Plataforma para la subestación eléctrica del complejo Wikinger. construida en Puerto Real
Plataforma para la subestación eléctrica del complejo Wikinger. construida en Puerto Real - A. V.
INDUSTRIA

Iberdrola puede llamar a la puerta por tercera vez

CÁDIZActualizado:

Navantia ha consolidado su posición como proveedor oficial de Iberdrola en infraestructuras eólica-marinas. La entrada de Navantia en el negocio offshore ha traído importantes beneficios para los astilleros públicos.

La diversificación del negocio ha permitido a la constructora naval mantenerse a flote en momentos muy delicados. Así, Iberdrola ha sido la que ha empujado a Navantia hacia el floreciente negocio de la eólica-marina y ha convertido a los astilleros españoles en proveedor. Iberdrola abrió la puerta a Navantia en 2014 en este campo con el contrato Wikinger, mediante el cual se adjudicó al astillero de Puerto Real la construcción de una plataforma para albergar en ella la subestación eléctrica de este complejo, situado en aguas alemanas. Igualmente, el astillero gallego de Fene hizo 29 de los 70 'jackets' donde se ubican los molinos.

A mediados de 2016, la compañía eléctrica adjudicó a los astilleros la construcción de otra plataforma para la subestación eléctrica del parque eólico marino East Anglia One, que promueve Iberdrola en aguas inglesas del mar del Norte. Esta plataforma se construye ahora en Puerto Real y 42 'jackets', en Fene. Navantia sigue en la brecha y acaba de presentar una oferta para la obra de un nuevo parque eólico-marino de Iberdrola. Se trata del complejo de Saint Brieuc, en la costa de Bretaña. Este nuevo complejo abrirá sus puertas en 2022 y todo apunta a que Navantia se podría llevar la obra de una parte de su infraestructura como ya hizo con el Wikinger y el East Anglia One.