Imagen del espectacular operativo en el que fue detenida en Sanlúcar, Dolores alias ‘La Pinilla’, matriarca de un clan dedicado al narcotráfico.
Imagen del espectacular operativo en el que fue detenida en Sanlúcar, Dolores alias ‘La Pinilla’, matriarca de un clan dedicado al narcotráfico. - ANTONIO VÁZQUEZ
REPORTAJE

Las reinas del trapicheo en Cádiz

Las constantes investigaciones policiales demuestran que tras muchos de los últimos puntos de venta al menudeo de droga desarticulados en la provincia se encuentran mujeres

Actualizado:

El reciente ingreso en prisión de María del Mar C., alias 'La Pantoja', vuelve a traer a la actualidad un asunto que lleva años produciéndose en cuanto al tráfico de estupefacientes a pequeña escala se refiere. Y es que tras la entrada en la cárcel de muchos de los 'camellos' más activos de diferentes localidades de la provincia, han sido sus parejas, mujeres, las que han terminado tomando las riendas de este negocio de lo ilícito.

Es el caso por ejemplo de 'La Pantoja', a quien los investigadores de la Unidad de Pequeño Tráfico de la UDYCO de la Comisaría de Cádiz señalan como la traficante que más cocaína y heroína en dosis de 'rebujo' movía en la capital gaditana. Lo hacía desde la Barriada de la Paz y allí había hartado a sus vecinos que no podían más con el ir y venir de toxicómanos a cualquier hora del día y de la noche.

El trabajo de investigación se hizo muy bien y esta narco finalmente cayó y ahora duerme entre rejas a la espera de juicio. Pero, antes de ponerse delante de un tribunal, la Pantoja ha tenido que ser pillada en varias ocasiones hasta que el juzgado ha considerado que era mejor decretar contra ella la provisional debido a su insistencia por no dejar de vender.

Pues bien, La Pantoja de la Barriada es la pareja de otro traficante que cumple condena en prisión por los mismos hechos. Ella fue quien tomó su testigo cuando la Policía también le 'cerró' el punto de venta a este individuo. Simplemente, cambió la calle Arillo donde convivían antes ambos, a la avenida del Guadalquivir. Y no solo se mudó sino que parece que a ella le iba algo mejor. Su actividad fue creciendo. Ya por último se estimaba que podía estar vendido cerca del centenar de papelas al día.

Otra de las que ha caído recientemente es la conocida como Inma 'La Larga' quien ya cumple condena tras ser pillada preparando dosis en su casa de Guillén Moreno. Esta mujer era también pareja de otro narcotraficante, 'El Lebrijano', del que parece que también heredó (o al menos compartió) la cartera de clientes.

La histórica Regli

Pero antes de la Pantoja o Inma 'La Larga' en Cádiz hubo otras. Entre ellas, una de las históricas, La Regli, quien reinaba en los años 80 vendiendo «todo lo que podía» desde su casa, primero en Santa María y después en Adolfo de Castro. Sus hijos son también de sobra conocidos por la Policía debido a sus continuos encontronazos con ellos. El famoso Moi, entre ellos. Pero realmente 'La Regli' fue entonces una excepción. Normalmente eran hombres lo que se hacían cargo de poner la droga en la calle. Sin embargo, sobre todo en los últimos tiempos, cuando estos delincuentes han ido siendo detenidos, han sido sus parejas quienes les han sustituido sin perder mucho tiempo antes de que lo hicieran otros. En el narcotráfico pronto se coge el sitio que deja el anterior para no perder los billetes.

Entre estos casos otra de las más regulares era la Pinilla. Dolores. Matriarca de un clan desarticulado en Sanlúcar de Barrameda y considerado uno de los mayores surtidores de droga de la provincia desde hacía muchos años. Su nivel de venta era altísimo. Dolores fue juzgada en 2016 junto a sus dos hijas, (también involucradas) y sentenciada a una condena de conformidad de siete años. Dolores mandaba no solo a sus familiares sino también a una veintena de personas entre camellos, 'aguaores' y demás personas de confianza que trabajaban para ella.

La desarticulación de este grupo hace unos seis años llevó a un espectacular operativo de agentes hasta Sanlúcar. Allí, en el barrio de Huerta de San Cayetano, entraron a detener a 'la Pinilla'. En el operativo se incautaron de importantes cantidades de heroína, cocaína y dinero en metálico fruto presuntamente del tráfico de drogas.

La Fiscalía consideraba que todos los miembros de este clan eran «piezas de un mismo puzzle unidos por vínculos familiares y laborales». Desde la matriarca hasta las personas que tenía en 'nómina' y que le permitían tener abierto el negocio «las 24 horas del día».

'La Negra' de Jerez

Otra de las más activas del trapicheo era 'La Negra'. Desde El Chicle en Jerez había convertido el tráfico de drogas en su forma de ganarse la vida. Cayó en manos de la Policía en marzo de 2017 cuando regresaba en coche de uno de sus viajes a un pueblo próximo a Sevilla donde se surtía. A los 43 años y con varios hijos a su cargo trabajaba en el negocio para tener cubiertas de sobra todas sus necesidades. Varias veces a la semana salía desde Jerez con destino a diferentes puntos de la Bahía de Cádiz para surtir de cocaína a sus clientes que tenía repartidos por distintos puntos de la provincia.

Dolores, como el resto de estas mujeres, son ese eslabón intermedio de la cadena del narcotráfico entre los distribuidores y los que venden en la calle. Una pieza indispensable que gana muchísimo dinero a costa de seguir alimentando la adicción de todos los que van a verlas.