El Juan Sebastián Elcano, buque escuela de la Armada Española.
El Juan Sebastián Elcano, buque escuela de la Armada Española. - Antonio Vázquez
JUAN SEBASTIÁN ELCANO

La bandera del Juan Sebastián de Elcano se bendice en la iglesia de Santa Ana de Triana

En una de sus capillas, Magallanes rezó junto a sus marineros antes de salir a realizar la proeza de dar la vuelta al mundo

CádizActualizado:

El próximo viernes 9 de agosto a las 20:30, se celebrará una Misa en la iglesia de Santa Ana de Triana (Sevilla) donde se bendecirá la bandera del buque escuela Juan Sebastián de Elcano. La ceremonia será oficiada por el Arzobispo de Sevilla y Arzobispo Castrense. A este acto podrán asistir todos los ciudadanos que lo deseen.

La capilla donde se encuentra la Virgen de la Victoria tiene gran relevancia. Ante esta talla, Magallanes con sus marineros rezó antes de salir a realizar la proeza de dar la vuelta al mundo con la expedición Magallanes–Elcano. Este acto supone una ocasión para rememorar el 500 aniversario de la bendición, ante la imagen de Santa María de la Victoria, de las banderas entregadas por Carlos I a Fernando de Magallanes para ser izadas en las naos de la expedición.

La iglesia de Santa Ana

Comenzó a construirse en el año 1266 por orden del rey Alfonso X. Su origen se debe, según reza la inscripción de uno de sus muros, a la curación del monarca de una enfermedad que padecía en los ojos mediante la intervención milagrosa de Santa Ana. En un principio esta iglesia debió estar fortificada, ya que fue la primera que se levantó extramuros de la ciudad tras su reconquista, conservándose los característicos remates almenados sobre las cubiertas de sus terrazas.

El 10 de agosto de 1519, capitaneadas por Fernando de Magallanes, cinco naos (Santiago, San Antonio, Trinidad, Concepción y Victoria) con 239 tripulantes, parten desde el muelle de las Mulas en Sevilla, cerca del lado oeste del actual puente de San Telmo.

La expedición promovida por la Corona española llevaba el objetivo de abrir una ruta comercial por occidente hasta las islas de las especias, las Molucas, donde radicaba uno de los comercios más lucrativos del momento. Para ello, y poniendo sus proas siempre a poniente debían encontrar un paso o estrecho que uniera los dos grandes océanos del mundo hasta entonces desconocidos.

Los tripulantes de la Armada vivieron toda suerte de vicisitudes que llevaron a muchos a perder la vida, entre ellos Magallanes, el impulsor del proyecto que no llegó a ver el final de la empresa, muriendo el 27 de abril de 1521 en la isla de Mactán sorprendido por un grupo de indígenas filipinos.

Los expedicionarios eligieron como sustituto de Magallanes para capitanear el viaje de regreso a Juan Sebastián Elcano, quién junto a tan solo 17 de los hombres al límites de sus fuerzas culmina la primera vuelta al mundo a bordo del único de los cinco navíos, la Nao Victoria, que tras recorrer más de 14.460 leguas (más de 37.500 millas náuticas), arriban a Sevilla el 8 de septiembre de 1522.

Durante tres años la expedición atravesó los tres océanos y bordeó otros tantos continentes, y aunque no era el objetivo principal, se demostró que la tierra era esférica, completándose así la primera circunnavegación de la Tierra de la historia.