VIVIENDA

El precio de la vivienda de segunda mano crece más de un 7% en Cádiz

El coste medio por metro cuadrado en Cádiz se sitúa en 1.444 euros en el mes de agosto, según el informe mensual de precios de venta de www.pisos.com

CActualizado:

El precio de la vivienda de segunda mano sigue experimentando una notable subida en Cádiz. Según el último informe elaborado por el portal inmobiliario www.pisos.com, el precio ha experimentado un crecimiento de un 7,08% frente al mismo periodo del año anterior. De este modo, el coste medio por metro cuadrado ha ascendido de forma notable hasta situarse en 1.444 euros. No obstante, esta cifra desciende o se incrementa en función de la ubicación y las características propias del piso.

Con este precio, Cádiz se sitúa como la segunda provincia más cara para comprar un piso en lo que respecta al territorio andaluz, donde solo la adelanta Málaga, con un precio de 2.177 euros el metro cuadrado, tras experimentar una subida superior al 10% en esta última referencia.

El Paseo Marítimo, a 3.230 euros el metro

Portales inmobiliarios como Pisos.com sitúan el precio medio del metro cuadrado en torno a 2.010 euros en la capital gaditana, una cifra que la sitúa como la más cara de toda la provincia y que supone un incremento de casi un 2% con respecto al mes de diciembre de 2017.

No obstante, esta subida se reparte de forma desigual entre los diferentes barrios de la ciudad. Según varios estudios, la zona más cara para comprar un piso en la capital en la actualidad es el entorno del Paseo Marítimo y la Avenida, así como barrios como San José, La Laguna y Cortadura, donde el precio cuadrado tiene un precio medio superior a los 3.200 metros cuadrados, superando con creces los precios de hace dos años.

A mucha distancia se sitúa la zona de la Plaza Asdrúbal y Bahía Blanca, con 2.236 euros el metro cuadrado. Por debajo se sitúa el área de Puntales, que comprende también la zona de Plaza Jerez, que sitúa el precio en 2.093 euros el metro cuadrado.

Repunte fuerte en Huelva

De un mes a otro, la provincia de Huelva (8,19%) fue la que más subió de España, mientras que Sevilla (-1,77%) fue la tercera que más se devaluó del país. Interanualmente, Málaga (10,30%) fue la sexta en el ranking de provincias españolas que más crecieron, mientras que Jaén (-1,01%) fue la tercera que menos retrocedió de España. En cuestión de precios, la provincia andaluza más cara fue Málaga (2.177 €/m²), siendo la sexta en el ranking nacional. Por su parte, Jaén (938 €/m²) fue la séptima más asequible del país.

En cuanto a las capitales andaluzas, Huelva (3,54%) fue la quinta en el listado de mayores repuntes nacionales de un mes a otro. Por su parte, Sevilla (-1,64%) fue la tercera capital española que más cayó. Frente al pasado año, Málaga (19,73%) fue la segunda en el cómputo general de ascensos, mientras que Jaén (-3,22%) fue la tercera que más descendió a nivel nacional. En el apartado de precios, Jaén (1.149 €/m²) marcó el sexto precio más asequible de España, bastante alejada de Málaga (2.294 €/m²), que fue la sexta más costosa del país.

Según el informe mensual de precios de venta de www.pisos.com, la vivienda de segunda mano en Andalucía en agosto de 2018 tuvo un precio medio de 1.571 euros por metro cuadrado. Esta cifra supuso un ascenso del 0,12% frente al mes de julio, el segundo repunte menos abultado del país. Interanualmente, se produjo una subida del 7,01%, la sexta más intensa de España.

Andalucía fue la octava autonomía más cara del país, por detrás de País Vasco (2.708 €/m²), entre otras. En cuanto a la vivienda de segunda mano en España, en agosto de 2018 registró un precio medio de 1.612 euros por metro cuadrado, arrojando un ascenso mensual del 0,44%. De un año a otro, la cifra registrada marcó una subida del 5,5%.

«El factor geográfico sigue definiendo el comportamiento del precio de la vivienda de segunda mano», tal y como afirma Ferran Font, director de Estudios de pisos.com, que admite la brecha existente entre las diferentes zonas españolas: «Hemos sido testigos de cómo las ciudades que lideran el mercado fueron las que primero se recuperaron y estabilizaron, con unos precios medios a día de hoy muy cercanos a los de antes de la crisis. Así, en ciudades como Madrid y Barcelona, la vivienda usada podría seguir sin encontrar su techo mientras no crezca la oferta de alquiler residencial y la obra nueva». La otra cara de la moneda la ponen, según Font, «localizaciones con una demanda menos activa y cierto stock pendiente de drenaje en las que, tras producirse serios recortes, el cambio de tendencia ha tardado más en llegar, por lo que los incrementos se han ido sucediendo de forma más contenida».

Para el portavoz del portal inmobiliario, «es importante que el esfuerzo financiero que realizan los compradores se mantenga en niveles razonables, para lo cual es deseable que las entidades sigan analizando en detalle la solvencia de sus clientes y concediendo hipotecas de forma prudente». Font también asegura que «resulta esencial que ciudadanos que todavía no pueden convertirse en propietarios tengan la posibilidad de encontrar en el mercado del alquiler una alternativa».