José Manuel Sánchez Guzmán.
José Manuel Sánchez Guzmán. - Rota al día
ELECCIONES MUNICIPALES 2019

El candidato de Vox para Rota echa de menos las peleas de americanos y que «dejen los billetes»

José Manuel Sánchez Guzmán pide que se excluya de la bolsa de trabajo municipal a quien no sea roteño

Actualizado:

Vox sigue manteniendo en la campaña de las elecciones municipales su estrategia de buscar la sorpresa con declaraciones, cuanto menos, inesperadas. En esa línea se ha movido el candidato por la formación de Santiago Abascal a la Alcaldía de Rota, José Manuel Sánchez Guzmán, que en su acto de presentación ha reivindicado las «peleas de los americanos» de la Base como un signo de prosperidad en el municipio, a la vez que pedía que se excluyera del trabajo para el Ayuntamiento «a gente de fuera» de la localidad.

Según una información publicada por Radio Cádiz, en su presentación, el candidato (que es Policía Local) se ha quejado de que «los americanos (de la Base) no están en la calle, y llevamos cuatro años que el pueblo está muerto. ¿Dónde están los americanos, por qué se van para El Puerto?» En el mismo tono se ha preguntado «¿Dónde están las peleas, dónde están los americanos dejando los billetes

Sin abandonar el tema de la Base, y pese al carácter ultranacionalista de la formación, se ha quejado de las protestas de los trabajadores españoles de la Base de Rota. «¿Por qué permiten que un conflicto laboral corte la Base todas las mañanas?»

Empleo sólo para los roteños

En el mismo tono, según Radio Cádiz, Sánchez Guzmán ha abundado en que «nosotros no vamos a permitir que con dinero público venga gente a trabajar de fuera», en relación a que habría personas prestando servicios al Ayuntamiento de Rota que no fuesen naturales de la localidad. «Hay gente trabajando en nuestras calles, en la limpieza, de fuera de la localidad. Y cuando les pregunta un turista un sitio del pueblo, no saben indicarle», ha dicho con notable indignación.

Como quiera que la Constitución prohíbe lo que el candidato de Vox propone, ha sugerido que una ingeniosa forma de discriminar a los aspirantes a un puesto para trabajar para el Ayuntamiento sería hacer un examen, «y en el examen metes preguntas cómo ¿dónde está la biblioteca, dónde está el Bar Betis o dónde está Asuntos Sociales?, y ahí te cargas a los de fuera».