Los escombros quedaron sepultados bajo la arena de la playa, que ahora luce así
Los escombros quedaron sepultados bajo la arena de la playa, que ahora luce así - LA VOZ
Playas de Cádiz

El Ayuntamiento sepulta con arena los daños del temporal para lucir sus playas

Denuncian los trabajos de mantenimiento que ha realizado el Consistorio de cara al verano y alerta de las consecuencias en un futuro

CádizActualizado:

Bella en apariencia y podrida en su interior. Aunque a simple vista parece que la playa Victoria ha recuperado su aspecto de cara a la temporada de verano, la realidad es otra bien distinta. Así lo cuentan los vecinos de la zona de Amílcar Barca, que han sido testigos de excepción de una actuación que califican de «chapuza» y que incluso han denunciado ante el propio concejal de Medio Ambiente y Playas, Álvaro de la Fuente.

Según comenta uno de los ciudadanos en su escrito y argumenta con pruebas gráficas, el Ayuntamiento de Cádiz ha tapado con arena los importantes destrozos ocasionados por el temporal Emma sobre algunas zonas del litoral gaditano el pasado 1 de marzo. En concreto, denuncia la actuación de urgencia que se ha llevado a cabo en el tramo de la playa que discurre entre el Instituto de Educación Secundaria Drago y la escalerilla que da acceso a la playa Victoria, situada a la altura del colegio San Felipe Neri.

La alarma saltó el pasado día 4 de junio, cuando los camiones de los operarios municipales llegaron a este tramo y comenzaron a verter arena sobre los numerosos escombros que se acumulaban en la zona. Hay que recordar que estos destrozos se produjeron a consecuencia del fuerte impacto del mar sobre la muralla en una jornada en la que al temporal se sumó un elevado coeficiente de marea, provocando numerosos daños en todo el litoral de la capital gaditana.

Estos escombros han quedado sepultados por la arena que ha movido el Ayuntamiento de Cádiz
Estos escombros han quedado sepultados por la arena que ha movido el Ayuntamiento de Cádiz - LA VOZ

A consecuencia de ello, la estructura de protección de uno de los ramales que conecta la red de pluviales con el emisario submarino que discurre junto a la muralla, quedó completamente destrozada y reducida a escombros, tal y como se puede observar en una de las fotografías que acompaña a esta información.

Dicha estructura de protección o, más bien, sus escombros, han estado a la vista de los ciudadanos desde el pasado mes de marzo hasta que hace apenas dos semanas, quedaron sepultados bajo tierra.

«Es decir, se ha tapado una estructura, en origen prevista para proteger, pero que ya no protege nada porque está completamente rota. Pero no sólo ha perdido su funcionalidad primigenia, sino que, en un ejercicio de descomunal chapuza, se ha sepultado la enorme escombrera, como el que esconde la suciedad barrida en una ‘alfombra’ de arena», explicó Javier Osuna, autor de la denuncia.

Los escombros y la estructura rota de protección de la muralla han quedado sepultados

Además, Osuna, que ya protagonizó una lucha en contra de la regeneración artificial de esta zona que se produjo en el año 1991, advirtió de los efectos colaterales que puede acarrear esta actuación municipal. En este sentido, explicó que hay que tener en cuenta que las mareas vivas de coeficientes altos–como las que tuvieron lugar el pasado invierno–seguirán produciéndose en unos meses, así como los temporales. «Y la mar, pese al despilfarro que supone para el erario público los reiterados e inútiles aportes de arena– desaconsejados desde hace años por Ecologistas en Acción–, hará su trabajo en un futuro próximo, nada lejano», ha puesto de relieve este vecino.

En este sentido, ya ha advertido de que al estar la estructura de hormigón completamente rota, las mareas que están por venir tendrán el camino allanado y, por tanto, podría alcanzar también a la tubería que se encuentra en la zona y que ha quedado completamente desprotegida. «El destrozo será mayor», ha presagiado Osuna, que ha criticado con dureza esta actuación.

«Esta acción, un tanto cicatera y tramposa de enterrar la estructura desmembrada es un monumento al cutrerío y más propia de corporaciones antiguas, obsesionadas con la playa de papel cuché a las que nos tuvieron sujetos durante diecinueve años los gestores municipales que le precedieron», ha apuntado. Asimismo, ha recordado la imagen que ofreció el alcalde José María González el pasado mes de marzo, colaborando en las tareas de recogida de residuos en las playas. «Nos parece contradictorio y un tanto populista, por otra parte, que en los días álgidos de temporal se participe en una recogida de escombros ante las cámaras, con luz y taquígrafos, para luego, dos meses después, esconder burdamente una peligrosa escombrera en la arena», apunta.

En su escrito de denuncia, este ciudadano ha solicitado a los responsables municipales una explicación convincente al respecto, así como el desentierro y reparación de estos desperfectos que han quedado bajo la arena.

Respuesta municipal

Por su parte, el Ayuntamiento de Cádiz ha salido al paso de la denuncia y asegura que la actuación se ha realizado por decisión de los técnicos municipales y responsables de Aguas de Cádiz, que consideran más efectivo mantener las grandes planchas de hormigón como protección del tubo, teniendo en cuenta que, en breve, se va a proceder a un nuevo vertido de arena previsto en ese punto en más de dos metros, y que es más que previsible la repetición de estos en temporales. «Se considera que es necesario esta mínima protección al emisario hasta en tanto no se produzcan trabajos de consolidación efectiva del emisario por parte de la Junta de Andalucía», han puntualizado desde el ente municipal.

No obstante, el propio Ayuntamiento insiste en la necesidad de acometer cuanto antes la ejecución de una infraestructura que proteja de forma efectiva el emisario para evitar posibles consecuencias. De hecho, aseguran que esta actuación está incluida en el Convenio Marco de Cooperación de Obras Públicas y Transportes de la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Cádiz para la ejecución de obras de Saneamiento-eliminación de vertidos y dicho documento especifica que esta obra, en concreto, correspondería a la administración autonómica. Para ahondar en la urgencia de esta actuación, el Consistorio, con fecha 20 de marzo de 2018, volvió a remitir un escrito a la Delegación Territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de Cádiz, de la Junta de Andalucía, solicitando las actuaciones necesarias para el correcto funcionamiento del emisario.

Sin embargo, la realidad es que en la actualidad no está garantizado que esos trabajos se vayan a realizar antes del otoño, cuando comienzan a producirse esos temporales que podrían sacar a la luz lo que a día de hoy es un problema soterrado.