Matthew Mcmanemy ha intervenido para rescatar a un bañista en Santa María este viernes - Ángel Luis Jurado
PLAYAS EN CÁDIZ | Santa María del Mar

Rescate de surfistas a un bañista: «Es necesario señalizar los peligros de esta playa»

Matthew Mcmanemy, surfista y nadador, rescataba este viernes a un bañista en Santa María del Mar

«El hombre estaba agotado; no le quedaban fuerzas y había mucha corriente»

CádizActualizado:

Mismo escenario y de nuevo la misma situación que ya se ha producido en otras muchas ocasiones. Un bañista se adentra en la playa de Santa María del Mar de Cádiz y de repente y debido a las fuertes corrientes le resulta imposible regresar a la orilla.

Los surfistas, que custodian a diario la playita, intervienen en ese instante cuando se percatan de que algo grave sucede. Este viernes eran antes de las 9 de la mañana, fuera del horario de los socorristas, cuando un bañista de unos sesenta años se sujetaba a la boya del canal de entrada de la zona izquierda de la playa. Estaba exhausto. Había ido a nadar como en otros días pero esta vez las condiciones del mar no eran las adecuadas para dicha actividad.

Fue entonces cuando un surfista, Bruno Ortiz, se dio cuenta del problema y se acercó al hombre. En ese instante llegó Matthew Mcmanemy, también surfista. «Vi a mi amigo que estaba bajado de la tabla en la zona de la izquierda. No sabía si estaba con alguien o no al principio porque era raro y cuando me he acercado estaba con otra persona», explica este gaditano.

Matthew Mcmanemy
Matthew Mcmanemy

Su llegada fue clave para iniciar el rescate debido a las corrientes de ese momento. «El hombre no podía más. Estaba agotado. Había ido a nadar con otros compañeros pero no le quedaban fuerzas. Entonces, entre ese compañero que estaba ahí también y mi amigo lo hemos sacado a la orilla con la ayuda de las tablas».

Uno de ellos es enfermero y además se ha dado la circunstancia de que había un médico en la playa. «El médico ha bajado y el hombre ha echado el agua que había tragado. Y ya hemos esperado a que viniera ambulancia a la que le ha costado un poco llegar... Había como diez policías pero la ambulancia ha tardado algo», expone Mcmanemy.

Este experimentado surfista y además nadador con un gran palmarés en sus espaldas, comenta que «cada vez que hay olas pasa lo mismo porque tenemos que sacar gente del agua. Pienso que es fundamental que haya una indicación que tiene que estar siempre y que explique los peligros de esta playa. Hoy está claro no es un día para nadar porque hay corriente y viento a la playa. De hecho, quince minutos después he visto a una mujer nadando muy profundo. Era extranjera y le he dicho que se saliera... si hubiera alguna advertencia se evitaría esto. Hay días sin peligro pero otros que son muy peligrosos y los espigones, una vez que los pasas, estás a 150 metros de la orilla y no es fácil volver».

Es lo que le ha pasado a ellos este viernes desde una distancia algo menor, unos 80 metros, que han tenido que superar para salvar a esta persona. Mcmanemy reconoce que «éramos tres y nos ha costado muchísimo. Lo hemos sacado contracorriente y hemos llegado exhaustos».