Las mejores playsa de Cádiz para practicar el surf. - LA VOZ

Las mejores playas de Cádiz para hacer surf

La provincia cuenta con los mejores lugares de España para surfear; El Palmar, Los Caños y Cortadura, los paraísos del surfero

J. M. AGUILERA
CádizActualizado:
12345678
  1. El Palmar

    Cádiz tiene las mejores playas de España para surfear. El surf es un estilo de vida que casa a la perfección con esta tierra, al sur del sur, el lugar donde el sol y el mar se funden en un abrazo en cada atardecer. El ejercicio en contacto con la naturaleza, el roce con el mar y la sal, volar al capricho del viento... el surf es un argumento más para acercarse a este paraíso.

    Pero ¿cuáles son los sitios escogidos por los amantes de este deporte? Santiago Jiménez Merello, de la tienda Katarsis Surf and Skate Shop de El Puerto de Santa María, elabora un amplio y completo listado señalando los puntos calientes donde encontrar las mejores olas y disfrutar tanto de aficionado como de consumado experto sobre la tabla.

    La joya de la corona es la playa del Palmar, en Vejer de la Frontera. «Es la más conocida y la mejor por la consistencia de sus olas, y porque se puede surfear a niveles inferiores, para aquellos que empiezan, y a niveles superiores, con olas de más de un metro para los que tengan más experiencia», apunta Santi. «Está en auge, las escuelas se han triplicado, los chiringuitos hacen su agosto y se puede decir que en verano se ha masificado, porque de abril a septiembre es muy buena fecha para los que quieren aprender. Aún así, tiene muchas corrientes y puede ser una zona complicada fuera de las fechas estivales».

  2. Los Caños de Meca

    La singular orografía de este enclave permite realizar múltiples actividades sobre el mar. El tómbolo de Trafalgar divide Zahora de Caños de Meca. «Ofrece muchas posibilidades», señala Santiago. «La parte de Zahora es ideal para hacer bodyboard porque es una ola muy orillera y hueca, perfecta para hacer tubos».

    «En la parte de los apartamentos hay rocas y siempre rompe la ola en el mismo sitio, vertical y con mucha potencia. Y pegado al faro se practica principalmente el 'longboard', con una tabla más larga (de ocho o nueve pies), pues la ola es larga y tendida. Es una ola más dócil así que es buena para aprender, para practicar un surf menos agresivo y deslizarse con giros».

    Para decantarse por alguna de estas zonas será crucial la dirección del viento, pues cuando soplan levante o poniente, cada playa ofrece mejores condiciones naturales para resguardarse.

  3. Playa de la Yerbabuena, en Barbate

    Justo al lado del Puerto barbateño se encuentra esta playa que ofrece «las mejores olas de la Costa de la Luz», y al no contar con la fama de los Caños y El Palmar se mantiene más virgen y con menos afluencia en las temporadas señaladas. «La mesa de rocas, junto al acantilado, ofrece una ola larguísima, con una ola de derechas espectacular, quizás la mejor».

    No obstante, Santiago Jiménez advierte que «funciona sólo con condiciones específicas, con mucho mar de fondo ('swell')». Es la menos turística, una playa muy virgen, sin chiringuitos, con un acceso menos cómodo que el del Palmar y además que los locales guardan con recelo. Un lugar para los surferos que se lanzan en cualquier época del año.

  4. Roche, en Conil

    Las calas de Roche, en Conil, no sólo son un enclave paradisíaco para los bañistas, sino que además ofrecen una excelente pista para los surferos, especialmente cuando el viento azota con violencia la playa del Palmar. «Es muy buen sitio para surfear porque recibe mucho 'swell' del Palmar, y si está rot de viento pues es una buena opción ir a Roche, que está más resguardada».

    No tiene tantas escuelas pero hay olas para todos los gustos y colores, y en verano son más sencillas, ideales para los principiantes.

  5. Cortadura y Santa María, en Cádiz

    En Cádiz capital también se puede hacer surf. No hace falta agarrar el vehículo para coger unas olas. La playa de Cortadura es magnífica «cuando está el 'swell' (mar de fondo) de la dirección sur. Y ofrece muy buenas olas en invierno», apunta Santi.

    Además, no es extraño ver en temporadas menos turísticas a muchos apasionados de este deporte en Santa María del Mar. «Esta pequeña playa, junto al pirulí, queda resguardada del viento por los dos espigones. En verano se masifica y obviamente los bañistas tienen la prioridad, pero en otras épocas es una cala muy recomendable».

  6. Costa Ballena, en Rota

    El fuerte viento es enemigo del surfero. Deforma la ola, la rompe e impide disfrutarla. Hay que jugar con este factor, así que cuando el levante golpea con virulencia la abierta Costa de la Luz, es preferible resguardarse en las playas de la Bahía o las aledañas. Rota cuenta con «diferentes picos donde se puede surfear. Está la ola de cien metros, en Costa Ballena, y su nombre ya lo dice todo. Larguísima, se suele practicar el 'longboard'».

    También se puede intentar «con la ola de pegina, vertical y más peligrosa, y que necesita que la marea no esté baja para no golpearse con las rocas. Y por último está la ola de las tres piedras, que también tiene su riesgo».

    A Rota suelen acudir los vecinos de Chipiona y Sanlúcar, al ser también un enclave muy local.

  7. El Buzo y las Redes, en El Puerto

    La Bahía de Cádiz guarda sus tesoros. En El Puerto cuentan con la extensa playa de Vistahermosa y en ella las zonas de las Redes y el Buzo. En esta última se encuentra «una ola muy orillera, buena para el 'bodyboard'. Y en el fondo, donde hay una masa de rocas, rompe una izquierda larguísima», señala Santi. «Y las Redes es la mejor playa, especialmente en invierno».

  8. Balneario, en Tarifa

    ¿Y Tarifa? Pues claro, también se puede surfear. Especialmente en la playa de Balneario o en Bolonia. Pero al ser tan abierta «el viento dificulta el surf. En cambio, están las mejores playas para hacer 'kitesurf' o 'windsurf'».

    Y es que la clave para surfear a gusto no es la fuerza del viento, sino el mar de fondo. «Es más, los vientos de sur son muy malos porque rompen la ola y le quitan su forma. El de levante, si es suave, puede ahuecarla, echando la cresta de la ola hacia atrás. El norte viene de la tierra hacia el mar, por lo que no la deforma, mientras que el poniente está bien cuanto más te alejes de la zona de Rota y la Bahía». Si después de leer esto no te entran ganas de echarte con una tabla al mar, es que no tienes sangre en las venas.