Los programas de surf terapéutico trabajan la motricidad, el aprendizaje, las competencias mentales, el ocio a través del juego y el control del estrés
Los programas de surf terapéutico trabajan la motricidad, el aprendizaje, las competencias mentales, el ocio a través del juego y el control del estrés - MYMFOTOGRAFÍA

Cádiz surfea sobre la diversidad

La Asociación Solo Surf es un referente a nivel nacional e internacional por aplicar surf terapéutico en niños con autismo

CÁDIZActualizado:

Ni un minuto más, ni uno menos. Cuando el reloj marca la hora exacta todo tiene que estar preparado para recibir a los niños. Sillas colocadas, materiales listos para ser usados y monitores cronometrados para que la jornada de surf terapéutico salga espectacular. Tanto en invierno como en verano los especialistas delaAsociación Solo Surf (psicólogos, licenciados en Actividad física y salud, educadores, etc.) trabajan a diario con niños con autismo y síndrome de Rett en playa y piscina. A día de hoy cuentan con 140 beneficiarios de estas terapias acuáticas, pero no conforme con esto se han adentrado en el ámbito educativo para llevar a cabo Activa Acuática Extraescolar, en colaboración con el IES Drago de Cádiz. «Incluimos el surf terapéutico como un objetivo curricular trabajando una pedagogía integradora que trabaje contenidos comunes tanto para un alumnado de educación especial como para uno que no lo es», explica el director técnico de Solo Surf, Jesús Borrego.

Él, junto a Ana Borrego, diseñaron este modelo terapéutico a través del surf en 2006, convirtiéndose en un programa innovador y pionero tanto en España como fuera de nuestras fronteras. Cumplen 10 años como asociación y 13 de trabajo «con más de 20.000 horas de sesiones en terapias diarias y continuas desde entonces» puntualiza Borrego.

Actualmente el programa está muy consolidado y supone una pieza clave en la formación de nuevos profesionales de este sector. De hecho, Solo Surf «dispone de un organigrama de profesionales dirigidos por una jefa de equipo técnico y un equipo multidisciplinar de técnicos que cuentan con un plan de prevención de riesgos laborales homologado». A su vez, «cuenta con una red de 80 monitores auxiliares de apoyo que acceden por medio de nuestros cursos con el área de deportes de la Universidad de Cádiz o mediante prácticas curriculares universitarias y cursos de voluntariado con el Ayuntamiento de Cádiz», añade Borrego.

Por este motivo, en Cádiz no solo ha servido para que otros puedan iniciarse en el camino del surf terapéutico, sino que da respuesta a muchas familias, genera nuevas oportunidades laborales y fomenta el turismo terapéutico. En relación a esto, cabe destacar que este lunes comienzan un nuevo proyecto de Surf para todos con una Asociación nacional que trae diez participantes con hijos que tienen diagnosticado Síndrome de Q5. «Es una enfermedad rara que afecta a la psicomotricidad, al desarrollo neurocognitivo y que daña al aprendizaje a nivel generalizado», adelanta el director técnico. Estas jornadas se desarrollarán estelunes, el martes y el jueves de esta semana con niños desde tres hasta 17 años.

El surf terapéutico solo tiene una vía, y es a través de profesionales debidamente formados que sean capaces de utilizar el surf como una herramienta de trabajo para la mejora de las necesidades de estos niños. En este sentido, Jesús Borrego ha recalcado que su proyecto ha servido de referencia para otras actividades que se están desarrollando en las costas españolas y americanas. Muchas de ellas bajo el asesoramiento de Solo Surf.

Más de diez años de trabajo han servido para demostrar que el surf terapéutico da respuestas claras a la mejora de muchos niños con autismo. De hecho, «muchos especialistas clínicos se han dado cuenta de que nuestro tratamiento es un complemento y nos derivan a muchos niños. Han comprobado que nuestra terapia de psicomotricidad, juegos y planificación del aprendizaje es fundamental», asegura Borrego.