El vídeo hace que el espectador se sienta dentro de la aeronave. - L.V.
VÍDEO ARMADA

A bordo de un avión caza de la Armada Española

Un espectacular vídeo dentro de un Harrier da idea de lo que viven estos pilotos de la Novena Escuadrilla de Aeronaves, situada en la Base Naval de Rota

CádizActualizado:

Su espectacular sonido de motor y su despegue y aterrizaje vertical los hacen fácilmente reconocibles y muy especiales. Los aviones Harrier de la Novena Escuadrilla de Aeronaves, localizados en el hangar 9 de la Base Naval de Rota, son los únicos de caza y ataque con los que cuenta la Armada.

Su misión es ser el «vector de la Fuerza Naval en que se encuentre encuadrada, así como desarrollar cualquier otra misión diurna o nocturna que se le pueda encomendar dentro de sus capacidades», asegura la Armada, que ha publicado en una de sus redes sociales, concretamente Twitter, un espectacular vídeo grabado desde dentro de la cabina de uno de estos aviones AV-8B Harrier II Plus.

Once pilotos de Harrier

Unos 135 militares de los cuales solamente 11 son pilotos y doce aviones caza componen la Novena Escuadrilla de la Flotilla de Aeronaves de la Armada (FLOAN). Una dotación que, tal y como asegura en su web, tiene como «segunda casa», el buque de acción estratégica 'Juan Carlos I', «que es nuestra razón de ser y desde el que operamos siempre que participa en cualquier ejercicio o misión, tanto nacional como internacional con nuestros aliados».

Los Harrier II Plus de la Novena Escuadrilla tienen como labores realizar tareas de ISR (identificación, vigilancia y reconocimiento de objetivos de interés); CSAR ('Combat Search and Rescue' o búsqueda y rescate de combate); llevar a cabo Patrullas Aéreas de Combate (CAP) en defensa de la Fuerza Naval dentro de las capacidades del avión asignado; realizar reconocimiento armado y ataques contra objetivos navales y terrestres, usando todo tipo de munición disponible; apoyo aéreo cercano (CAS) a una fuerza desplegada en tierra; mantener la capacidad para realizar misiones a bordo de portaaviones y otros buques con capacidad aérea, así como desde bases avanzadas; escoltar a helicópteros u otras aeronaves y mantener la capacidad de efectuar misiones prolongadas utilizando la posibilidad de reabastecimiento en vuelo del avión.