Preparación de la gymkana. - FRANCIS JIMÉNEZ
OPERACIÓN SOPHIA

Un jamón por ser los más rápidos en evitar incendios

La fragata ‘Numancia’ ha realizado una gymkana para adiestrar a sus miembros de seguridad interior. El equipo ganador ha recibido un jamón como premio

Actualizado:

Son las 16.00 horas del 2 de octubre y el personal de seguridad interior de la fragata ‘Numancia’ de la Armada Española se reúne en el comedor de marinería. Como fórmula para crear equipo y, a la vez, adiestrarse, han ideado un concurso en el que compiten por equipos, realizando diferentes ejercicios y este martes es la final de la competición, que ya tuvo una semifinal.

Para participar en esta gymkana parte de los dos trozos de seguridad interior, compuestos por un total de 48 personas, se han enfrentado entre sí. Para ello, el alférez de navío Íñigo Calvo les ha dado las instrucciones de los ejercicios, que debían realizar correctamente en el menor tiempo posible si querían ganar la prueba, que él mismo ha ideado.

El trozo y el destrozo

Una vez en cubierta, el sentimiento de competición y, a la vez de compañerismo y diversión ha sido más que palpable. Mientras de fondo se ha escuchado música para amenizar la gymkana, los dos equipos han ido realizando las diferentes partes de la prueba: montar un tubo de extracción de humos, una bomba eléctrica sumergible, una lanza de espuma y llenar un cubo con el líquido y, finalmente, ponerse la máscara y la botella de aire, correctamente pertrechados con el traje ignífugo y cruzar una línea todos los miembros del equipo respirando por la máscara.

Ha ganado el segundo equipo, más rápido y que ha realizado todos los ejercicios adecuadamente, algo que han juzgado severamente el sargento Luis Iglesias y los cabos primeros Francisco Javier Picón y Borja Baute. «¡Esto es un trozo, eso es un destrozo!», han jaleado entre risas los componentes del equipo ganador, mientras el comandante de la ‘Numancia’ les ha entregado un jamón como premio.

Encargados de actuar en caso de inundación o de incendio, los trozos de seguridad interior son «fundamentales», como les ha dicho el comandante, capitán de fragata Isidro Carrara. Pero, tras cinco meses de despliegue fuera de sus casas, el adiestramiento en forma de gymkana es mucho más ameno.