Se tiraron desde la última planta del edificio de Aduanas.
Se tiraron desde la última planta del edificio de Aduanas.
SUCESOS

Dos detenidos por narcotráfico se escapan de Aduanas en Cádiz tirándose por la ventana

Los dos fugados, a los que ahora se busca, saltaron desde la última planta aprovechando que les habían dejado salir del calabozo para cambiarse por la hipotermia que sufrían

Actualizado:

Una fuga de película la que se produjo la madrugada del pasado jueves en el edificio de Aduanas, en pleno centro de Cádiz. Dos detenidos por narcotráfico saltaron por la ventana desde la última planta de este edificio hacia la calle y emprendieron la huida sin que los vigilantes pudieran cogerlos.

Según fuentes consultadas por este periódico, los hechos ocurrieron ya amaneciendo. «Fue completamente repentino», explican. Los fugados estaban detenidos con otros dos individuos más en los calabozos del edificio de Aduanas. Habían sido interceptados horas antes por una patrullera de Vigilancia Aduanera en el Estrecho. Llevaban en una 'goma' 2.400 kilos de hachís, 81 fardos. La semirrígida fue trasladada por Salvamento Marítimo hasta el puerto de Tarifa. Los detenidos, tres de Sevilla y uno de Ceuta, fueron llevados a las dependencias de la Agencia Tributaria frente al muelle gaditano.

Estando ya allí en este inmueble, pidieron salir del calabozo para cambiarse de ropa ya que estaban mojados, temblando y presentaban síntomas de hipotermia. Los funcionarios les quitaron los grilletes y «de forma completamente inesperada», dos de ellos decidieron saltar por la ventana cuando se encontraban en una habitación que hay delante de los calabozos. El segundo casi fue interceptado pero finalmente se pudo zafar.

«Aunque pueda parecer increíble, así fue», nos cuentan. La altura es la equivalente a un tercer piso. Aunque en este caso el salto pudo ser en dos tiempos. Primero hasta una terraza intermedia con un salto de unos cinco metros y después hasta la calle donde el riesgo fue mayor. Los funcionarios alertaron de inmediato al vigilante y salieron para interceptarlos. Sin embargo, cuando llegaron a la calle por el lateral de la Cuesta de las Calesas no había ningún rastro de ellos. Ni siquiera de sangre.

Al ser primera hora de la mañana ya había bastante circulación de tráfico y de personas por la zona por lo que se sospecha que pudieron camuflarse en su huida. Ya se ha activado el protocolo de busca y captura para poder localizarlos y detenerlos. Los fugados, de unos veintipocos años, son un ciudadano residente en Sevilla y el otro en Ceuta. «No sé en qué estado habrán quedado tras la caída porque podrían haberse matado o romperse las piernas». Inaudito pero cierto.