Los andamios de obra son cada vez más visibles en Cádiz
Los andamios de obra son cada vez más visibles en Cádiz - NACHO FRADE
LABORAL

La construcción recupera el terreno perdido en la provincia

Florecen de nuevo las grúas en los cascos urbanos y el sector logra en solo tres años recortar su contingente de parados en 5.205 personas

CÁDIZActualizado:

Las grúas empiezan a poblar el paisaje de la provincia. Se trata de un síntoma evidente de recuperación económica tras una década de inactividad y paro. El ladrillo vuelve a florecer y uno de los mejores ejemplos es, por un lado, la demanda laboral y, por otro, las licencias de obras. Casi un centenar de viviendas se construyen en estos momentos en Cádiz capital a través de cinco promociones. El barrio de Loreto y el casco antiguo son las referencias de estos nuevos bloques de pisos. No ha sido fácil remontar el vuelo después de casi diez años de parálisis total y destrucción de empleo.

De nuevo, el mercado laboral gaditano precisa albañiles, pintores, electricistas…. y la prueba la encontramos en la estadística laboral de los últimos meses, donde 1.829 gaditanos han encontrado trabajo en el ladrillo. El sector de la construcción cerró el año 2016 con 19.632 desempleados a sus espaldas, mientras que en junio de este año, último dato oficial del que se tiene constancia, la cifra era de 14.427. Cabe destacar que entre junio de 2017 y junio de 2018 la cifra de parados en el sector de la construcción ha menguado en 1.977 personas. En solo tres años, por tanto, el sector ha logrado colocar a 5.205 desempleados. El presidente de la federación provincial de la construcción, Emilio Corbacho, ha admitido recientemente que la situación progresa de manera adecuada y ya se advierte una mejoría creciente, que permite afrontar con más optimismo el futuro del sector.

Aumentan las hipotecas

Otro de los síntomas que revela la mejoría es la firma de hipotecas. En lo que llevamos de año se han firmado en la provincia 3.612 operaciones de compraventa por valor de 363 millones de euros, lo que equivale a una media de 100.000 euros de préstamo.

Si en 2008, la construcción contaba con 55.150 ocupados en la provincia, en 2011, la mano de obra se situó en 31.000, un 43,7% menos, según un estudio regional del sindicato UGT. Desde la patronal el sector se ha puesto de manifiesto que la construcción tocó fondo, precisamente entre los años 2011 y 2014, y ha sido en 2015 cuando empezó una tímida remontada que se está consolidando en 2017. En el caso de Cádiz, las grúas han empezado a florecer en distintos puntos del mapa provincial. Así, ya es perceptible el movimiento en la costa y en la capital.

La Secretaría de Análisis Económico de UGT ha elaborado un informe sobre la evolución del sector en Andalucía y advierte de su mejoría pero, a la vez, recuerda también sobre los errores que nos llevaron a ese boom inmobiliario. Durante el periodo comprendido entre finales de la década de los 90 y 2007, la economía andaluza, al igual que la nacional, registró un continuado periodo de bonanza económica. Fruto de ello Andalucía llegó a encadenar catorce años consecutivos con crecimientos económicos por encima de la media estatal e incluso de la UE, lo que provocó importantes avances en materia de convergencia real con las regiones más desarrolladas de Europa.

En estos años, nuestra comunidad autónoma registró una tasa de crecimiento medio del 4,1%, tres décimas por encima de la obtenida para el conjunto del Estado (3,8%). Este importante periodo de desarrollo económico se basó en un modelo de crecimiento fuertemente intensivo en generación de empleo y sustentado en dos actividades carentes de consistencia a largo plazo, la demanda de consumo interno y la inversión en construcción o «boom inmobiliario».

Al tratarse de un modelo de crecimiento intensivo en creación de puestos de trabajo, rápidamente el aumento del Producto Interior Bruto (PIB) se trasladó a las cifras de empleo y Andalucía llegó a superar todos los récords históricos de ocupados en nuestra región, por encima de los 3.200.000 a mediados de 2007, de los cuales, prácticamente medio millón de ellos lo eran en el sector de la construcción de viviendas. Esta importante creación de puestos de trabajo, conllevaba el incremento de la renta disponible de las familias lo que, a su vez, se traducía en un mayor poder adquisitivo y, por ende, en un mayor presupuesto para la adquisición de bienes de consumo y de viviendas, principales actividades económicas de aquel modelo de crecimiento.

La situación ha cambiado. El último informe de Tinsa, empresa de tasación, destaca que el número de visados de obra nueva (primera y segunda residencia) en los municipios costeros de Andalucía con más de 10.000 habitantes se incrementó, según datos del Ministerio de Fomento, un 49% en 2017, hasta 5.533 licencias. Dos de los cinco municipios españoles de costa que más visados registraron el año pasado, excluyendo las capitales de provincia, se encuentran en la provincia de Málaga: Estepona (748 visados) y Mijas (386). Este último municipio prácticamente iguala las licencias registradas por la ciudad de Almería, la segunda capital andaluza con más visados (387), por detrás de Málaga (1.283).

Resulta llamativo el aumento en el volumen de licencias registrado en Estepona, que multiplicó casi por cinco la cifra de 2016, y también el de Marbella, donde el número de visados creció un 143%, hasta 284 visados de obra nueva. En la gran mayoría de tramos de costa andaluces los técnicos apuntan que se ha iniciado en alguno de los municipios nuevos proyectos de vivienda vacacional. Tan solo en la zona entre Níjar y Aguadulce (Almería), en Algeciras y en La Línea se señala que no hay nuevas promociones en marcha.