A. Vázquez

El 'Audaz', preparado para el combate

Navantia ha entregado el quinto Buque de Acción Marítima a la Armada Española en el Arsenal de La Carraca

San FernandoActualizado:

Dos años y tres meses después de su puesta de quilla y 16 meses más tarde de su botadura, el Buque de Acción Marítima (BAM) 'Audaz' se ha llenado de vida a mediodía de este viernes en el muelle San Fernando del Arsenal de La Carraca.

Allí, bajo la mirada de las aguas de la Bahía, que han visto y vivido todo el proceso de construcción de este buque y por donde realizó sus pruebas de mar el pasado mes de julio, ha tenido lugar el acto de entrega a la Armada del P-45 (como marca su numeral de costado). Una ceremonia que ha estado presidida por la presidenta de Navantia, Susana Sarriá Sopeña, el secretario de Defensa (SEDEF), Ángel Olivares Ramírez, el Almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada (AJEMA) Teodoro López Calderón, la alcaldesa de San Fernando, Patricia Cavada, el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Manuel Jiménez Barrios y el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis y que ha comenzado pasadas las 12.30 horas de este último viernes de julio.

Revisión, entrega y toma de posesión

Las 46 personas que componen la dotación del 'Audaz' (seis oficiales, diez suboficiales y 30 de marinería), a cuyo mando se encuentra el capitán de corbeta Emilio Damiá Marqués, han esperado el momento de atravesar el portalón de popa y ocupar sus puestos en el quinto Buque de Acción Marítima de la Armada, que tendrá su base en el Arsenal de Cartagena.

Algo que ha ocurrido pasadas las 13.00. Antes y mientras la banda de música del Tercio del Sur interpretaba 'Ganando barlovento', los interventores de la Armada, entre los que se encontraban el jefe del programa BAM y el del Instituto de Crédito Oficial, junto con el interventor del barco, han subido a realizar la última inspección previa a su entrega a la Armada.

Una entrega que se ha realizado en dos partes. Primero, el director de los astilleros de Navantia en la Bahía de Cádiz, Pablo López, ha entregado el 'Audaz' al director general de Armamento y Material (DIGAM), el almirante Santiago Ramón González Gómez. Para, después, el DIGAM entregárselo al jefe del Arsenal de Cádiz, el vicealmirante Enrique Torres Piñeyro, como representante de la Armada. Sendas entregas que se han ratificado a través de la firma de documentos en el mismo muelle para así atestiguarlo.

Tras la entrega del buque, el capitán de corbeta Emilio Damiá ha tomado posesión del barco, jurando «por su conciencia y honor guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado». Seguidamente, el comandante del 'Audaz' ha sido el encargado de sujetar la bandera (que posteriormente se ha izado a popa del BAM) mientras el capellán castrense de Cádiz la ha bendecido.

Uno a uno, los 46 miembros de la dotación del nuevo buque de acción marítima de la Armada han ido subiendo al 'Audaz' y formando en su cubierta. Y, después del izado de bandera, han cantado el himno de la Armada.

El acto ha terminado con un desfile militar de la Fuerza presente, compuesta por personal del Arsenal de Cádiz, una escuadra de gastadores de Infantería de Marina y la banda de música del Tercio del Sur. Y con el embarque en el 'Audaz' de todas las autoridades civiles y militares presentes, siendo el primero en subir al buque el secretario de Defensa, Ángel Olivares.

El cuarto 'Audaz' de la Armada

El 'Audaz' es el primero de los dos buques que componen la extensión de la primera serie de cuatro BAM que la empresa Navantia ha construido en el astillero de San Fernando. Solo el 'Furor', gemelo del 'Audaz' y sexto buque de la serie, se ha fabricado en Ferrol y está previsto que se entregue a la Armada a finales de este año. Los 30 meses de construcción del 'Audaz' en la factoría isleña han supuesto más de un millón de horas de trabajo tanto para Navantia como para la industria auxiliar naval. Respecto a la dotación económica, en 2014 el Consejo de Ministros aprobó una inversión de 333 millones de euros para la construcción de estos dos últimos buques de acción marítima.

Este es el cuarto buque de la Armada Española en ser bautizado como 'Audaz'. Los tres anteriores fueron un cañonero de 1881, un contratorpedero que se utilizó como buque escuela y acabó asignado a la aeronáutica naval en el año 1921 y un torpedero que dio nombre a su clase y que fue transformado en fragata rápida antisubmarina integrada en la 31ª escuadrilla de escoltas.

El BAM 'Audaz' podrá acoger una Unidad Aérea Embarcada (UNAEMB) dotada de un helicóptero SH60B o AB212 que refuerce sus capacidades de vigilancia y de defensa contra otras embarcaciones en el mar. La composición normal de este equipo es de 17 personas, cuya misión principal es la operación y el mantenimiento del helicóptero.

En las operaciones de Seguridad Marítima, además embarca un Equipo Operativo de Seguridad (EOS) perteneciente a las unidades de la Fuerza de Protección de la Infantería de Marina para reforzar la seguridad del buque. Estos infantes de Marina también refuerzan la capacidad del buque para realizar operaciones de interdicción marítima (MIO), destinadas a imponer la prohibición en el tránsito de personas y mercandías dentro de un área geográfica definida y que, normalmente, consisten en la interceptación y, si es necesario, el abordaje de buques para verificar su carga, todo ello en apoyo de sanciones de tipo económico o militar que hayan sido previamente impuestas.

Lucha contra la piratería

La principal función de los BAM son este tipo de operaciones o, en su concepto más amplio, las operaciones MSO ('Maritime Security Operations' en sus siglas en inglés), de seguridad marítima, que la Armada define como «actuaciones concretas contra las amenazas, riesgos y actos ilícitos intencionados que ponen en peligro los intereses marítimos nacionales, y que pueden ser realizadas de manera autónoma o en colaboración con otras agencias». Dichas operaciones se enmarcan en seis tipos: vigilancia marítima, protección de las líneas de comunicación marítimas, lucha contra la proliferación de armas de destrucción masiva, lucha contra la piratería y los tráficos ilícitos, lucha contra el terrorismo por vía marítima y protección de infraestructuras críticas.

Los otros cuatro buques de acción marítima de la Armada participan de forma habitual en la operación ‘Atalanta’ de lucha contra la piratería en el océano Índico. Preparado para combatir las amenazas asimétricas, los casi 94 metros de eslora del 'Audaz' ya surcan los mares a una velocidad de 22 nudos para cumplir con las misiones que se le encomienden.