Dique cuatro del astillero de Cádiz donde se repara un crucero
Dique cuatro del astillero de Cádiz donde se repara un crucero - ANTONIO VÁZQUEZ
INDUSTRIA

El convenio único de Navantia simplifica la estructura de los astilleros

La dirección de la empresa, la SEPI y los 13 representantes sindicales negocian un marco laboral histórico para los próximos cuatro años

CÁDIZActualizado:

Los astilleros públicos han iniciado este martes el camino hacia la redacción de un convenio colectivo único para toda Navantia. La dirección de la empresa y representantes de la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI), principal accionista de esta compañía pública, abordan desde este martes el marco laboral de los próximos cuatro años. Se trata de uno de los puntos más calientes que recoge el plan industrial que pretende implantar la empresa para ganar eficacia y competitividad. La reunión, la cuarta desde que empezó el 22 de enero la negociación del plan estratégico, se desarrolla en Madrid y asisten los 13 representantes sindicales de los 5.500 trabajadores de la empresa.

El texto con las líneas generales del futuro convenio, al que ha tenido acceso LA VOZ, trata de simplificar y homogeneizar la estructura laboral en la que hasta ahora se ha movido la empresa. No hay que olvidar que los centros de trabajo de Navantia se articulan por convenios diferentes. El objetivo ahora consiste en saldar las diferencias de las condiciones laborales existentes entre los trabajadores que provienen de los astilleros del ámbito militar y civil. Cabe recordar que la fusión en el año 2000 de Astilleros Españoles con la antigua Bazán generó las primeras controversias, que no se arreglaron en 2004 con el nacimiento de lo que hoy conocemos como Navantia.

La propuesta de convenio único que plantea la dirección de Recursos Humanos abarca a los siete centros de trabajo, como son los tres de la Bahía gaditana -Cádiz, Puerto Real y San Fernando--, los dos de la Ría de Ferrol -Fene y Ferrol-, así como al de Cartagena (Murcia) y la sede central de Madrid. Este convenio colectivo incluye a todo el personal, a excepción de los directores, subdirectores y los jefes de seguridad industrial de la compañía.

La empresa ha trasladado a los representantes sindicales su hoja de ruta para que este mismo año se implante el plan estratégico. Así, en el encuentro del 22 de enero se expusieron las líneas maestras que definen al denominado programa de futuro, bautizado con el nombre de 'Astillero 4.0', mientras que en la del 27 de febrero se especificaron las bases para la producción. En el encuentro del 11 de abril, la empresa confirmó las medidas no traumáticas para rejuvenecer la plantilla y ahora se aborda el convenio.

El nuevo texto acaba con las diferencias entre plantilla civil y militar, equipara salarios y reduce categorías

Según la propuesta de Navantia, este acuerdo «tendría una vigencia de cuatro años, desde el 1 de enero de 2018 a 31 de diciembre de 2021» y una vez entre en vigor «absorbe y compensa la totalidad de las condiciones laborales de los anteriores convenios colectivos».

En cuanto a los incrementos salariales considerados fijos, se propone la aplicación de las normativas incluidas en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el periodo de vigencia de dicho convenio, en donde en caso de permitirlo este documento, «se podrá fijar un porcentaje variable en base a unos indicadores anuales ligados a la evolución de la productividad de la empresa», parámetros que serán evaluados por la Comisión Paritaria de Productividad.

Entre los avances que plantea la simplificación laboral de la empresa destaca la reducción de categorías. Así, los responsables de departamento se encuadran en tres niveles, los titulados en cuatro y los operarios en diez, las dos últimas de nueva creación.

Su aprobación con los sindicatos es clave para implantar el plan industrial y ganar más eficacia en la producción

La propuesta de la dirección de Navantia también incide en la necesidad de «simplificar el sistema salarial» para «homogeneizar estos conceptos».

Para ello utilizará «como referencia los salarios correspondientes a los niveles de los convenios de aplicación que se sustituyen», según se refleja en el documento, creando también una comisión de trabajo, con representes de la parte social y laboral, para igualar «el resto de conceptos», en este caso las variables, y en donde «dicha homogeneización no supondrá ningún coste adicional y se garantizarán las mismas percepciones para todos los trabajadores», en condiciones iguales.

Tras lograr la equiparación salarial entre los trabajadores, una segunda fase abordaría la clasificación profesional, con la creación incluso de nuevas categorías y en donde «se establecerá un nuevo proceso de desarrollo profesional basado en criterios objetivos y niveles de responsabilidad».

Otra de las novedades radica en igualar en todos los centros «la protección por fallecimiento, incapacidad permanente en grados de total, absoluta o gran invalidez por grupos profesionales, quedando sin efecto la regulación actual», que recoge diferencias entre los operarios que provienen de astilleros civiles o militares.

Modalidad de contratos

En cuanto a la generación de empleo, el documento propone que «se definirán los tipos de contrato a utilizar para cada necesidad, así como la distinción entre la cobertura de necesidades estructurales o coyunturales para poder afrontar las subidas o descensos de la carga de trabajo».

Al respecto, apuesta por la creación también de la Comisión de Empleo para «vigilar el cumplimiento» del Plan de Empleo, en donde la Comisión de Productividad de cada centro de trabajo será la encargada de evaluar «los objetivos de productividad global, el estudio de aplicaciones de nuevas tecnologías, organización y distribución del trabajo, con el aprovechamiento de los recursos humanos a todos los niveles».

Además se incluye la creación de una comisión encargada de establecer un protocolo de subcontratación dentro del respecto a la normativa vigente en materia sociolaboral, de prevención de riesgos laborales, medio ambiente y de contratación y la actualización del ‘Reglamento de Salud Laboral y Medio Ambiente’ de Navantia para «garantizar la seguridad y salud de todos los trabajadores», se destaca en el documento.

Interlocutores

En este documento, también se propone que se retome la creación de un comité intercentros, que será «el órgano interlocutor general de los trabajadores con la dirección de la empresa» y que estará compuesto por 13 miembros, que serán designados por los comités de empresa de los centros de trabajo.

También se apuesta por la creación de una comisión paritaria, que tendrá «igual número de representantes de la dirección que de la parte social», se precisa en el documento, y que será la encargada de «resolver los conflictos y velar por el cumplimiento» del que será, en caso de aprobarse, el primer convenio colectivo único de Navantia.