SUCESOS

Y la noche de copas por Cádiz terminó en la Jefatura

La Policía Local detiene a un funcionario de prisiones que se hizo pasar por policía en una conocida discoteca y dijo que llevaba encima una pistola

Actualizado:

Lo que iba a ser una noche de diversión con amigos por Cádiz aprovechando el buen ambiente del Paseo Marítimo por la celebración del Trofeo Carranza terminó para un sevillano, funcionario de prisiones, de una forma bien distinta: detenido en la Jefatura y acusado de varios delitos.

Eran alrededor de las siete de la madrugada cuando la sala de la Policía Local recibe un aviso de que hay una persona causando molestias en este conocido pub del Paseo. Según aseguran los vigilantes del establecimiento, esta persona estaba incomodando al resto de los clientes que a esa hora permanecían en la discoteca y por este motivo decidieron echarlo de la sala. Es entonces cuando ya en la puerta, este individuo comienza a decirles bastante alterado que es policía y que además lleva una pistola guardada en su mochila. Ante el cariz que empezaba a tomar la situación, los vigilantes deciden llamar de inmediato a los agentes municipales para que sean ellos quienes intervengan. Además acuden al aviso dos radiopatrullas de la Policía Nacional.

Una vez allí intentan tranquilizarlo y como es prioritario en estos casos le intervienen rápidamente la pistola que llevaba, una Glock 19. También portaba hasta tres identificaciones. Dos de funcionario de prisiones y, según apuntan algunas fuentes, otra más, una modificada de Policía Judicial. En cuanto a la tenencia del arma se comprueba que sí tiene licencia. Se trata de una tipo B, el permiso que se le da bien a particulares que la solicitan y pasan las pruebas pertinentes o bien a gente que demuestra que puede estar amenazada. No es por su condición de funcionario de prisiones por lo que porta el arma sino por una de las dos opciones mencionadas. La tipo A es la que tienen los policías, guardias civiles, funcionarios de Vigilancia Aduanera o fuerzas militares, por lo que en su caso no hubiera sido posible.

Los agentes toman declaración a los testigos para recabar pruebas y se llevan al sujeto detenido. Según ha informado el Ayuntamiento, como presunto autor de los delitos de usurpación de cargo público, desacato a la autoridad y desorden público. Sin embargo, el arrestado se acogió al derecho que tiene todo ciudadano de 'habeas corpus', al considerar que ha sido detenido de forma ilegal. Por tanto, y según apuntan fuentes consultadas, una vez oído en declaración y vistas las diligencias es el juez el que entiende que ha podido ser autor de los delitos de resistencia, un delito leve de uso indebido de insignias y amenaza grave. La investigación policial sigue abierta para esclarecer las circunstancias de este incidente.