Migrantes desembarcando del barco de Open Arms en el puerto de Crinavis, en San Roque.
Migrantes desembarcando del barco de Open Arms en el puerto de Crinavis, en San Roque. - LA VOZ
RESCATE DE PATERAS

La ONG Proactiva Open Arms rescatará inmigrantes en el Estrecho

Ha llegado a un acuerdo con el ministerio de Fomento para realizar «tareas de rescate en el mar» junto a Salvamento Marítimo

CádizActualizado:

Ya no serán Salvamento Marítimo y la Guardia Civil los únicos organismos que se encarguen de realizar rescates, practicamente cada día, de las pateras que pretenden alcanzar las costas españolas. El Ministerio de Fomento, del que depende Salvamento Marítimo, ha alcanzado un acuerdo con la ONG Proactiva Open Arms para que ésta colabore en las tareas de rescate a inmigrantes.

El Ministerio de Fomento ha anunciado en un comunicado que «ha aceptado la propuesta de colaboración realizada por la ONG para que esta trabaje de manera coordinada junto a Salvamento Marítimo en el Estrecho de Gibraltar y en el Mar de Alborán».

Acuerdo aún sin definición

Este acuerdo se hace público un día después de que el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, mantuviese una reunión con el director de Proactiva Open Arms, Óscar Camps. No obstante, aún no se sabé de qué forma se implantará, ya que no está definida aún la fórmula jurídica ni el «encaje operativo para hacer efectivo este acuerdo», algo que se materializará, según afirma Fomento, «en las próximas semanas».

Camps y Ábalos durante la reunión.
Camps y Ábalos durante la reunión. - FOMENTO

En lo que va de 2018 más de 24.000 personas han llegado a las costas andaluzas vía marítima, lo que hace que España soporte, en la actualidad, la mayor presión migratoria de toda la Unión Europea. Solo este miércoles se rescataron a 384 personas a bordo de 13 pateras en el Estrecho de Gibraltar. «Proactiva Open Arms pondrá a disposición de Salvamento Marítimo sus recursos humanos y materiales para colaborar en equipo en las tareas de rescate», señala el comunicado.

Asimismo, el Gobierno apunta que «el acuerdo entre el ministerio de Fomento y la ONG se enmarca dentro de» la política migratoria del Ejecutivo de Pedro Sánchez, «basada en la defensa de los derechos humanos y en el mantenimiento de la seguridad en nuestras fronteras».

«Mientras dure la presión migratoria en el sur de España

Antes del comunicado oficial, la ONG hacía público este acuerdo en redes sociales, con el mensaje «Proactiva Open Arms se unirá en breve a los dispositivos de salvamento de la zona SAR en el Estrecho y Mar de Alborán bajo la coordinación de Salvamento Marítimo. Sumamos esfuerzos y equipos allá donde seamos necesarios. Cada vida cuenta».

Posteriormente, ya en un comunicado, ha afirmado que las «intensas campañas de criminalización» hacia las ONG en el Mediterráneo central y la puesta en marcha de «políticas inhumanas» han provocado no sólo el cierre de los puertos de Italia y Malta y la inmovilización de muchas organizaciones humanitarias de salvamento, sino también un incremento en el flujo migratorio hacia el sur de España, que recibe más del 40% de todas las llegadas a Europa por mar en este año 2018.

«Fieles a nuestro compromiso, seguimos firmes en nuestra labor para evitar muertes en el mar, allí donde seamos necesarios. Por eso, pensamos que era el momento de apoyar a nuestros compañeros y compañeras de Salvamento Marítimo, de manera que Open Arms se suma a las tareas de rescate mientras dure la presión migratoria en el sur de España y se considere necesario», argumenta la ONG.

No obstante, seguirá en «misión de observación y denuncia» con su velero Astral en el Mediterráneo porque «es importante seguir defendiendo los derechos humanos».

Del Mediterráneo central a Algeciras

Proactiva Open Arms nació de un grupo de socorristas voluntarios que se trasladaron a Lesbos en el año 2015 para colaborar con el rescate de los miles de refugiados que cruzaban a diario en embarcaciones precarias desde Turquía a Grecia.

Con el acuerdo de la UE con Turquía en marzo 2016 y el cierre de la ruta por el Egeo, el peso del flujo migratorio se trasladó al Mediterráneo central, donde esta organización operó desde 2016 bajo la coordinación de la Guardia costera italiana, rescatando «27.000 vidas en apenas dos años».

Desde 2017 trabaja con un antiguo remolcador de 37 metros de eslora, cedido por un grupo empresarial, el mismo barco que ante el cierre de los puertos italianos y la negativa de los malteses a dejar desembarcar a los rescatados, tuvo que viajar desde el Mediterráneo central al puerto de Algeciras, el que había autorizado el Gobierno español, para desembarcar a 87 migrantes a principios del mes de agosto.