Imagen de Salvamento Marítimo tras rescatar a 49 inmigrantes en el Estrecho el pasado mes de enero.
Imagen de Salvamento Marítimo tras rescatar a 49 inmigrantes en el Estrecho el pasado mes de enero. - A.Carrasco Ragel
INMIGRACIÓN

Desciende a la mitad la llegada clandestina de inmigrantes a Andalucía

El total de 2018 se cerró con 54.179 inmigrantes interceptados con Algeciras

Actualizado:

El número de inmigrantes interceptados en Andalucía hasta el 2 de septiembre de este año ha sido de 14.177 personas, frente a los 29.232 de la misma fecha del año pasado, lo que supone un descenso del 51,50 por ciento. Según datos de la Guardia Civil facilitados por la Subdelegación del Gobierno de Cádiz, la zona donde más inmigrantes han sido interceptados es Almería, con un total de 4.260, seguido de Algeciras, con 4.165. En esta lista continúa Granada con 2.773; Málaga, con 2.579, Cádiz, con 368 y Huelva con 32.

La situación es muy diferente de la del año pasado, no solo por el descenso de embarcaciones y personas localizadas, sino también porque en 2018 el lugar al que más inmigrantes llegaron fue Algeciras, con 10.411, seguida de Almería, con 6.375; Granada, con 5.072; Cádiz, con 4.109; Málaga, con 3.264 y Huelva con 1. El total de 2018 se cerró con 54.179 inmigrantes interceptados con Algeciras a la cabeza (16.583 inmigrantes), seguida de Almería, con 12.454; Málaga, con 11.058; Granada, con 9.492; Cádiz, con 4.591; y Huelva, con 1.

El Gobierno, tras el repunte de pateras registrado el pasado año, puso en marcha una serie de medidas para intentar reducir el número de embarcaciones y también para poder atender en condiciones dignas a estas personas.

Entre esas medidas destaca el nombramiento como mando único operativo de coordinación para la inmigración irregular en el Estrecho al general de la Guardia Civil, Félix Blázquez, o la puesta en marcha de políticas en coordinación con la Unión Europea.

La subdelegación en Cádiz recuerda también la inversión realizada para montar el centro temporal de inmigrantes en Crinavis, en San Roque, con capacidad para 500 personas, lo que, junto al descenso de personas interceptadas, ha evitado las imágenes del año pasado de comisarías desbordadas, pabellones deportivos o incluso cubiertas de embarcaciones para las pernoctaciones