BALANCE

Mujer, de mediana edad, en paro y torturada: el perfil medio del gaditano atendido por el Servicio de Víctimas

Más del 90% de los causantes de los delitos analizados en la provincia fueron hombres

Actualizado:

Los datos hechos públicos por la Junta de Andalucía en lo que al Servicio de Asistencia a las Víctimas se refiere refleja que existe, en la provincia de Cádiz, una polarización en su estadística. En un extremo están las víctimas que son, en su gran mayoría (un 82%) mujeres; del otro, los «victimarios» (en la terminología técnica), que son hombres en un 91%.

El Servicio de Asistencia a las Víctimas en Andalucía (SAVA) se puso en marcha en la comunidad en 1997 para dar asistencia de carácter general (en especial de asesoramiento jurídico, social y psicológico) a las víctimas de delitos en Andalucía. Pese a que tiene una sede por provincia en toda la región, en Cádiz existen dos, ya que se habilitó una específica para el Campo de Gibraltar.

Los datos que ha hecho públicos, correspondientes al periodo entre el 1 de enero y el 31 de julio, son reveladores. En Cádiz se han realizado 4.998 intervenciones, de las que 1.887 corresponden al campo de Gibraltar. Las personas atendidas han sido 618 en el general de la provincia y 466 en al Campo de Gibraltar.

Por encima del número de víctimas atendidas por este servicio (gratuito y cuyo recurso es voluntario) lo significativo son las características tanto de las personas que solicitan el servicio como el delito que han sufrido.

El 82% de las víctimas que han recurrido a este servicio en Cádiz son mujeres (un porcentaje que se dispara hasta el 93% en el caso del Campo de Gibraltar). Según la estadística, el perfil medio de la víctima es el de una gaditana entre 30 y los 44 años, soltera y desempleada. Cuando acude a este servicio, por lo general ha sufrido un delito de torturas y acumula otros delitos contra su integridad moral. Por lo general, su relación con la persona a la que denuncia es la expareja.

Dado el perfil medio de la persona que recurre a este servicio no es difícil imaginar que el «victimario» (esto es, el que provoca que la otra persona sea víctima; no siempre esta figura coincide con la de detenido, denunciado o acusado) corresponde, en un alto porcentaje, a un varón. Concretamente, el 91% de los presuntos autores son hombres (el porcentaje sube al 97% en el Campo de Gibraltar) con una edad comprendida entre los 45 y los 64 años (la edad disminuye en el Campo de Gibraltar, con una media de entre 30 y 44 años).

Menores atendidos

También llama la atención, a la luz de los datos, la presencia de menores de edad. Entre ellos, también, se da una prevalencia de las niñas sobre los niños. En toda la provincia se ha atendido a 85 menores de edad como víctimas de delitos, de las que 58 han sido niñas y 27, niños.