COFRADÍAS

El Árbol de la Vida del parque Genovés

El ejemplar de palmera ya tiene su placa en recuerdo de los niños bielorrusos del programa de acogida de Vera-Cruz

CÁDIZActualizado:

El parque Genovés ha acogido este miércoles un entrañable acto en el que los protagonistas han sido los menores bielorrusos que conforman el programa de Acogida y Saneamiento Temporal del presente verano.

Era durante el verano de 2011 cuando el Programa de Acogida de la cofradía decana de Cádiz cumplía su X Aniversario. Entonces se programaron y llevaron a cabo diversas actividades, tales como una exposición en la Fundación Municipal de la Mujer, en el Centro Cultural El Palillero; conferencias o la edición de un sello y postal conmemorativos.

Otra de aquellas actividades fue la plantación en el parque Genovés de un árbol al que se denominó 'Árbol de la vida', que aunque fue plantado por los menores bielorrusos que formaron el programa de aquel 2011 se homenajeaba a todos y cada uno de los pequeños que durante esos diez años habían sido acogidos por familias gaditanas. Se pretendía de esta manera inmortalizar la unión Bielorrusia-España, que sus raíces arraigaran como el cariño mutuo entre niños y familias de acogida.

Quedaba pendiente rotular ese árbol que se encuentra en el jardín aledaño al lateral del Parador Hotel Átlántico y ha sido este miércoles cuando el concejal de Medio Ambiente, Álvaro de la Fuente, acompañado de los niños y niñas bielorrusos del programa de Acogida y Saneamiento Temporal de la hermandad de la Vera-Cruz de Cádiz y de miembros de la hermandad han descubierto una placa conmemorativa.

Esta palmera 'Washingtonia filifera' ha pasado a llamarse ‘el árbol de la vida’ para simbolizar la contribución por paliar las desastrosas consecuencias que sobre la población bielorrusa tuvo el accidente nuclear de la Central de Chernobyl en la República de Ucrania, en abril de 1986.