Imagen de la entrada de la Clínica La Salud.
Imagen de la entrada de la Clínica La Salud. - LA VOZ
SUCESOS

La autopsia confirmará la causa del fallecimiento de una gaditana por una operación estética

La Clínica de La Salud asegura que se cumplieron todos los protocolos y el abogado de la familia de Sandra pide prudencia y también información porque «en esta intervención el riesgo es mínimo»

CádizActualizado:

Una de esas historias difíciles de contar, y mucho más de explicar. La gaditana Sandra Marín Cortés ingresaba el pasado 31 de octubre en la Clínica de la Salud para someterse a una operación de estética. Una reafirmación mamaria y una abdominoplastia, lo que suponía una intervención larga aunque de cierta forma habitual en estos centros sanitarios.

Varias horas después, tras salir del despertar y ya en la habitación, la joven de 33 años entraba en parada cardiorrespiratoria y perdía la vida de manera dramática durante la madrugada. Madre de dos hijos (14 y 12 años), en buen estado de salud, su fallecimiento ha causado una profunda conmoción no sólo entre los familiares sino entre conocidos y vecinos de la capital.

Existe un punto de origen y un final, y queda por determinar qué ha ocurrido. Cuáles han sido las verdaderas causas del fatal desenlace. Tanto la clínica como la familia espera a los resultados de la autopsia para conocer los motivos, prolongando el dolor pues al menos deberán aguardar un mes hasta que se cumplan todos los trámites.

Conmoción y dolor

El hospital emitía un comunicado en el que lamentaba la muerte de esta gaditana y aseguraba que se habían cumplido todos los protocolos definidos. Queda a la espera de la investigación a través de la autopsia, tutelada por el juez.

Por su parte, el abogado de la familia, Álvaro Illesca, pedía prudencia hasta que se conozcan los resultados. «Una vez que los tengamos, llegaremos hasta donde se tenga que llegar y se exigirán todas las responsabilidades».

Eso sí. Illesca no entiende que desde la clínica «estén aduciendo que Sandra tenía un déficit de plaquetas. Me parece increíble esto. En la preanestesia, el cirujano pidió un informe al hematólogo y decidió intervenir, por lo que tenía todas las garantías. Es más, la familia tuvo que comprar dos bolsas de plaquetas de 800 euros. Con lo que el médico pidió, es suficiente. Si tenía dudas, la habría rechazado».

A su vez, desmiente que «en otra clínica se negaran a hacerle la operación. Eso es falso. Consultó con otros cirujanos pero se decidió por la Salud, el único lugar donde entregó todos los informes».

Lamentan que desde el centro hospitalario «no se hayan puesto en contacto con la familia tras el fallecimiento, ni nos han dado su versión». Aún de luto, la agonía se mantendrá varias semanas más. «La familia está destrozada. Cualquier operación con anestesia general tiene sus riesgos, pero ésta es muy común. Se hace a diario en cientos de clínicas, y nunca tiene resultado de muerte».