SALUD

«Este año la gripe se prevé más leve, pero no podemos relajarnos»

El doctor Antonio Reyes insiste en la importancia de vacunarse contra esta enfermedad y recuerda que en los niños puede tener efectos graves

Actualizado:

Poco a poco el calor veraniego va dejando paso a temperaturas otoñales y con él llega las castañas, las tardes al amor de la estufa y la vacuna de la gripe, cuya campaña se iniciará en las próximas semanas. Los estornudos, la tos y la fiebre pueden ser algo más que una molestia pasajera. En algunos casos, pueden acabar de una manera fatal en los colectivos de más riesgo. El especialista Antonio Reyes, pediatra en su clínica y en La Salud, subraya que es importante que los grupos en situación de riesgo se vacunen y, entre ellos, recuerda que no se puede dejar fuera a los niños, «que, aunque estén sanos, pueden tener una gripe grave o, incluso, morir por causa directa del virus o bien por las complicaciones, como neumonías, bronquitis u otitis».

Antes de desarrollar el reportaje, una buena noticia. Las previsiones que manejan los médicos contemplan un invierno más tranquilo en lo que a la virulencia de la enfermedad se refiere. «La información que tenemos de países que están sufriendo ahora la gripe, como Australia, no aventuran una campaña tan fuerte como la pasada, sino más leve», analiza el doctor Reyes que, sin embargo, no quiere lanzar las campanas al vuelo: «En el caso de la gripe ya sabemos que esto siempre puede cambiar y darnos una sorpresa». Por lo que advierte que «no podemos relajarnos, tenemos que protegernos frente a la gripe, siempre».

Ante la pregunta de quiénes deben protegerse, el médico detalla que hay que inmunizar a los mayores de 65 y a los menores de esta edad que presentan un alto riesgo de complicaciones a consecuencia de la gripe por tener enfermedades crónicas cardiovasculares, neurológicas o pulmonares.

Así mismo, los niños y adolescentes de entre seis meses y 18 años que reciban un tratamiento prolongado con ácido acetilsalicílico. También deben vacunarse quienes conviven en instituciones cerradas y aquellas personas que pueden contagiar la enfermedad a otras con un elevado riesgo de sufrir complicaciones. Del mismo modo, se recomienda que se vacunen quienes trabajan en servicios públicos esenciales.

Hay que recordar que el año pasado los índices de contagio fueron muy altos. De hecho, se llegaron a contabilizar 344 contagios por cada 100.000 habitantes en Navidad, momento del mayor pico de incidencia, lo que saturó los servicios de urgencia. El doctor Reyes, al respecto, opina que las notificaciones que se tienen son solo «la punta del iceberg, ya que los casos en los que se acude al hospital o al centro de salud son los que presentan complicaciones». «Son muchísimas las familias que pasan la gripe en su casa con antitérmicos y analgésicos que se pueden comprar en las farmacias». Así, incide en que es cuando deriva en bronquitis o neumonía cuando se acude al médico.

Al hilo de lo dicho, Reyes opone que en Reino Unido se lleva a cabo un programa de vacunación universal a todos los grupos de riesgo y a los niños sanos, y que se ha demostrado como un método muy efectivo para evitar la propagación del virus «ya que durante tres semanas, los niños diseminan el virus aunque ya se encuentren bien».

Los adultos sólo la pueden trasmitir durante tres o cinco días. Al adoptar la medida de vacunar a todos los niños hay menos absentismo laboral, menos visitas a urgencias y un menor uso de broncodilatadores. En este aspecto, el doctor lamenta que en Reino Unido se empleaba una vacuna nasal que desde hace dos años no llega a España, «y eso que los que la utilizábamos estábamos encantados por la facilidad de aplicarla en la nariz con sólo una pulverización y ahorrando así pinchar a nuestros niños».

La Asociación Española de Pediatría recuerda que se puede vacunar a los niños sólo a partir de los seis meses, por lo que es conveniente que estén inmunizadas aquellas personas que vayan a estar en contacto con ellos. Además, insiste en que las embarazadas «pueden y deben» vacunarse y hace hincapié en que es una vacuna segura que sólo está contraindicada para los alérgicos al huevo.