Entrega del petrolero ‘Monte Udala’ en el astillero de Puerto Real
Entrega del petrolero ‘Monte Udala’ en el astillero de Puerto Real - A. V.
INDUSTRIA

Navantia bate su récord de pérdidas con 389 millones de déficit en 2017

La SEPI ha diseñado un plan estratégico para los astilleros que prevé la mejora económica a partir de 2018 con medidas de choque para ganar eficacia

CÁDIZActualizado:

Navantia registró el pasado año las mayores pérdidas de su historia. La Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI), principal accionista de los astilleros, ha publicado en el BOE la liquidación de sus cuentas con cargo al ejercicio de 2017 y, de nuevo, tres empresas públicas del holding estatal lastran el balance económico.Se trata de Navantia, que suma un déficit de 389 millones de euros, Correos, que arroja un agujero de 187 millones, y Hunosa, que perdió 74 millones el pasado ejercicio.

El Grupo SEPI registró el año pasado unas pérdidas de 225,5 millones de euros, un 60,4% más que en 2016, aunque cerró el ejercicio con un aumento de su cifra de negocios del 6%. Este incremento de los números rojos se debe, sobre todo, a los resultados negativos de las tres empresas citadas del grupo, que sumaron unas pérdidas de 532,7 millones, un 62% superiores a las de 2016 (329,1 millones).

Las pérdidas de los astilleros públicos son las más altas de la década. Navantia perdió 78, millones de euros en 2012 y recortó hasta los 57,7 millones en 2013 y los 29 millones en 2014, sin embargo, los efectos de la crisis y la inactividad le pasaron factura en 2015 con un déficit de 160 millones de euros, que se disparó en el ejercicio de 2016 con 303 millones de euros en pérdidas. Esta es la trayectoria de una empresa que puede levantar cabeza, según sus propios gestores, este mismo año gracias al plan estratégico y al contrato de las cinco corbetas saudíes, amén de las expectativas de negocio que se mantienen con Australia, Canadá y Estados Unidos, además de India. Igualmente, también hay confianza en que Iberdrola vuelva a contratar los servicios de Navantia como proveedor offshore para las infraestructuras de los parques eólico-marino que promueve en aguas del Reino Unido, Francia y Alemania. Así, la dirección de la compañía prevé que este año aumente su facturación en unos 380 millones de euros situando el nivel de negocio en 1.540 millones de euros.

La SEPI ha apostado por los astilleros públicos. De hecho, su presidenta, Pilar Platero, se lo transmitió personalmente el pasado febrero al entonces delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, y a las direcciones regionales de UGT y CC OO, en un encuentro celebrado en Sevilla, en el que se comprometió a mantener abiertos todos los centros de trabajo, entre ellos los tres de la provincia de Cádiz, y a promover un plan de rejuvenecimiento de la plantilla para adecuarla al mercado, además de poner en marcha un plan de eficiencia operativa que facilite la modernización de los centros mediante las nuevas tecnologías.

Pilar Platero compareció en marzo en el Senado para informar de los planes previstos para la constructora naval en el periodo 2018-2022, que prevé una cartera de pedidos de 11.000 millones de euros durante esos cuatro años, frente a los 1.680 millones de la cartera que ahora está ejecutando. Confirmó que uno de los pilares del plan será el rejuvenecimiento de la plantilla, formada por 5.200 trabajadores y con una edad media de 54 años -que en determinados astilleros, como en el de Fene, en Ferrol (A Coruña), llega a los 59- y un 29 % mayor de 60.

Platero insistió en que hay un compromiso de no cerrar ninguno de los seis astilleros. Este plan ya se esta implantando y en estos momentos se negocia el convenio único para toda Navantia.