Irene García (PSOE) recibe el bastón de mando como presidenta de la Diputación - ANTONIO VÁZQUEZ
Diputación de Cádiz

PSOE y PP marcan el terreno el primer día de curso en la Diputación

La socialista Irene García es reelegida presidenta con los votos de PSOE (14), La Línea 100x100 (2) y AxSí (1)

Los cinco diputados de izquierda votan en blanco, mientras que PP y Ciudadanos se votan así mismos

Trece diputados utilizan la fórmula del "juro" y 18 la del "prometo", aunque cuatro de ellos cambian el guión con coletillas republicanas

CÁDIZActualizado:

Un nuevo curso político arranca en la Diputación de Cádiz. Este jueves ha tenido lugar el Pleno de constitución de la Corporación provincial en el que se ha dado el pistoletazo de salida a un gobierno liderado por el PSOE y apoyado por el partido local de La Línea 100x100. La sesión plenaria comenzó con absoluta puntualidad a las once de la mañana con la formación de la mesa de edad. Este primer paso de la ceremonia fue el inicio de un protocolo que ha llevado, primeramente, al juramento de los 31 diputados de la Corporación y posterior votación del cargo de presidencia de la Diputación.

Así, una vez comprobados los avales y la documentación, los 31 diputados que han salido de los nueve partidos judiciales que vertebran políticamente la provincia han procedido a asumir su cargo en el Salón Regio de la Diputación. Un total de 13 han optado por la fórmula de "juro", mientras que 18 lo han hecho con el "prometo", de ellos, cuatro, han introducido coletillas y discursos aludiendo a la libertad, la igualdad y la justicia, además de marcar sus convicciones republicanas al no citar en los textos al Jefe del Estado. Los diputados que se han salido del guión forman parte de Adelante y Izquierda Unida.

El PSOE fue la fuerza más votada en la provincia el 26-M con 168.019 votos, el 31,1% de respaldo, y 285 concejales. Este resultado le ha permitido un saldo de 14 alcaldías con mayoría absoluta en la provincia y otras ocho ganadas con pactos, coaliciones y gobiernos en minoría. En total 22 ayuntamientos, de los 45 que integran el mapa gaditano, estarán gestionados por alcaldes socialistas. Este rédito electoral le ha permitido al PSOE 14 diputados provinciales de los 31 que integran el Salón de Plenos de la Diputación. Ahora bien, los socialistas sellaron la pasada semana un pacto de Gobierno con los dos diputados de La Línea 100x100 para dar estabilidad y poder gobernar con mayoría absoluta. Este acuerdo se ha traducido este jueves a la hora de investir presidenta de la Diputación a la socialista Irene García, que ha recibido el bastón de mando con 17 votos a favor, el diputado andalucista de AxSí también ha apoyado al PSOE, y con cinco votos en blanco, correspondientes a los cuatro diputados de Adelante y a la representante de IU. Por el contrario, los ocho diputados del PP han votado a su candidato, Antonio Saldaña, mientras que la diputada de Ciudadanos, Estefanía Brazo, se ha votado así misma.

El acto de constitución de la Diputación ha reunido en el palacio de la antigua Aduana a personalidades gaditanas de la vida civil, militar y política. Una vez constituida la Corporación y nombrada presidenta Irene García se ha procedido al turno de palabra. De esta forma, la primera en subir al atril ha sido la portavoz de IU, María del Carmen Martínez, que ha aludido a la alta tasa de paro que arrastra la provincia y a la necesidad de abrir puertas y ventanas en las administraciones públicas para mejorar el servicio a los ciudadanos.

Discurso crítico

El segundo en hacer uso de la palabra ha sido el alcalde de Barbate y diputado andalucista de por AxSí, Miguel Molina, que ha dado la enhorabuena al nuevo gobierno centrando su discurso en el ámbito territorial y en la obligación de no distinguir entre municipios grandes y pequeños.

A continuación, la presidenta le ha dado el turno a la diputada de Ciuadadanos Estefanía Brazo, que ha destacado que realizará una oposición leal, dialogante y con respeto, mientras que Adelante ha delegado su primer discurso en la figura del que fuera alcalde de Puerto Real y ahora en la oposición, Antonio Romero, que se estrena como diputado provincial. Romero no ha perdido la ocasión para reprochar al PSOE que, sin ser la fuerza más votada en Puerto Real decidió un pacto de Gobierno con los andalucista a última hora desplazando a Adelante, la lista más votada, de cualquier posibilidad de gobierno.

Los populares han sido los más críticos en el estreno de este nuevo curso político en la Diputación. Su portavoz, Antonio Saldaña, ha hecho alusión a la Constitución de 1812 y ha metido a su grupo en el saco de los liberales advirtiendo al PSOE de las tres líneas que no deben romper si quieren contar con su apoyo. Se trata de la unidad territorial, la igualdad y el servicio a la ciudadanía.

Las palabras de Saldaña fueron contrarrestadas por el portavoz del PSOE en su turno de intervención, Juan Carlos Ruiz Boix, que advirtió a Saldaña que los liberales de 1812 nunca trataron a los demócratas como Régimen, en alusión a los años que ha llevado gorbernando el PSOE la Junta y la Diputación y que criticó Saldaña.

Cerró la sesión Irene García con un discurso conciliador y, sobre todo, de retos de cara al nuevo curso político que comienza. Así, el empleo será de nuevo el eje de su política.