Fray Pascual Saturio, momentos antes del inicio de la vista
TRIBUNALES

La Patrona de Cádiz no está sola

Tensión a la salida de los representantes de Europa Laica, que fueron abucheados

CÁDIZActualizado:

Que la Virgen del Rosario es más que una imagen ha quedado de sobra demostrado este viernes con los sentimientos mostrados por los gaditanos ante una cita que, como era de esperar, ha levantado gran expectación. En el juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Cádiz, en el edificio Proserpina en plena Avenida de Andalucía, se reunían fieles, devotos y hermanos de la archicofradía del Rosario para apoyar a la Patrona de la ciudad. Iba a comenzar la vista oral en la que acusación y defensa expondrían sus conclusiones con respecto a la demanda interpuesta por Europa Laica por la concesión de la Medalla de Oro de la ciudad a la Virgen del Rosario. Desde este jueves las redes sociales eran un clamor en favor porque la Alcaldesa Perpetua mantenga esta distinción que otorgó el Pleno del Ayuntamiento de Cádiz.

Media hora antes del inicio de la vista más de medio centenar de personas se concentraban ante la sala que permanecía cerrada ya que dentro se celebraba otra causa. A la hora prevista se abrieron las puertas y llamaron en primer lugar a las partes implicadas. El comienzo de la sesión se retrasaba mientras que el juez pedía que salieran de la sala las personas sin asiento. Decepción y a la vez resignación entre los numerosos devotos de la Virgen que tuvieron que permanecer fuera a la espera de la finalización de la vista oral.

Comenzaba la sesión con la intervención del letrado de Europa Laica que en esta vista final solo comentó que se reafirmaba con el contenido de la demanda. Fue un discurso breve tras el cual el juez dio paso a la defensa. En esta ocasión junto a Martín José García se encontraba el letrado del Ayuntamiento de Cádiz, José María Rosso quien tomó la palabra para incidir en que se adhería al escrito de contestación a la demanda formalizado por Martín José García en nombre del codemandado, el padre Pascual. Hacía referencia en primer lugar a que Europa Laica no acredita interés ni relación con la ciudad de Cádiz. Igualmente el letrado señalaba que «la medalla no se le concede a una imagen o talla sino a una de las advocaciones de la Virgen que es la Virgen del Rosario y a través del padre Pascual Saturio y la entidad solicitante que tiene entidad jurídica propia al igual que otras asociaciones o cofradías». Rosso terminaba con la petición por parte del Ayuntamiento de que se desestimara la demanda.

Fue entonces cuando quiso responder la acusación pero, a pregunta del juez, la defensa no lo permitió puesto que en la vista oral solo está previsto una única intervención en la que debían exponer sus conclusiones. Comenzaba el alegato final de Martín José García, acompañado por Javier García Marichal como letrado auxiliar. En primer lugar el abogado solicitó la aportación de los expedientes de concesiones de honores y recompensas registrados en los archivos del Ayuntamiento a otras imágenes sagradas como son los casos del Nazareno de Santa María, la Virgen de la Palma, la Virgen del Carmen... Esta prueba ya fue admitida y requerida el pasado mes de junio y es fundamental para el devenir del caso. Sobre esta cuestión el juez titular ha determinado un plazo de diez días para que se presenten esos expedientes. Europa Laica tendrá otros diez días para recurrir pero solo en torno a ella.

Martín José García volvió a incidir en esta sesión en algunos aspectos fundamentales para desmontar los argumentos de la asociación Europa Laica que como se recordará apuntaba que la Virgen no es una persona física y que no se le puede atribuir su intercesión en la epidemia de peste y fiebre amarilla en 1646 ni en el Maremoto de 1755. La defensa desgranó que no se ha aportado prueba alguna para tales afirmaciones. Asimismo se esgrimió que «existe una falta de legitimación activa de la demandante, al tratarse la concesión de la medalla de un acto discrecional, sobre el que la Asociación que lo impugna carece de un interés legitimo. El objeto de la controversia es un acto propio, exclusivo y excluyente del pueblo de Cádiz, que con cerca de 6.000 firmas de sus ciudadanos (5.741 exactamente) y otras tantas de sus organizaciones públicas y privadas lo promueven ante su Ayuntamiento, y este lo concede». Además incidió en que esta distinción se ha concedido a otras organizaciones y también a entidades religiosas de la ciudad en varias ocasiones. De hecho el propio letrado volvió a referirse a una sentencia ratificada por el Tribunal Supremo y en la que Europa Laica se oponía a la concesión de la medalla al Mérito Policial a favor de Nuestra Señora María Santísima del Amor de Málaga. A esto Martín José García añadió el hecho de que la medalla se haya solicitado por fray Pascual Saturio como mandatario de los firmantes y la comunidad de padres dominicos como guardianes de la Patrona e igualmente volvió a referirse a la existencia real de la Virgen y que no hay nada en contra de que se le conceda la distinción a título póstumo.

El alegato final también hizo mención a la Constitución y a su artículo 16 que dice que «se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades, sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden publico protegido por la ley».

Tras eso la defensa solicitaba que tras añadir la prueba de los expedientes se desestime la demanda y se condene a costas a la asociación demandante.

La causa queda por tanto pendiente de que se añada esa prueba final fundamental para los intereses de la defensa. A partir de ahí Europa Laica tendrá otros diez días si quiere alegar alguna cuestión sobre esos informes y transcurrido ese tiempo el juez tendrá que dictar sentencia en este caso.

Tensión en la despedida

La salida de la sala de los miembros de la asociación se vivió con cierta tensión. Los devotos gaditanos habían permanecido a la espera de conocer cómo había transcurrido la vista y despidieron a los representantes de Europa Laica, liderados por su presidente, Antonio Gómez, entre abucheos y gritos. Posteriormente se cantó la Salve a la Virgen del Rosario y también se escucharon 'vivas' a la Patrona y a España. Por el contrario el padre Pascual y Martín José García fueron recibidos entre aplausos. Ambos se mostraban muy sorprendidos por el respaldo y el apoyo de tantas personas. Fray Pascual Saturio comentaba que «estoy sorprendido y agradecido porque la gran mayoría de las caras son las personas que participan de la vida del santuario y se han ido enterando unos a otros y se han hecho presente y creo que es de agradecer su comportamiento, su saber estar y su presencia. Cuando se nos pincha donde más nos duele es de agradecer que la gente haya reaccionado así. No solamente los que han venido sino también aquellos que mediante el teléfono han ido manifestando su apoyo. Han sido muchas las hermandades y cofradías, las instituciones de la ciudad, las asociaciones...». Además, el prior del convento de Santo Domingo señalaba que «lo curioso es que una institución que no es directamente de la ciudad se presente contra algo que es local y algo que se ha hecho como muestra de cariño a la Virgen y como expresión del sentimiento de los gaditanos». Como conclusión sobre la vista oral señalaba que «he visto un juicio sereno porque la parte contraria no había preparado nada».

Martín José García se mostraba igualmente optimista y a la espera de que se resuelva el proceso favorablemente. Además agradecía el apoyo y respaldo recibido por parte de todos. «No tienen argumentos. Esto se trata del sentir del pueblo de Cádiz y ya tenemos precedentes de situaciones similares así que confiamos en que haya pronto una sentencia y se pueda volver a la normalidad».