Ya han comenzado a instalarse las primeras zonas de sombra en el interior del muelle.
Ya han comenzado a instalarse las primeras zonas de sombra en el interior del muelle. - Antonio Vázquez
Muelle ciudad

El muelle ciudad toma ya forma para acoger a ciclistas y peatones

La Autoridad Portuaria comienza a instalar espacios de sombra y zonas de descanso para los ciudadanos que accedan al recinto portuario una vez que se ponga en marcha el carril bici

Almudena del Campo
CádizActualizado:

La presidenta de la Autoridad Portuaria de Cádiz, Teófila Martínez, ha dado cuenta este martes de los principales asuntos que se abordaron ayer en el consejo de administración de esta institución, destacando la adaptación del interior del muelle para acoger, no solo a los ciclistas cuando entre en funcionamiento el carril bici, sino a los peatones.

Así, se está procediendo a la colocación de varios toldos en la parte delantera del terminal del catamarán, que servirán de zonas de sombra para los peatones que quieran acceder al recinto. La superficie es de unos 300 metros cuadrados y de trata de cuatro módulos distintos, realizados con tubos sobre bases de hormigón en forma de dado y coronados por unas lonas. .

La presidenta de la Autoridad Portuaria ha insistido en que se trata de algo provisional y que la idea es repetir estos mismos módulos por otras zonas del muelle para cubrir más espacios de sombra.

Por otro lado, también está prevista la instalación de mobiliario urbano para que los ciudadanos puedan contar con zonas de descanso cunado accedan al recinto.

Los accesos para peatones serán los mismos que para los usuarios de las bicicletas y estarán situados en las cinco entradas que se habilitarán desde la plaza de Sevilla hasta la plaza de la Hispanidad, contando con la debida señalización para que sea compatible su uso por parte del peatón y por los ciclistas.

Así, el peatón podrá acceder al recinto interior durante el día a través de unas puertas que se instalarán en las vallas provisionales que se instalará a modo de separación entre el carril bici y la zona del muelle más próxima al agua. Estas verjas son obligatorias ya que deben cumplir con la normativa que rige este suelo portuario.

Serán más livianas que las previstas de manera inicial con el objetivo de que no suponga un impacto visual ni parezca una jaula para el ciclista que circula por el interior del muelle, que tendrá por un lado la histórica verja y por otro la citada valla de seguridad provisional.

Una nueva imagen del muelle

Destacar que la legislación portuaria obliga a contar con un cerramiento hasta que no se produzca el traslado de la terminal de contenedores -prevista para finales de 2020- a su nueva ubicación, en la zona de Astilleros. Así, los peatones también tendrán que respetar la señalización que se instalará para el paso de los camiones que van hasta la terminal de Reina Sofía.

Teófila Martínez también ha señalado que, una vez esté en funcionamiento la terminal de contenedores y se quiten las vallas provisionales, se va a trabajar para ofrecer una nueva y mejor imagen del puerto.

Nueva terminal de contenedores

Además de este asunto, el consejo de administración abordó los trabajos que se han llevado a cabo en el tunel de acceso a la nueva terminal de contenedores, donde se han colocado unas pantallas de pilotes secantes para comprobar que no haya filtraciones y se descarte la entrada de agua.

Los trabajos cuentan con un presupuesto de 2,3 millones de euros.

Martínez informó a su vez de que el próximo 4 de octubre culmina el plazo de presentación de ofertas para los trabajos de pavimentación de los 45.000 metros cuadrados de la nueva terminal, con un presupuesto que supera los seis millones de euros.

La presidenta de la Autoridad Portuaria se mostró confiada en que, una vez los técnicos valoren estas ofertas, se pueda iniciar las obras y cumplir los plazos previstos.

Asimismo, también se trató sobre el proyecto del Puesto de Información Transfronteriza (PIF), que espera pueda estar culminado antes del próximo verano, permitiendo el traslado del actual situado en Reina Sofía.