Imagen del prototipo del tubo por donde se ensayará la circulación del Hyperloop
Imagen del prototipo del tubo por donde se ensayará la circulación del Hyperloop - LA VOZ
TECNOLOGÍA

El tren del futuro ya es presente

La norteamericana HTT presentará en El Puerto el prototipo de la cápsula del Hyperloop que permitirá viajar a 1.200 km/h

La empresa gaditana Carbures ha desarrollado el primer vagón en fibra de carbono, que será probado en Toulouse

CÁDIZActualizado:

El futuro es de los visionarios o, al menos, es lo que pensó el magnate norteamericano del sector de ciencia y tecnología, Elon Musk, propietario de la compañía Tesla, cuando en julio de 2013 sorprendió a todos con un proyecto realmente innovador y fuera de la común: la puesta en marcha de un tren capaz de circular a 1.200 kilómetros por hora. La idea, desde luego, parecía una broma de mal gusto del multimillonario o la filtración interesada del guión de la próxima entrega de Star Wars, sin embargo, el proyecto iba en serio. Muy en serio.

Cinco años después del anuncio, la empresa gaditana Carbures, a través de su división Civil Works, presenta a nivel mundial la cápsula, diseñada en fibra de carbono, para hacer posible este viaje. El acto tendrá lugar el próximo martes en la factoría portuense de Carbures, en el polígono Tecnobahía, al que asistirá el CEO de Hyperloop Transportation Technologies (HTT), Dirk Ahlborn, y el presidente de Carbures, Rafael Contreras, además de representantes del Ministerio de Ciencia y de la Junta de Andalucía.

La empresa gaditana participa en esta ambiciosa iniciativa como subcontrata. En diciembre de 2016, Carbures firmó con HTT un contrato por valor de 5 millones de euros para la fabricación del primer prototipo de la cápsula en fibra de carbono. Este dispositivo, con capacidad para 28 o 40 pasajeros, que se presenta el martes que viene, será probado en las instalaciones que HTT tiene en la localidad francesa de Toulouse.

Pero, ¿qué es el Hyperloop? El padre de la criatura, Elon Musk, lo definió como el tren del futuro. La iniciativa obligó al empresario a buscar alianzas entre las tecnológicas Tesla, Space X y The Boring Company para sacar adelante el proyecto y a partir de ello iniciar la subcontratación de los primeros prototipos. Hyperloop es el nombre registrado para un nuevo sistema de transporte de alta velocidad, que consiste en cápsulas que viajarán levitando a través de una red de tubos de acero a baja presión. Esta red de tubos podrá desplegarse sobre tierra elevándolos apoyados sobre pilares, pero también podrán ir bajo tierra.

Carbures también fabricará los primeros 700 metros de tubo por donde circulará el tren

La tecnología es simple. Las cápsulas llevarán un compresor de aire en el morro para evitar el efecto de la compresión por corrientes en la velocidad, y están planteadas con unas medidas de 1,35 metros de anchura, 15 metros de longitud y 1,1 metros de alto. Estas también integrarían motores eléctricos en línea que les harían tomar altísimas velocidades, y flotarían sobre una capa de aire de entre 0,5 o 1,3 milímetros.

Segundo contrato

La empresa norteamericana que se ha creado para desarrollar la idea de Elon Musk es Hyperloop Transportation Technologies (HTT) que emplea a más de 800 profesionales de 44 compañías, entre ellas Carbures, en 38 países diferentes. La empresa gaditana ha ido escalando posiciones en este proyecto y el pasado marzo firmó su segundo contrato con HTT, por valor de 2,8 millones de euros, para la fabricación del prototipo del tubo por donde circulará el tren. El prototipo, que también se construirá en fibra de carbono, tendrá una longitud de 700 metros repartidos en segmentos de 12 metros de largo por cuatro de diámetro y un grosor de pared de 32 milímetros. El primer trazado será de 280 kilómetros. La primera línea del tren del futuro está prevista entre Dubai y Abu Dabi, aunque, por ahora, no hay fecha en el calendario para su apertura.

Prototipo de la cápsula desarrollada por Carbures
Prototipo de la cápsula desarrollada por Carbures

El prototipo de la cápsula del tren que ha fabricado Carbures para los ensayos está preparada para viajar a velocidades superiores a 1.200 kilómetros por hora, más rápido que la velocidad de crucero de muchos aviones comerciales. El Hyperloop se pensó inicialmente para que se moviera con energía solar. Una serie de paneles irían montados sobre la superficie exterior de los tubos, y que podrían almacenar la energía sobrante para usarla en días nublados. Sin embargo, esta tecnología todavía se está desarrollando y se ha apostado por la propulsión.

El proyecto de Elon Musk es abierto, es decir, no ha querido monopolizarlo y ha permitido que otras empresas se suban también al carro con iniciativas propias para desarrollarlo por su cuenta. De esta forma han surgido competidores. Uno de los aspectos más importantes de Hyperloop es que se trata de un proyecto de hardware abierto. Es algo muy parecido al concepto del código abierto del software, pero llevado al mundo del hardware: cualquiera puede coger los diseños que otras empresas están realizando y mejorarlos por su cuenta para intentar mejorarlo de manera que beneficie a todos, ya que el resto de empresas también podrán utilizar estas mejoras.

Más competidores

De esta forma, el propio Elon Musk cuenta con serios competidores. Así, también ha nacido la Hyperloop One, una empresa fundada por Josh Giegel y Shervin Pishevar para seguir los pasos de Elon Musk en HTT y desarrollar por su cuenta un sistema de Hyperloop. En septiembre del 2017 se asociaron con Virgin, de manera que la empresa ahora también es conocida como Virgin Hyperloop One, donde el excéntrico empresario Richard Branson, propietario de Virgin, ha invertido en este proyecto faraónico. En esta segunda iniciativa no participa Carbures.

De hecho, esta segunda empresa que se ha metido también en la carrera del tren del futuro ha elegido España para albergar un centro de desarrollo y pruebas del Hyperloop. Este centro se ubicará en una nave de experimentación que Adif tiene en Bobadilla (Málaga), que se convertirá en un complejo valorado en unos 433 millones de euros, que generará 250 puestos de trabajo de alta cualificación en cinco años, además de otros cientos de empleos indirectos.

La segunda empresa que compite es Virgin Hyperloop One, que realizará sus pruebas en Bobadilla

Así se establece en virtud del protocolo suscrito el pasado agosto entre el consejero delegado de Virgin Hyperloop, Rob Lloyd, y la presidenta de Adif, Isabel Pardo, después del estudio de viabilidad de desarrollo del proyecto en el país realizado por la firma estadounidense en los últimos meses.

No obstante, Adif apuntó que esta inversión está «supeditada» a la obtención de 126 millones de euros en convocatorias de ayudas públicas en forma de préstamos y subvenciones de I+D+i para las instalaciones. El Hyperloop One no sólo le está disputando a Tesla los récords de velocidad, sino que también ha realizado pruebas a escala completa y está planteando la puesta en marcha de varias rutas europeas, como una entre España y Marruecos. Su meta es tener tres Hyperloops activos en 2021, ha negociado con entidades españolas para crear aquí un centro de desarrollo, y también están hablando con los Emiratos Árabes para crear una red de Hyperloop para mercancías.

La tercera en la carrera

La tercera empresa que ha entrado en la carrera del tren del futuro es TransPod, una empresa canadiense que diseña, fabrica y desarrolla tecnologías de alta velocidad. Inician la carrera con mucho retraso con respecto a las otras dos, aunque ya han planificado rutas como la de Toronto y Montreal, 550 kilómetros, que quieren cubrir en 45 minutos.