PROVINCIA

Policías y guardias civiles se concentran en La Línea en apoyo de sus compañeros

La asociación Jusapol convoca una concentración este miércoles en la localidad linense para volver a reclamar la equiparación salarial y además respaldar a los agentes contra las agresiones en la Comarca gibraltareña

Actualizado:

El grito por la equiparación salarial vuelve a la calle. Policías nacionales y guardias civiles saldrán a manifestarse este miércoles a las once de la mañana por La Línea de la Concepción para exigir al Gobierno, ahora en manos del socialista Pedro Sánchez, que les escuche «de una vez» en sus reclamaciones. Además el sitio elegido para reanudar sus actos de reivindicación no es nada casual. Los agentes, convocados por la asociación Jusapol, saldrán desde la Avenida Príncipe de Asturias y recorrerán el municipio linense, gravemente asolado por la lacra del narcotráfico.

«Si se creen que vamos a parar no lo vamos a hacer», explican. «El acuerdo al que llegó el anterior Gobierno con los sindicatos, con el que no estamos de acuerdo, no es una equiparación es una subida salarial y no es lo que creemos de justicia». Además, denuncian, «todavía no hemos recibido ni un solo euro aunque se supone que se llegó a un compromiso. Dicen que lo van a respetar pero no hacen más que posponerlo».

Aún así desde Jusapol se pide que el salario de los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se iguale a los que reciben otros policías autonómicos. Mismo trabajo, mismo salario, insisten. Y, según aseguran, no pararán hasta conseguirlo.

Tras reunir a más de 30.000 personas en Cádiz capital hace unos meses en una manifestación histórica, ahora será La Línea el escenario elegido para lanzar su reivindicación. La marcha se ha convocado en esta localidad para así mostrar el «apoyo a los compañeros que a diario luchan contra el narcotráfico». La concentración quiere de esta manera respaldar y alentar de cerca el trabajo que realizan estos agentes de la Comarca gibraltareña y de la frontera con África, después de que hayan sufrido numerosos ataques por parte de los narcos y, a pesar de todo, «hayan seguido haciendo su trabajo sin dar ni un paso atrás». «¿Qué está haciendo el Gobierno para garantizar la seguridad de Policía Nacional y Guardia Civil en su lucha contra el narcotráfico?», se preguntan en un comunicado en el que repasan hasta diez capítulos de agresiones a agentes en el último año. «¿Lo próximo qué es, que asalten una comisaría?».

Pero además entienden que los agentes están «sobrepasados» por la inmigración ilegal. «El tráfico de personas ni está controlado ni tiene visos de controlarse a corto y medio plazo, en el Campo de Gibraltar. El Gobierno no puede mirar para otro lado y dejarlo todo a la profesionalidad y eficacia de los miembros de las FCSE», denuncian. «Sabemos que estamos saturados y solos. La continua llegada de pateras a nuestras costas nos desborda, porque la ciudadanía no conoce, que a las labores propias de rescate, transporte, acogimiento y trámites burocráticos, se une que esos mismos agentes deben realizar las actuaciones para las que están comisionados, como en el caso de la de Seguridad Ciudadana, para evitar robos, reyertas, alijos, etc... Se está dando el caso de encontrar un agente por cada setenta inmigrantes».

Además lamentan profundamente los últimos graves incidentes ocurridos en la frontera con Ceuta cuando decenas de inmigrantes saltaron los controles y les llegaron a agredir con cal viva resultando varios agentes gravemente heridos. «Ellos nos echan cal viva y nos agreden y nosotros mientras salvamos a sus hijos y hermanos».

«Se juegan la vida»

Jusapol cree que esta concentración, a la que puede acudir todo el que así lo quiera, puede dar un importante aliento a los agentes que «se juegan la vida para dar a los ciudadanos la seguridad que se merecen», a pesar, denuncian, de que los medios con los que trabajan son «pésimos» por la falta de personal, de equipamientos mínimos como chalecos antibalas, de que tenga que utilizar a menudo coches en mal estado, o trabajar en comisarías deficientes y ruinosas como la de La Línea.

«La clase política se jacta de tener una Policía Nacional y Guardia Civil, reconocidas incluso en el extranjero», «ya estamos cansados de promesas y palmaditas en la espalda. Que se dejen ya de una vez por todas de compromisos y cumplan. La equiparación salarial no puede ni debe ser una tomadura de pelo como ya han hecho otras veces. La equiparación es eso, equiparar los sueldos de las Fuerzas de Seguridad de Estado con el de las policías autonómicas».