Inmigrantes magrebíes que llegaron a la playa de Cortadura el pasado 4 de abril. Seis de ellos ya habían sido devueltos a Marruecos dos semanas antes.
Inmigrantes magrebíes que llegaron a la playa de Cortadura el pasado 4 de abril. Seis de ellos ya habían sido devueltos a Marruecos dos semanas antes. - ANTONIO VÁZQUEZ
PROVINCIA

Alertan de que el número de pateras que llegará a Cádiz se duplicará o triplicará este año

La presión de las mafias que se dedican a la inmigración irregular no cesa. Al menos unos cuatro millones de personas esperan en África el momento para embarcar hacia España

La presión policial ha desviado el punto de partida desde Tánger hacia Larache o Casablanca. Algunos parten desde allí hacia el océano con destino a Cádiz capital

Actualizado:

La actuación de las mafias que se dedican a traficar con personas al otro lado del Estrecho continúa. En los últimos meses la llegada de pateras a las costas de Cádiz ha sido menor a las embarcaciones que alcanzaron tierra española o fueron interceptadas en alta mar el pasado año, sin embargo, esta disminución podría responder más a otro tipo de circunstancias que no garantizan en absoluto que esta tendencia se mantenga en esos niveles. Muy por el contrario, las previsiones que manejan los expertos en este asunto indican que la presión migratoria irá a más según avancen los meses hasta el verano. Según ha podido saber este periódico, esta es la advertencia que se está dando desde el Frontex, el organismo internacional que promueve, coordina y desarrolla la gestión de las fronteras europeas a las fuerzas policiales que se dedican a auxiliar, controlar y expedientar a todas las personas que llegan de manera irregular a nuestras costas.

El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, aseguraba este lunes a los medios que la situación está bajo control y que el número de embarcaciones que trasladan a inmigrantes ilegales ha disminuido estos primeros meses del año con respecto a 2018. Sin embargo la advertencia tras haber analizado la situación actual en los países de origen está sobre la mesa. Según indican, las causas de este recorte podría responder a motivos perentorios como las condiciones climatológicas pero, sobre todo, a un mayor control policial que está ejerciendo actualmente Marruecos en las habituales zonas de salida como es por ejemplo Tánger. Una circunstancia que, como suele ocurrir, varía según las negociaciones políticas o económicas que estén en marcha o que van cambiando también por la propia presión migratoria que esté dispuesta a soportar el país alauita en su territorio por los cientos de miles de ciudadanos que les llegan desde el resto de África con la esperanza de cruzar a Europa. En cuanto a esto último, las fuentes consultadas apuntan que podría haber unos cuatro millones de personas esperando al otro lado de la orilla para poder embarcar y poner rumbo a España. Seres humanos que están en riesgo de ser captados por las mafias que les prometen esa supuesta vida mejor a cambio de engaños, extorsiones, y por supuesto, mucho dinero por cada uno de esos 'pasajes'.

Directos a Cádiz capital

Otro de los asuntos que se ha cuestionado estos últimos días es si se está produciendo un cambio en la ruta habitual de estas embarcaciones. La llegada (detectada) de tres de estas pateras a Cádiz capital en solo unas semanas ha causado importantes sospechas al respecto. Según ha declarado también el ministro no existe tal cambio de travesía pero los especialistas consultados por este medio sí ven muy posible este extremo. La razón vuelve a ser la misma. El endurecimiento de los controles policiales en la costa marroquí ha ocasionado que las mafias monten a sus 'clientes' en embarcaciones en una zona de salida más al oeste. De Tánger hacia Larache, Rabat e incluso Casablanca. Esto hace que salgan directamente al océano y que, aunque la travesía es algo más larga, no vayan por el Estrecho y no sean detectados tan fácilmente (en el caso de los magrebíes eso supone ser devueltos), por lo que llegan a otros puntos como San Fernando o Cádiz en un tiempo estimado de unas veinte horas.

Además, se ha barajado la posibilidad de que también estén siendo desembarcados a las pateras en alta mar desde 'nodrizas' (recreativas, arrastrareros...). Sin embargo, las que han llegado hasta Cádiz han sido barcos de madera y no neumáticas que son el tipo de lanchas que pueden llevar a bordo estas recreativas antes de soltarlas al mar. Ese sí podría haber sido el caso de la panelable con 43 inmigrantes que fue interceptada este domingo cerca de Camposoto y desembarcada en Puerto América (Cádiz) donde viajaban 30 menores que llegaron en perfecto estado de salud.

Llama además la atención otras dos circunstancias. En todos estos casos los inmigrantes interceptados en Cádiz han sido magrebíes, por lo que ese cambio de ruta pueda ser un nuevo 'modus' para intentar eludir los controles, y por otro, una evidencia muy clara: la persistencia. Un tercio de los detenidos frente a Cortadura, ya habían sido interceptados y devueltos a Marruecos vía Ceuta tras la llegada de otra patera exactamente igual en la misma zona dos semanas antes. La información que se maneja es que hay un gran movimiento migratorio desde Sáhara o países en conflicto comoSiria y que en las zonas costeras hay un elevado número de embarcaciones listas y varadas para salir al mar.

Todas y otras circunstancias han motivado que desde los organismos autorizados se esté alertando para que se tomen las medidas oportunas y no se repitan las impactantes imágenes de colapso del pasado año.