precocinados y limitación de los fritos y una importante apuesta por la dieta mediterránea y productos ecológicos.