Llegada la noche de este lunes de los inmigrantes a Cádiz. - ANTONIO VÁZQUEZ
INMIGRACIÓN

Cádiz acoge a más de un centenar de inmigrantes en La Mirandilla

Cruz Roja atiende ya en el pabellón de la capital gaditana a estas personas como medida excepcional ante la saturación de centros de acogida y ong

Actualizado:

Una «medida excepcional» para solventar una situación excepcional. La constante llegada de pateras a las costas gaditanas ha desbordado, como ya se viene contando desde hace más de un mes, centros de acogida, CIE y ong de toda la provincia de Cádiz que se dedican a la atención de inmigrantes. Una vez que estas personas pasan por los trámites policiales pertinentes como la reseña y la apertura del expediente que les indica que están en situación irregular, deben ser puestos en libertad en el plazo máximo de 72 horas. Este límite se está agotando en la mayoría de las comisarías que intentan hacer frente como se puede a la situación. El goteo constante de rescates en el Estrecho ha causado que no haya espacio para acogerlos y una vez que son puestos en libertad (en el caso de los ciudadanos subsaharianos, los marroquíes son trasladados de nuevo a su país), quedan en la calle a expensas de tener recursos u opciones de ir a un nuevo destino.

Y es en este punto donde se encuentra el más del centenar de migrantes que han llegado la noche de este lunes a Cádiz, a su casco histórico, al polideportivo Mirandilla, donde Cruz Roja, tras tener la aprobación del Ayuntamiento de la ciudad, ha habilitado las instalaciones deportivas para acogerlos «de manera temporal». Los inmigrantes llegaban poco antes de las once de la noche en varios autobuses que los habían recogido de Algeciras.

Todos los asistidos son subsaharianos, ya en régimen de libertad, tras haber pasado el plazo máximo de 72 horas en los que han estado tramitando su situación con Policía Nacional. Según Cruz Roja, su estancia en el polideportivo se prolongará de acuerdo a cada caso mientras se les ayuda a encontrar una plaza en la red de acogida o se les facilita la continuación de su proceso migratorio a otros destinos de su elección. También hay menores aunque acompañados, ya que los no acompañados son trasladados a los centros específicos de los que dispone la Junta de Andalucía.

El personal de Cruz Roja comenzó a preparar este domingo el polideportivo con el objetivo de habilitarlo para un aforo de hasta cien personas, aunque se han previsto cincuenta camas más por si fuera necesario. Los voluntarios de Cruz Roja, apoyados por un equipo llegado desde Extremadura, seguía trabajando este lunes para tener todo listo para la recepción.

Este centro de acogida improvisado funcionará como lo ha estado haciendo el Kiko Narváez de Jerez, que se ha vuelto a abrir, donde se concentran la mayoría de los asistidos, 240. Dispondrán de kits de higiene, ropa y alimento. También asistencia sanitaria que normalmente se centra en hacer curas a quien lo necesita y entrevistas personales, a fin de ayudarles a encontrar o poder llegar a un nuevo destino.

El Ayuntamiento de El Puerto también ha ofrecido un pabellón deportivo municipal para acoger a estas personas pero, de momento, no se van a trasladar a no ser que no haya suficiente plazas disponibles en los polideportivos de Jerez y Cádiz.