FITUR 2019

Cádiz: 3.000 años que lo son todo

Cádiz vive su mejor momento turístico con una oferta completa que va desde las playas hasta su rico patrimonio arquitectónico

Actualizado:

Cádiz es la ciudad más antigua de Occidente, un trozo vivo de historia, patrimonio y cultura que cabe en más de 3.000 años de civilizaciones que han dejado una impronta que ha contribuido a forjar el carácter de su gente. Una ciudad trimilenaria que, pese a su longevidad no huele a rancio añejo, sino que ha sabido reinventarse con una oferta paisajística, patrimonial, histórica, gastronómica, de cultura y de ocio para ser uno de los destinos más pujantes del panorama nacional.

Sí, Cádiz está de moda. Y no es una frase caprichosa, sino que la llenan de sentido los visitantes que ha recibido a lo largo de 2018, que han superado el millón. No es casualidad que un portal como Trip Advisor haya elegido Cádiz como destino emergente, ni que la televisión alemana ensalce el patrimonio de la ciudad y anime a visitarla como terapia contra la tristeza. Entretanto, crece el interés del mercado japonés y continúan en aumento las escalas de cruceros.

Tampoco es casualidad que un medio tan prestigioso e influyente como el ‘New York Times’ haya seleccionado a Cádiz como uno de los 52 mejores destinos del mundo para visitar este año, haciendo una mención muy especial a la nueva gastronomía, al ambiente y a la vida en una ciudad que es más habanera que madrileña, pues Cádiz lleva a gala haber sido siempre puente entre Europa y América.

Mucho más que sol y playa

Puede decirse que el turismo en Cádiz vive el mejor momento de su historia. Pero eso no es gratuito, sino que es fruto de un arduo trabajo para demostrar que Cádiz es mucho más que sol y playa, por desestacionalizar la oferta y promocionar la ciudad como destino los 365 días del año. Y lo más llamativo es que se ha hecho a través de un modelo de turismo responsable y sostenible, que cuida el medio ambiente y que es compatible con el desarrollo de la vida cotidiana de los vecinos y vecinas de Cádiz. Una cuestión ésta que no es baladí, ya que sería injusto no reconocer que la gente de Cádiz es en sí misma uno de los grandes atractivos con los que cuenta la ciudad a nivel turístico.

Como se ha dicho, Cádiz no es solo sol y playa, pero también lo es. Y es que su clima envidiable y sus más de siete kilómetros de playa de arena blanca en el mismo entorno urbano no dejan a nadie indiferente. La Caleta, Santa María del Mar, La Victoria y Cortadura, cuatro playas en las que ondea la Bandera Azul de los Mares Limpios de Europa por la calidad de sus aguas y de sus servicios. Playas que no aportan solo sol, mar y espectaculares puestas de sol, sino que también acogen actividades deportivas y de ocio durante los meses de verano, que culmina cada año con el tradicional Entierro de la Caballa en La Caleta.

Cádiz goza también de un rico patrimonio histórico y monumental, por lo que se ha potenciado un Plan Estratégico de Patrimonio Histórico que se ha convertido en un referente estatal y que ha sido una inspiración para otros municipios.

Cádiz es una ciudad para vivirla a través de su gente, su gastronomía, su cultura y su arte, donde se impulsa durante todo el año un amplio programa de actividades de ocio para no dejar un resquicio al aburrimiento, abarcando rutas gastronómicas, exposiciones y conciertos que recorren todas las músicas e invaden espacios emblemáticos de la ciudad como la plaza de la Catedral o el castillo de San Sebastián, con el flamenco inundando patios y plazuelas mientras el Carnaval se escabulle de febrero para llenar de coplas el centro histórico y el paseo marítimo en verano.

Cádiz es su puerto y es luz de mar. Una luz intensa que irradia energía, fuerza, alegría y que se adentra por las callejuelas del casco histórico de la ciudad llenando de color esquinas que aguardan ser descubiertas por el visitante, como el Yacimiento Gadir, espacio que atestigua la historia trimilenaria de Cádiz y que desvela cómo era la vida fenicia en la ciudad. O como el Teatro Romano, reabierto al público y capaz de acoger las mejores representaciones de obras clásicas.

Cádiz pone todos sus recursos patrimoniales, medioambientales, su historia, su cultura, folklore, gastronomía y también a su gente al servicio de una programación para todo y para todos, capaz de ofrecer al visitante doce meses para vivir 3.000 años de historias que no dejan a nadie indiferente.