El Laboratorio de Investigaciones Marinas, situado en el castillo, lleva siete meses paralizado.
El Laboratorio de Investigaciones Marinas, situado en el castillo, lleva siete meses paralizado. - FRANCIS JIMÉNEZ
DAÑOS EN EL CASTILLO DE SAN SEBASTIÁN

Labimar pide celeridad para que vuelva la normalidad al castillo de San Sebastián

Desde los temporales de febrero, el Laboratorio de Investigaciones Marinas del Ceimar está sin actividad en su sede por lo no poder acceder al recinto

CÁDIZActualizado:

El responsable del Laboratorio de Investigaciones Marinas (Labimar) del Ceimar, Juan José Vergara, ha pedido a las administraciones competentes «celeridad» para que vuelva a la normalidad la actividad en el castillo de San Sebastián.

Recordar que este recinto fue cerrado a raíz de los temporales del pasado invierno, que provocaron serios destrozos en el paseo Fernando Quiñones que impiden el acceso a estas instalaciones. En la actualidad se está llevando a cabo -por parte de la Demarcación de Costas- la obra de reparación del paseo aunque no existe vigilancia en el castillo.

Las administraciones implicadas, Gobierno central y Ayuntamiento, tienen diferentes posturas acerca de las competencias en la seguridad del recinto aunque lo cierto es que hoy por hoy no hay vigilancia, hecho que ha provocado importantes daños en el interior del castillo que han sido denunciados por el Consistorio, que ha culpado a la Subdelegación por no hacerse cargo de la misma.

Juan José Vergara, que se ha mantenido al margen del enfrentamiento institucional, ha lamentado la situación y ha pedido una solución «lo antes posible» para poder reanudar la actividad del laboratorio que dirige y cuya sede se encuentra en el interior del castillo de San Sebastián.

Labimar abrió sus puertas a finales del mes de enero de 2015. Desde entonces y hasta que los temporales dejaron sin accesos a este recinto situado en un lugar privilegiado rodeado de mar, se han llevado a cabo por parte de este laboratorio -dependiente de la Universidad de Cádiz- distintas actividades relacionadas con la docencia, la investigación y la divulgación al público en general.

Prácticas y visitas escolares suspendidas

El responsable de Labimar ha asegurado que está en permanente contacto con la delegación municipal de Cultura y con Urbanismo del Ayuntamiento ya que «estamos deseando volver a ejercer nuestra actividad allí».

Ha apuntado que «tenemos prácticas docentes con alumnos no solo de la Universidad de Cádiz sino del Algarve y de Málaga, entre otras, pero vista la situación no nos es posible y tenemos que decir que no».

Asimismo «hemos tenido que suspender los programas de visitas escolares y, aunque en algunas ocasiones hemos acudido a los centros, no es lo mismo porque en esta sede tenemos todo el material necesario» subrayando que cada cuatro meses -aproximadamente- pasaban unos 2.000 alumnos por estas instalaciones.

El cierre del laboratorio ha provocado además que no se pueda contar con este espacio para realizar prácticas junto al mar afectando también a distintos proyectos de investigación en los que se recogían muestras en todo el entorno de la Caleta.

Garantizar la seguridad en el castillo

Respecto a los actos vandálicos denunciados por el Ayuntamiento, Vergara tiene conocimiento de que -aunque hay algunas puertas de las dependencias de Labimar que han sido forzadas, la del laboratorio en sí, donde hay equipos de proyección, lupas especiales, microscopios y material diverso para la investigación, permanece cerrada.

Para el responsable de Labimar, «es importante garantizar la seguridad en el castillo no solo por nuestro laboratorio sino por el rico patrimonio que debe conservarse y que está en riesgo».

Vergara ha afirmado a su vez que, «una vez que podamos acceder al recinto y que esté garantizada su vigilancia, tendremos que evaluar los daños y subsanarlos». Ha destacado que, por ejemplo, «teníamos un gran acuario con distintas especies que habrá que vaciar y limpiar».

Por todo ello, ha transmitido su preocupación respecto a la situación actual del castillo pidiendo que en el menor tiempo posible se pueda volver a una situación de normalidad, con el laboratorio nuevamente en marcha y la actividad propia del recinto reanudada.