Varias turistas cruzando por la plaza de la Catedral, en Cádiz.
Varias turistas cruzando por la plaza de la Catedral, en Cádiz. - LV
ELECCIONES GENERALES

El PP presenta su receta contra la 'turismofobia'

La número 1 al Congreso por Cádiz para las Elecciones Generales aboga por una única legislación en la que participen el Estado, las CCAA y los ayuntamientos

CádizActualizado:

Una única legislación a nivel estatal que regule el uso de las viviendas turísticas y que en ella participen y decidan conjuntamente tanto el Gobierno de la Nación como las comunidades autónomas y los ayuntamientos. Esa es la propuesta para luchar contra la 'turismofobia' que ha presentado hoy la cabeza de lista del PP al Congreso el 28 de abril por la provincia de Cádiz, María José Pelayo, tras una reunión sectorial mantenida con la patronal hostelera de la provincia de Cádiz, HORECA, en la que estuvieron el presidente de la entidad, Antonio de María Ceballos, y el vicesecretario de Turismo del PP andaluz y parlamentario, Bruno García.

Desde la base de que la vivienda de uso turístico «no solo es un debate en la provincia, sino un debate nacional» porque las competencias en turismo «se cruzan» y todas las administraciones «están obligadas a convivir», Pelayo ha defendido que «es importante que se escuchen a las comunidades autónomas y a los ayuntamientos para evitar la 'turismofobia'».

En este sentido, la candidata popular sostiene que los ayuntamientos deben tener también capacidad para decidir aspectos fundamentales a regular como, por ejemplo, «en qué zonas se pueden poner en el mercado viviendas de uso turístico o en qué zonas no». «Un ayuntamiento puede querer, porque es mejor para esa ciudad, un modelo turístico enfocado hacia un turismo cultural, o enológico, o familiar o de otro tipo; o decidir zonas que le interesen preservar de lo que pueda ser una convivencia desmedida», señaló en relación a barrios que sufren una presión turística elevada.

Un modelo turístico desde abajo

Con estos postulados, los populares proponen que los ayuntamientos tengan «capacidad» para decidir el modelo turístico que quieren para su ciudad y que «tengan voz a la hora de articular, por ejemplo, las zonas en la que las viviendas de uso turístico pueden ponerse en el mercado». «Es imposible que la industria turística se sustraiga de la administración nacional, regional y local», ha remarcado.

En el encuentro en el que Horeca ha pedido una regulación efectiva del mercado de viviendas turísticas para sacar de la economía sumergida a un millón de estos alojamientos en el territorio nacional, la dirigente popular coincidió con la entidad hostelera «al 100%» en su propuesta de la legislación única a nivel estatal.

Para atajar la «competencia desleal» en el uso de las viviendas de uso turístico en relación con la industria turística de una provincia, «como por ejemplo sucede con los hoteles» y otros alojamientos reglados, «se hace necesario que existan unas obligaciones fiscales de tal manera que los ingresos que se puedan percibir por el arrendamiento de una vivienda de uso turístico sean declarados».

Según datos de la patronal del turismo y la hostelería Horeca, se calcula que en España hay unas 2.700.000 plazas destinadas a vivienda turística mientras que el conjunto del alojamiento reglado asciende a 1.700.000. La proliferación en el último lustro de apartamentos para este fin ha supuesto una competencia desleal para los alojamientos reglados, el encarecimiento de los alquileres de larga duración en muchos barrios y la difícil convivencia entre vecinos y turistas en determinadas zonas. Este último aspecto, especialmente, ha derivado en el fenómeno conocido como 'turismofobia', que es el que a través de esas medidas el PP quiere reconducir.

Apartamento turístico conjunto

Desde la patronal, Antonio de María, apostó por arbitrar mecanismos para atajar el «negocio oculto» que se esconde detrás del aumento del número de los apartamentos turísticos a través de un modelo «transparente» que no permita la posibilidad de esconder «trabajo en economía sumergida». Desde Horeca se ha expresado la idoneidad de establecer como norma el modelo de apartamentos turísticos conjuntos. Un modelo que permite tener alojamientos en un área de 1.200 metros con respecto a la oficina de gestión de una única empresa encargada, que aportará el servicio de mantenimiento y limpieza entre otros aspectos. Como ejemplo de este tipo de alojamiento en la provincia señaló el apartahotel Las Dunas, en el Novo Sancti Petri.

Este modelo de apartamentos se acoge a uno de los apartados de la actual normativa andaluza que establece que se puede tener apartamentos turísticos conjuntos al permitirse «que en un área de 1.200 metros alrededor del lugar donde se encuentra la oficina que gestiona los apartamentos turísticos se pueda contratar todos esos pisos», explica Antonio De María.

Tanto la candidata popular como el dirigente patronal se mostraron partidarios de la concurrencia de todos los tipos de alojamientos turísticos pero advirtieron de la necesidad de revertir la «gran fuga de capacidad económica y de recaudación de impuestos y de generación de puestos de trabajo» que se produce en la actualidad.

Fiscalidad turística

Las ideas programáticas de los populares también pasan por rebajar las «trabas administrativas» a la industria turística; mejorar las infraestructuras de transportes, como el nudo de Tres Caminos y el desdoblamiento de la N-IV; y potenciar el aeropuerto de Jerez para conseguir más conexiones internacionales.

Como línea de trabajo a seguir Pelayo apuntó a la colaboración entre los municipios gaditanos, en «ir de la mano en vez de competir unos con otros» y en «vender la provincia en conjunto» para hacer una política turística «que favorezca a toda la industria de la provincia y cree puestos de trabajo».

En el capítulo de las cifras, la candidata popular sacó pecho bajo al hacer una comparativa entre las visitas de turistas a España bajo los años de gobierno del PP y del PSOE, que situó en 82 millones de personas y 52, respectivamente.