Jesús Oliden es el gerente de la empresa Aguas de Cádiz.
Jesús Oliden es el gerente de la empresa Aguas de Cádiz. - A. V.
Condena al líder de la Manada de Villalba

Oliden: «Quien diga que en Aguas de Cádiz sabíamos algo miente»

El gerente de la empresa municipal asegura que ni él ni los anteriores gestores conocían que Ricardo Alonso, jefe de proyectos y obras de la entidad, era el líder de la Manada de Villalba

Cádiz Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El gerente de la empresa municipal Aguas de Cádiz, Jesús Oliden, ha negado de manera contundente que tuviera conocimiento alguno de que uno de sus trabajadores era el líder de la denominada Manada de Villalba, en prisión desde principios de esta semana. Ha añadido que «ni yo ni mis predecesores sabíamos absolutamente nada de estos hechos».

Ha recordado que hasta diciembre de 2015 no ocupó su cargo de gerente de Aguas de Cádiz y que «en ningún momento se me comunicó nada parecido sobre esta persona. No lo sabía nadie y nadie me lo pudo decir».

Oliden ha señalado que lo único que al parecer se sabía en la empresa, «aunque yo no estaba allí para poder confirmarlo» es que -a raíz de la denuncia de la víctima en julio de 2015- «la Policía judicial fue a interrogarle a las dependencias de Aguas de Cádiz ya que estaba allí físicamente recabando datos como trabajador de AQUAGEO, empresa a la que se le había encargado un trabajo».

En 2016, Ricardo Alonso, entró a formar parte de la plantilla de la empresa tras haber pasado por un proceso de selección y haber quedado -según ha manifestado el gerente- entre los cuatro últimos para ocupar el puesto de técnico hidráulico.

Desde entonces, según ha declarado, «nunca hemos conocido ni hemos tenido noticias de que se le estuviera investigando ni de que estuviera implicado en estos hechos. En Aguas de Cádiz no sabíamos nada y quien diga lo contrario está mitiendo». A su juicio, «la Policía no dice los motivos por los que se le interrogó y de hecho cuando terminó al parecer volvió a su trabajo y siguió recabando datos para el encargo que se había hecho a la empresa».

Oliden ha explicado que la noticia llegó a Aguas de Cádiz el pasado martes 5 de marzo, cuando en la empresa se recibió -según el gerente- un burofax de la hermana del trabajador «en el que nos comunicaba que su hermano no podría asistir al trabajo ya que estaba privado de libertad desde el lunes 4 de marzo».

El primer movimiento del gerente de Aguas del Cádiz fue acudir al gabinete jurídico de la empresa para saber qué pasos se deberían de seguir. «La abogada me dijo que lo que procedía era la suspensión del contrato de este trabajador, por lo que desde ese momento no tiene vinculación con la empresa».

Oliden ha señalado a su vez que a partir de ahora y hasta que haya sentencia firme «todo lo que hagamos será conforme a lo que dicte la Ley y siguiendo las instrucciones de nuestro departamento jurídico».

Sobre Ricardo Alonso, el gerente de la empresa ha subrayado que «era una persona cualificada técnicamente y que iba a contar con un refuerzo de otra persona especializada en el manejo del sistema de información geográfica, plaza que en estos momentos se encuentra en proceso de selección».

Con la ausencia de Alonso, la empresa ha insistido en que «no nos moveremos un ápice de lo que diga la legalidad».