Trabajadores de la planta de Airbus en Puerto Real.
Trabajadores de la planta de Airbus en Puerto Real. - A. V.
AERONÁUTICA

Contrato millonario con Airbus que beneficiará a las plantas de El Puerto y Puerto Real

Flyadeal rompe con Boeing en plena crisis tras los accidentes y firma un acuerdo con su competidora europea por valor de 5.260 millones

La aerolínea árabe de bajo coste ha encargado 30 aviones 320 NEO con la opción de adquirir otras 20 aeronaves, que se entregarían en 2021

CádizActualizado:

En estas últimas horas se ha producido una noticia a nivel internacional que afecta de lleno al sector aeronáutico presente en la Bahía de Cádiz. Y para bien. Flyadeal, subsidiaria de Saudi Arabian Airlines, ha cancelado un contrato de 5.260 millones de euros que había acordado con la entidad americana Boeing para renovar su flota. A su vez, ha realizado un pedido de 30 aviones a la europea Airbus, en una solicitud que beneficiará a las plantas de Airbus en El Puerto de Santa María y Puerto Real.

Flyadeal comprará 30 aviones A320 NEO de la fabricante rival de Boeing, Airbus, con opción de adquirir otras 20 aeronaves y entregarlas todas en 2021, por lo que la aerolínea operará una flota integrada únicamente por este modelo, con el que ya contaba antes, de acuerdo a un comunicado.

Asimismo, la subsidiaria de la aerolínea estatal saudí señaló que el acuerdo de compra se firmó recientemente en el Salón Aeronáutico de Le Bourget, norte de París, donde quedó patente cómo Airbus le está ganando el pulso comercial a un Boeing debilitado por la grave crisis que atraviesa su avión estrella.

Airbus en Cádiz

El acuerdo fallido de compra entre Boeing y Flyadeal supone el primer revés de un cliente de la aeronáutica, que sufre las consecuencias de los accidentes en el mar de Java en octubre de 2018 y en Etiopía en marzo de este año, que causaron en total 346 muertos.

La investigación no ha finalizado pero Boeing ha reconocido que los dos siniestros se produjeron por un fallo técnico en el software de control de vuelo, el denominado MCAS, para el que ha producido un paquete de mejoras que debe aprobar la Administración Federal de Aviación (FAA).

En mayo, Boeing dijo haber completado esa actualización del software y las pruebas correspondientes, pero a finales de junio la FAA encontró en él otro «riesgo potencial«, que ahora la compañía trabaja en resolver para que estos aviones puedan volver a volar.

Boeing tiene paralizadas las entregas del aparato a sus clientes pero sigue produciéndolo a un ritmo más lento, 42 unidades al mes, con la idea de acelerarlo a 57 mensuales una vez que la flota vuelva a estar operativa en todo el mundo.