El desgaste en la convivencia es una de las principales causas de rupturas
El desgaste en la convivencia es una de las principales causas de rupturas - LA VOZ
PROVINCIA

«Se acabó el amor»

Los divorcios suben en Cádiz y marcan un récord en 2017 con 2.406 expedientes de nulidad

El 74% de las rupturas ha sido de mutuo acuerdo después de unos diez años de media de matrimonio

CÁDIZActualizado:

Los divorcios se imponen a las separaciones, pero aún no superan a los matrimonios. Las nulidades matrimoniales se han disparado en los últimos tres años en la provincia iniciando así una escalada que se vio frenada por los efectos de la crisis. La última estadística del INE revela que los juzgados gaditanos resolvieron el pasado año 2.406 expedientes de divorcio, la mayoría de ellos, 1.785, el 74%, de mutuo acuerdo. Por su parte, los expedientes de separación que se acordaron fueron solo 163.

Las parejas prefieren cortar por lo sano y poner punto y final a una relación donde la llama del amor se apagó hace años. Quienes optan por la separación son parejas que dejan abierta la puerta a una posible reconciliación. De momento, el número de enlaces en la provincia es superior al de rupturas. Así, los datos provisionales del INE arrojan que 4.735 parejas dieron el «sí quiero» el año pasado.

Los despachos de abogados, especializados en Familia, son auténticos fedatarios de esta situación cada vez más generalizada y normalizada en las relaciones de pareja. No hay vuelta atrás. El despacho Ruiz Trujillo, con oficinas en Jerez y Cádiz, se encarga de la tramitación y se advierte, según sus socios, un aumento de divorcios desde 2013. Son las mujeres las que suelen dar el paso y aunque la mayoría de los conflictos se arreglan de mutuo acuerdo, «las diferencias surgen a la hora del reparto de cargas». No es lo mismo un divorcio con hijos menores y deudas, que uno sin hijos y con los dos cónyuges en el mercado laboral.

Principales motivos

Los últimos datos revelan como la curva de los divorcios en Cádiz marca una línea ascendente desde 2013 con 2.359 expedientes, mientras que la línea de las separaciones se mantiene en un discreto equilibrio con 161 casos tramitados ese mismo año. Pero, ¿por qué se llega a romper con la relación?. La famosa frase que pronuncia el sacerdote en el altar durante la celebración de este sacramento «hasta que la muerte os separe» queda bajo sospecha a tenor de la estadística. Las causas que generan más divorcios son el  dinero (escasez, despilfarro, mala administración), la infidelidad, el aburrimiento y la violencia (física o mental).

Los despachos consultados por LA VOZ coinciden en señalar que los roces en la convivencia son el origen del deterioro de la relación. Si la situación no se remedia a tiempo otros componentes, como el económico y la desconfianza, terminarán por dinamitar la afectividad. La reforma legislativa que puso en marcha los llamados «divorcios express», que permite divorciarse sin necesidad de que haya una separación previa, ha disparado los divorcios en España desde que la ley entró en vigor en 2005, además, el divorcio ya no es competencia exclusiva del juzgado sino que un notario, a través de una asistencia letrada, también puede dar por finiquitada una relación.

Los matrimonios mantienen su distancia de las separaciones con 4.735 enlaces celebrados en Cádiz el pasado año

En el caso de Cádiz, las parejas que optan por el «no quiero» han permanecido una media de diez años casadas. El perfil es variado, aunque el mayor número de rupturas sucede entre los 40 y los 49 años, tanto en hombres como en mujeres, aunque la edad media es mayor en los varones (43,2 años). A la hora de casarse, la mayoría de los contrayentes son solteros, aunque en el caso de los hombres el 4,4% eran divorciados y el 0,6% viudos, mientras que entre las mujeres apenas el 3,7 por ciento eran divorciadas y el 0,3% viudas. La mayoría de los matrimonios rotos (51,3%) tienen hijos menores de edad (el 29,8% tienen sólo un hijo) y el 44,9% no tienen hijos.

En el plano nacional, a lo largo de 2017 un total de 102.341 parejas decidieron separarse e interrumpir su convivencia, una cifra que se mantiene prácticamente estable con un aumento del 1% respecto al año anterior. De ellas, 97.960 fueron divorcios, un 1,2% más; 4.280 separaciones, que descendieron un 1,7%; y 100 nulidades, con una caída del 14,5%.

Cargas familiares

En las separaciones de las parejas con hijos su custodia recayó en la madre, en un 65% de los casos; en el 30,2% fue compartida; solo en el 4,4% fue asumida por el padre; y en el 0,4% se otorgó a otras instituciones o familiares, porcentajes similares a los de 2016. La pensión alimenticia se asignó en el 57% de las rupturas y recayó en el padre en el 71% de estas. Lo mismo ocurre con la pensión compensatoria que, aunque solo se fijó en el 10% de los casos, en casi todos ellos el pago le correspondió al esposo.

En el 43% de los casos las parejas que se rompieron no tenían hijos y en el 46% tenían solo menores de edad. Algo más de una de cada cuatro parejas que se separó solo tenía un hijo.

Las cifras difundidas reflejan que en España 2,2 de cada mil habitantes se separan tras permanecer juntos una media de 16,6 años, con importantes diferencias que van desde los 6,5 años que pasan juntos de media las parejas que se disuelven por nulidad, los 16,4 años de las que se divorcian y los 22,7 años de las que se separan.