POLÉMICA

Policías locales denuncian la orden de «interceptar» el autobús de Hazte Oír en cuanto entrara en Cádiz

Un sindicato señala que la orden «que no sabemos de dónde ha partido», aunque apuntan a Kichi, responde a cuestiones «partidistas e ideológicas»

Actualizado:

Destinar recursos para impedir una situación que puede que nunca llegue. Agentes de la Policía Local de Cádiz, encuadrados en el 'Sindicato Policía Local Cádiz', han denunciado que se les ha dado la orden de intercpetar un autobús «con láminas publicitaria de 'HOBUS' (es decir el autobús de la asociación ultraconservadora Hazte oír). Este sindicato apunta a «razones puramente partidistas o ideológicas» para tomar esta decisión.

Según indican en un comunicado, «sobre las nueve de la mañana del día de ayer (por el jueves) nos hemos sorprendido con una orden de servicio, orden que no sabemos con seguridad de donde ha partido, aunque todo apunta a nuestro sr. alcalde, máximo responsable de la Jefatura de la Policía Local». El decir, los agentes sospechan que la orden manó directamente de José María González, Kichi.

Prosigue el comunicado en que «dicha orden decía que, tras tener conocimiento de la llegada a la ciudad de un autobús con láminas publicitaria de 'HOBUS' y que pudiera circular cometiendo una posible infracción administrativa, disponía para que se proceda a través de dos patrulleros a la vigilancia y control de acceso a la ciudad, en concreto se controlara los carriles de accesos a la ciudad de los dos puentes, todo ello al objeto de que una vez localizado, fuera interceptado a la entrada a la ciudad, para su inspección, denuncia y en su caso su inmovilización».

En otras palabras, se requería a los agentes que vigilaban la llegada del autobús y que buscaran alguna razón para inmovilizarlo. Algo parecido sucedió en Valencia, en donde se inmovilizó el autobús de la asociación ultracatólica.

El «50% de los recursos» para cumplir la orden

Los agentes lamentan que «los dos patrulleros dispuesto para cumplir dicha orden han permanecido casi la totalidad del turno de mañana, también que debido a ello, se ha dispuesto del 50 % de los vehículos de servicios que contaban para toda la ciudad, es decir, se ha destinado estos recursos para cumplir una orden cuyo fin es denunciar una hipotética infracción administrativa». Los agentes, asimismo, denuncian que la situación se ha producido «con el beneplácito de nuestros mandos orgánicos, que entendemos no han valorado la proporcionalidad de utilizar los recursos públicos disponibles en esos momentos para el cumplimiento de una orden de estas características».

«Entendemos que en absoluto está justificado disponer de dos patrulleros casi un turno entero para intentar denunciar una hipotética infracción administrativa, a no ser claro está, que el interés sea otro, que lo que se pretenda más bien, sea impedir que dicho vehículo circule por esta ciudad por cuestiones más bien partidistas o ideológicas», apunta con dureza el comunicado de los agentes, que se preguntan con ironía «qué hubiera ocurrido si la orden hubiese partido de otra persona o la decisión de permanecer allí durante toda la jornada, para denunciar una posible infracción administrativa, hubiera partido de los propios agentes». «Seguramente no lo permitirían y nos dirían que estamos infringiendo los principios de eficacia y eficiencia en la utilización de los recursos públicos».