TRIBUNALES

El archivo de parte de la causa de la intoxicación del bar Grimaldi será recurrido

El abogado de la familia del joven fallecido cree que el dueño de la granja sí pudo cometer un homicidio por imprudencia por no haber hecho los autocontroles a las partidas de huevos

Actualizado:

El archivo provisional de la causa abierta contra el dueño del bar Grimaldi y el propietario de la granja avícola que le suministró los huevos al establecimiento será recurrida. El juzgado número dos ha sobreseido la investigación que había abierta contra estas dos personas en el asunto de la intoxicación másiva por salmonela que afectó a más de un centenar de personas durante el Carnaval de 2016. Además, como se recordará, el suceso provocó la muerte de un joven de San Fernando.

La investigación judicial continúa por tanto con la única imputación del cocinero del bar. El juez Miguel Ángel López Marchena entiende que las causa principal del brote fue “la manipulación incorrecta de los huevos por parte de éste, con incumplimientos de las medidas higiénicas, y la no adecuada conservación de las tortillas una vez elaboradas, lo que originó la puesta en el mercado de un producto perjudicial y nocivo para la salud”.

Sin embargo, no ve indicios suficientes para procesar penalmente a los otros dos investigados, el propietario del bar y el dueño de la explotación que le vendió los huevos. En este punto, el abogado del joven fallecido, Alberto Masiá, se muestra disconforme y recurrirá el archivo de la causa que afecta al empresario avícola. La granja fue sometida a una inspección donde se detectaron partidas que sí estaban contaminadas por salmonela. Según la investigación, su dueño no había realizado los preceptivos autocontroles que exigen las normas sanitarias para este tipo de negocios. Para el juez no los hizo "por desinformación" y por "por negligencia". No cree que haya indicios suficientes para concuir que esa fue la causa del brote y sí la manipulación posterior.

En contra, el abogado de la familia del joven fallecido sí cree que el hecho de que no hiciera esos controles fue determinante ya que incrementó exponencialmente el riesgo para que finalmente se produjera el brote masivo. De haberlo detectado a tiempo los huevos con los que se cocinaron las tortillas jamás habrían llegado hasta el bar Grimaldi y, por tanto considera, no se hubiera producido la intoxicación. Esta parte por tanto recurrirá el archivo de la causa penal contra el propietario de la explotación al entender que sí pudo cometer un homicidio imprudente.