El OHQ de 'Atalanta' se localiza en un edificio rehabilitado al efecto en la Base Naval de Rota. - Antonio Vázquez
OPERACIÓN UNIÓN EUROPEA

Dentro del nuevo Cuartel General de 'Atalanta' en la Base Naval de Rota

Por primera vez se abren las puertas del ‘cerebro’ de la operación de la Unión Europea contra la piratería, cuyo traslado desde Northwood (Inglaterra) será total a partir del 29 de marzo

CádizActualizado:

Diferentes uniformes y banderas se mezclan en un ir y venir. Gente que ocupa sus puestos frente a varias pantallas, otros se reúnen en mesas destinadas al efecto en unas instalaciones diáfanas, con el color blanco como predominante y el inglés como idioma para comunicarse. Afuera, unos obreros instalan las bases de dos mástiles, donde se situarán las banderas de España y de la Unión Europea. En la entrada, los pintores realizan los últimos retoques. Las letras de la fachada no dejan lugar a dudas: ‘ES OHQ Spanish Operation Headquarters’, o lo que es lo mismo ‘Cuartel General Español’.

Queda menos de una semana para que, el próximo 29 de marzo, en una ceremonia que se realizará en este lugar, dentro de la Base Naval de Rota, se materialice el traspaso de localización del Cuartel General de la operación ‘Atalanta’ de la localidad inglesa de Northwood a Cádiz, así como la transferencia de mando del actual comandante de la operación, el general británico Charlie Stickland, al vicealmirante de la Armada Española Antonio Martorell Lacave. Entonces España asumirá la dirección estratégica de la operación de lucha contra la piratería en el océano Índico, frente a las costas de Somalia.

Será el culmen, aseguran fuentes militares, del reconocimiento europeo a un esfuerzo, el de España, en las misiones militares que llevan a cabo los países miembros. El final de un camino que comenzó hace tiempo. El 10 de noviembre de 2017, a través de la entonces ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, España ofreció a la Unión Europea proporcionar el Cuartel General de la operación ‘Atalanta’ (ES-OHQ, por sus siglas en inglés). Un cuartel que estaba ubicado en la localidad inglesa de Northwood pero que con el Brexit y la salida delReino Unido de la Unión Europea, tendría que albergar algún otroEstado contribuyente.

Un proceso largo

España dio un paso al frente. Tras casi 10 años participando de forma ininterrumpida en la operación de lucha contra la piratería en el Índico desde su inicio, en diciembre de 2008, reclamaba su puesto de responsabilidad. Y le demostró a la Unión Europea que la Base Naval de Rota era el mejor lugar para albergar el cuartel general multinacional de nivel estratégico que dirija esta operación ejecutiva de la Unión Europea.

Lo hizo sacando músculo en el ejercicio Milex-18, celebrado en abril de 2018, en el que se certificó el Cuartel General. Fue una demostración de capacidades de las Fuerzas Armadas españolas ante las autoridades europeas, en la que participaron tres buques, 16 aeronaves y 550 militares. La candidatura española iba tomando fuerza. Además, Francia y España decidieron presentar una propuesta conjunta, Rota albergaría el OHQ y la base gala de Brest el Centro de Seguridad Marítima para el Cuerno de África.

La Unión Europea aceptó el ofrecimiento el 30 de junio de 2018, mediante decisión del Consejo, «por la que se modifica la Acción Común» en relación «a la operación militar de la Unión Europea destinada a contribuir a la disuasión, prevención y represión de los actos de piratería y del robo a mano armada frente a las costas de Somalia». La candidatura hispano-francesa se había impuesto a su competidora, Italia, cuya intención era llevarse a Roma el Cuartel General, donde ya alberga el de la operación ‘Sophia’.

«Llevamos preparándonos desde entonces», declara el vicealmirante Martorell. «Desde el inicio, el Jefe de Estado Mayor de la Defensa tomó las riendas de la preparación y nos pusimos todos a trabajar siguiendo sus directivas», cuenta. Por un lado se creó un grupo para preparar el edificio en el que se ubicaría el Cuartel General. Unas instalaciones cedidas por la Armada, que lo usaba como centro de instrucción y adiestramiento. Y, por el otro, el vicealmirante Martorell, cuyo nombramiento como futuro comandante de ‘Atalanta’ también lo decidió el Consejo Europeo, se reunió con el general Stickland, actual máximo mando de la operación.

Unos 100 militares de 18 naciones europeas conforman la dotación del OHQ. Aproximadamente el 60% es personal internacional y el 40% español

«De esas reuniones y de montones de trabajo desarrollamos un concepto para la transferencia, un documento donde íbamos contando los pasos que seguíamos», cuenta el vicealmirante español. «En septiembre se nombró el núcleo del Estado Mayor del OHQ, constituido por 14 personas, que han estado trabajando en la transferencia de mando», detalla. «Además, yo he hecho cuatro viajes conjuntos con el actual comandante, dos a Bruselas, uno a Londres, para reunirnos con la industria marítima, y otro al teatro de operaciones, en el que durante una semana nos movimos en todas las zonas en las que ‘Atalanta’ está presente. Un proceso largo que va a terminar pronto», declara.

La dotación del Cuartel General la componen unos 100 militares de 18 naciones europeas (Bélgica, Bulgaria, Chipre, República Checa, Alemania, Grecia, Francia, Croacia, Italia, Lituania, Montenegro, Malta, Holanda, Polonia, Portugal, Suecia, Rumania, Serbia, Letonia y España).De ellos, una decena aproximadamente estarán en el Centro de Seguridad Marítima del Cuerno de África en Brest y otros tantos en diferentes lugares estratégicos del teatro de operaciones. Unos 45 son españoles (40%) y 55 extranjeros (60%). Además, cuatro civiles, diplomáticos, uno de ellos español, también trabajan en este OHQ como asesores políticos y legales.

«¡Me encanta Rota!», explica con una amplia sonrisa Max, el militar holandés de origen somalí que ejerce de intérprete y consejero cultural del OHQ. En el piso de abajo, en el Centro de Operaciones Conjuntas (JOC), «se coordina y recibe la información de donde se encuentran los barcos y si hay circunstancias especiales que las navieras han comunicado a través del Centro de Seguridad Marítima», detallan dos militares españoles.

Trabajo paralelo

El traspaso de mando será total el día 29 pero se lleva haciendo desde principios de este mes de marzo. Durante estas semanas ambos Cuarteles Generales han estado trabajando en lo que llaman ‘parallel running’, es decir, de forma paralela. «Estamos planeando la operación combinadamente», detalla el nuevo comandante. «En concreto, esta semana ellos (Northwood) continúan asumiendo todo y nosotros hacemos ‘shadowing’, es decir, seguimiento en la sombra y la semana que viene lo haremos al revés, nosotros dirigiremos la operación. Ellos están comprobando que lo que hacemos es correcto y nos asesoran, aunque la responsabilidad sigue siendo de Northwood», matiza.

Lo más complicado de este traspaso, cuenta el futuro comandante de ‘Atalanta’, está siendo la «transferencia del conocimiento» lo que «el general Stickland y yo llamamos la ‘química’ de la operación». Y es que, «en 10 años ‘Atalanta’ ha establecido una red de relaciones impresionante, con multitud de estados miembros, organismos de la Unión Europea y ONGs presentes en la zona».

La decisión está tomada y no hay vuelta atrás. Pase lo que pase con el Brexit, aunque se amplíe el plazo para la salida del Reino Unido de la Unión Europea tal y como ha solicitado la primera ministra Theresa May, el Cuartel General de la operación ‘Atalanta’ estará en Rota. Una base naval que, además, es un perfecto enclave estratégico, como explica el vicealmirante Martorell, de donde proceden «la mayoría de los barcos españoles que contribuyen a la operación», que ofrece grandes posibilidades de apoyo a las instalaciones del OHQ por parte de la Armada y que es «un enclave idóneo para los barcos de otras nacionalidades que se incorporan a ‘Atalanta’ a través del Atlántico, que pasan por Cádiz».

Cuando el próximo día 29 el Cuartel General de la operación ‘Atalanta’ de Rota asuma completamente el mando será la primera vez que un OHQ cambie de país y, además, también será la primera ocasión en la que España esté al mando a nivel estratégico de la operación más antigua de las dos que, actualmente, tiene la Unión Europea (la otra es la operación ‘Sophia’ en el mar Mediterráneo). Una gran responsabilidad para el nuevo comandante, el vicealmirante Martorell, que se considera «un privilegiado» al ser el primer español que asume el mando «en el nivel estratégico militar». Toman el relevo de una operación reconocida internacionalmente como un éxito y, aseguran, seguirán trabajando para que siga siéndolo.