TRIBUNALES

El 'estafador de parados', en orden de busca y captura

Hasta cinco juzgados donde tiene causas abiertas han solicitado a la Policía Nacional y la Guardia Civil que lo detengan y lo pongan a disposición judicial

Actualizado:

Manuel Arana, el portuense que está siendo investigado por haber estafado a decenas de parados, sobre todo de la zona de la Janda gaditana, está en búsqueda y captura. Hasta cinco juzgados han requerido ya a la Policía Nacional y la Guardia Civil que lo localicen, detengan y lo pongan a disposición judicial después de que no se haya presentado en reiteradas ocasiones a declarar ante esos jueces instructores. Además una de estas búsquedas está activada por DIP (detención e ingreso en prisión), por una condena de 30 días, resultado de un quebrantamiento de condena, tras la denuncia que le puso su expareja que solicitó una orden de alejamiento de él en Badajoz.

Como se recordará, Arana fue detenido en el casco histórico de El Puerto por la Guardia Civil en octubre de 2015. Casi medio centenar de parados de Benalup lo habían denunciado acusándole de cobrarles diferentes cantidades de dinero haciéndose pasar por alguien influyente y prometiéndoles que les iba a encontrar un puesto de trabajo. Según los afectados, le llegaron a pagar 1.100 euros por un empleo fijo o, si no tenían esa cantidad, 380 euros para un trabajo de carácter temporal. Hubo incluso varias personas de una misma familia que le llegaron a abonar, según denuncian, hasta 3.000 euros. Otros aseguran que tuvieron que rehipotecar sus viviendas para poder hacer frente a ese dinero.

Tras pasar a disposición judicial, el presunto estafador quedó en libertad con cargos en una operación que fue dirigida desde el cuartel de Benalup-Casas Viejas. Se le acusa de estafa y apropiación indebida y solo en la zona de la Janda se cuentan más de cuarenta afectados.

Un rosario de denuncias

Después de ser detenido y salir su caso a la luz pública hubo otra ristra de personas que fueron denunciando que también ellos habían caído en la supuesta trampa de Arana. No solo de la provincia de Cádiz sino también en Málaga, Córdoba y Sevilla. De ahí que el caso se encuentre instruyéndose en diferentes sedes judiciales ya que la causa no se ha acumulado en uno. En Chiclana se declaró compleja. Según ha podido confirmar este periódico con fuentes consultadas, las requisitorias para que sea detenido y llevado ante el juez parten de los juzgados de Jerez, Sevilla, Almendralejo, Mérida y Antequera.

Hay más de medio centenar de afectados por sus engaños repartidos entre varias provincias

Entre las denuncias que se fueron sumando a las iniciales se dio el caso de dos empresarios de La Janda que le acusan de haber cobrado servicios que no les hizo. Entre otras cuestiones aseguran que le dieron en varios plazos 30.000 euros para poder explotar la barra de la Plaza de Toros de El Puerto, una concesión de la que sin embargo Arana nunca disfrutó por lo que no se la podía haber traspasado. Sin embargo, según le contaron estos empresarios a la Guardia Civil, el supuesto estafador les fue engatusando y les decía que «tuvieran paciencia». Mismo 'modus operandi' al parecer empleó con otro afectado de Morón. Éste le pagó unos 2.000 euros porque supuestamente le iba a conseguir que explotara la barra de la caseta municipal durante la feria de Puerto Real, algo que nunca ocurrió. Sin embargo en la denuncia asegura que llegó a presentarle incluso a una supuesta delegada de Servicios Sociales de la localidad.

Manuel Arana, de 34 años llegó a hacerse pasar por un alto cargo delPartido Popular para materializar sus supuestos engaños. Al conocer su detención, el PP lamentó los hechos y anunció que tomaría las medidas judiciales oportunas por daños a la imagen del partido. Se calcula que el botín que pudo conseguir con todas estas supuestas estafas que se han denunciado pudo alcanzar los 100.000 euros, aunque han seguido destapándose más casos.

La abogada que representa a más de cuarenta afectados, Ana Dávila, solicita que se le impute un delito continuado de estafa debido a la cantidad de víctimas que dejó presuntamente a su paso.«No jugó solo con los bienes económicos de estas familias sino también con sus ilusiones y planes».