REPORTAJE

La inmigración, desde dentro

Profesionales de diferentes ámbitos cuentan cómo viven de cerca la situación de la inmigración en las costas gaditanas

Actualizado:

Tras la llegada de cada patera a las costas de Cádiz hay decenas de historias que contar. Los relatos de quienes se juegan la vida intentando alcanzar a duras penas la otra orilla, pero también los de quienes tienen de una u otra manera contacto con estas personas. Desde los cooperantes de las organizaciones humanitarias que intentan echarles una mano, a los agentes que les recepcionan o custodian, o los responsables políticos que buscan alternativas a un drama que se ha hecho ya eterno.

El rescate del barco 'Aquarius', donde viajaban más de 600 inmigrantes, y su mediático desembarco en Valencia, ha vuelto a poner la lupa en esta problemática social que, aquí, en las orillas de Cádiz, a unos quince kilómetros de Marruecos, lleva años dándose.

Los testimonios que se aportan en este reportaje así lo atestiguan. En él dan su punto de vista profesionales de diversos ámbitos que conocen perfectamente cómo la presión migratoria no ha cesado en los últimos tiempos. Sólo este viernes volvían a rescatarse casi doscientos inmigrantes más. Ciudadanos de origen subsahariano o marroquí cuyo destino no está tan claro como ellos pudieran pensar en su partida. El colapso y la saturación de los centros que los acogen ha dinamitado el sistema que ya no tiene capacidad ni medios para recibir a más. Sin embargo, la ayuda se sigue prestando y el auxilio de vidas humanas jamás se niega. La solidaridad en Cádiz persiste. A pesar de todo.

Yoro Sow, cooperante Fundación Cepaim: «Ayudar a estas personas es lo que quiero hacer»

Yoro Sow es originario de Senegal y llegó a España hace ya más de diez años, en mayo de 2007. En su caso fue gracias a un contrato de trabajo, por lo que su testimonio, aparentemente, nada tiene que ver con la inmigración, pero en realidad no es así. Sow reside en Algeciras y es técnico de acogida en la Fundación Cepaim desde el año 2014. Se trata de una organización dedicada al fenómeno migratorio y también tratan los procesos de exclusión social.

«Formo parte de un programa para ayudar a la gente que nos deriva el Gobierno de España después de que lleguen en pateras y pasan los trámites necesarios. Tenemos pisos de acogida y nos encargamos de hacerles un seguimiento y ayudarles en todo lo que necesitan, como contactar con sus familias», explica este cooperante senegalés.

Yoro confiensa que adora su trabajo y asegura que es puramente vocacional: «En la vida, si haces algo con el corazón, no es trabajo. Ayudar a estas personas es lo que quiero hacer».

Francisco Ruiz, alcalde de Tarifa: «Tarifa es un pueblo muy solidario»

El alcalde de Tarifa, Francisco Ruiz, asegura que las ONG venían advirtiendo desde hacía meses al Ayuntamiento de la oleada de inmigrantes que llegó a las costas de esta localidad el pasado fin de semana: «Estábamos preparados y ofrecimos el pabellón deportivo municipal para albergar a los más de 500 inmigrantes. Como Ayuntamiento respondemos a lo que nuestra sociedad nos demanda. Desplegamos un dispositivo para atender a estas personas aunque otros trabajadores colaboraron en sus horas libres».

El pueblo de Tarifa, como siempre, se volcó con estas personas : «Nuestro pueblo es muy solidario, algo de lo que me siento absolutamente orgulloso. Además, convocamos un minuto de silencio por los cuatro fallecidos en el Estrecho. No estábamos dispuestos a que eso pasara desapercibido. Además, reivindicamos más cooperación internacional y más ayuda en origen para que esta circunstancia no continúe».

Jose Encinas, Asociación Unificada de Guardia Civil (AUGC): «No tenemos medios para poder atenderlos»

La llegada de pateras a las costas de Cádiz lejos de amainar va a más. Sin embargo los medios con los que cuentan los agentes de Policía Nacional y Guardia Civil que se encargan de su custodia, control, traslado y trámite de expedientes siguen siendo prácticamente los mismos. Así lo denuncia Jose Encinas, de la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC). «No tenemos vehículos suficientes para los traslados y los que hay no tienen apenas capacidad». «Eso obliga a que haya agentes cumpliendo con jornadas maratonianas cada día».

El foco mediático de este asunto se ha dirigido en estos días hacía Valencia. Allí llegaba el ‘Aquarius’. «Aquí en un fin de semana hemos llegado a tener dos barcos como el ‘Aquarius’ y se les ha dotado de medios. No valen préstamos sino una dotación especializada y fija que ayude de verdad». Encinas vaticina que se presenta un verano «terrible» donde se superarán todos los récords. «Mientras que los políticos no se sienten con Marruecos que les permite el paso esto va a seguir».

María José Jiménez, abogada Derechos Humanos: «En Andalucía recibimos 2.000, en el 'Aquarius', 600»

Esta abogada de la Plataforma Pro Derechos Humanos Andalucía tira de ironía respecto al ‘Aquarius’ cuando se le pregunta por este tema: «Nos encanta que el Gobierno español haya mostrado esta solidaridad con las personas del 'Aquarius' pero en Andalucía hemos recibido en un fin de semana a 2.000 personas y en ese barco iban 600». Además, recuerda que estas personas han pasado «un calvario después de aguardar y luchar varios años para llegar a Europa» y reconoce que la situación existente en el Estrecho es difícil de asumir por los colectivos sociales y por la infraestructura que tiene el Estado en la comarca gaditana.

«La mayoría de quienes llegaron el pasado fin de semana a las costas andaluzas ha optado por irse pero todos han pasado un periplo muy duro y necesitan apoyo de todo tipo. El CIE no es solución y llevamos mucho tiempo pidiendo el cierre de estos centros. Es más interesante una puerta única donde se le presten todos los servicios necesarios», comenta.

Jesús Mancilla, Algeciras Acoge: «Estamos en la misma situación que hace 30 años»

Algeciras Acoge se fundó en 1991, un año que marcó un antes y un después en el Campo de Gibraltar porque comenzaron a exigirse visados a ciudadanos de países extracomunitarios para poder entrar en la Unión Europea. Mancilla no da crédito a que, transcurridos tantos años, no se haya avanzado: «Estamos en la misma situación que al principio. Este año, precisamente, se cumplen 30 años desde que se documentó, a través de la prensa, el primer fallecimiento en aguas del Estrecho.

Fue en noviembre del 88 en la playa de Los Lances, en Tarifa. Aquella noticia, de hace tres décadas, podía ser perfectamente de hoy. Hace falta una mayor sensibilización en la población. Son seres humanos que buscan una vida mejor, que huyen de guerras y miseria, y que hacen lo que haríamos nosotros y hemos hecho en el pasado los españoles». «Es muy difícil conseguir los papeles y muy fácil perderlos. El trabajo que hacemos lo debería asumir el Gobierno».

Adolfo Serrano, jefe del centro de Salvamento Marítimo en Tarifa: «Nuestra misión es llegar a ellos en el menor tiempo posible»

La llegada de pateras está siendo constante», cuenta Adolfo Serrano, jefe del centro de Salvamento Marítimo de Tarifa. Ahora se encuentran en el epicentro de esta emergencia social. Sus rescates de embarcaciones en la que intentan cruzar subsaharianos y marroquíes son diarios. «Estos últimos meses ha habido un incremento importante si comparamos con años anteriores pero este aumento ha sido continuo en los últimos veinte».

No hay un único motivo que empuje a los extranjeros a intentar cruzar. Para Serrano, son varios. «Los principales son las condiciones socioeconómicas y los diferentes conflictos que mantienen». Pero su cometido es otro. «Nosotros lo que tratamos es intentar llegar en el menor tiempo posible y que sus vidas no corran peligro». La solución a todo esto es difícil. Las políticas europeas tendrían que actuar en los países de origen».

Rocio López, presidenta del comité de Cruz Roja: «Desde que tengo uso de razón convivo con la inmigración

Esta tarifeña entró a formar parte de la Cruz Roja en 2001, cuando todavía estaba cursando sus estudios de Enfermería. «Comencé con el servicio de Salvamento en Playas como voluntaria. La inmigración ya era importante en aquella época y me fui para esa rama, donde al final me terminé quedando». Esta cooperante de vocación recuerda el problema de la inmigración «desde que tengo uso de razón. Ha tenido picos a lo largo de los años pero desde hace unos cuantos años hemos notado que las llegada de pateras a la costa ha ido en aumento».

Ella se encarga de la coordinación del el Equipo Equipo de Respuesta Inmediata en Emergencias (ERIE) de la Cruz Roja en Tarifa, cuya labor es prestar la primera asistencia humanitaria a quienes llegan tras cruzar las aguas del Estrecho de Gibraltar. Cuando se le pregunta si en España hay recursos suficientes para atender a estas personas responde con rotundidad: «Como todo en esta vida, se puede mejorar».