Agentes de la Policía, durante un operativo en Carnaval.
Agentes de la Policía, durante un operativo en Carnaval. - A. VÁZQUEZ
TRIBUNALES

Un apuñalamiento en Carnaval, el caso que llevó a Jonathan, «el violento delincuente» detenido en Cádiz, por primera vez a prisión

Ocurrió en 2005, apenas tenía 20 años, y acuchilló al amigo de una exnovia cuando éste salió a defenderla porque él la estaba increpando

Admitió los hechos en un juicio rápido y aceptó una condena de siete años de cárcel por tentativa de homicidio

Actualizado:

La vida de Jonathan Morales, el «violento delincuente» detenido esta pasada semana en Cádiz por estar detrás supuestamente de varios robos a punta de navaja a comercios de la capital y además haberse resistido, agredido y amenazado de muerte a los agentes que lo arrestaron, es una de esas vidas de jóvenes trabadas y rotas por sus constantes problemas con la ley y la justicia. Ya se lo gritaba él mismo a los policías que intentaban calmarlo hace unos días: «¡Os voy a matar. Ya he estado en prisión por homicidio, no me importa uno más!».

Tras haber cometido su último hurto (esta vez sin emplear la violencia) en un estanco de la Avenida, Morales y su compinche, se dieron a la fuga. Agentes de la Policía Nacional le siguieron y lograron detenerlo en la puerta de la Corrala, un lugar también escenario de la misma degradación de la que él ha podido ser víctima estos años.

Desde que lograron engrilletarlo hasta que lo llevaron a los calabozos horas después, su actitud fue «desafiante, chulesca, violenta», llegando a agredir y amenazar de muerte a los agentes que intervinieron y, también, a los sanitarios, que intentaban ocuparse de una brecha que se había abierto en la frente al intentar escapar.

En esta ocasión, en su ficha rezaban hasta cuatro requisitorias judiciales y una policial por diferentes delitos. Y además, una pena bastante grave ya cumplida. Un homicidio en tentativa. Esta condena le cayó cuando apenas superaba los 20 años. Ocurrió durante el Carnaval de 2005 cuando una madrugada de domingo en La Viña apuñaló por dos veces a un joven, que quiso intermediar en la discusión que Jonathan mantenía con su expareja.

Fue en la calle Corralón de los Carros, Morales mantenía una fuerte pelea con su excompañera sentimental lo que motivó la intervención de un amigo de la joven, quien presente en el lugar, intentó evitar que la agrediera.

Al parecer, la discusión se había originado porque el acusado llevaba días insistiendo a su exnovia para que retomaran la relación. Y ante su negativa, fue a buscarla y cuando la encontró comenzó a increparla. El chico que salió en defensa de la joven acabó con dos puñaladas, una en el pecho y otra en el abdomen.

Al año y medio, el nuevamente acusado se puso delante del juez por estos hechos. La Fiscalía solicitó para él en un principio ocho años de cárcel y 9.000 euros de indemnización pero, finalmente, admitió los hechos y rebajaron la pena a siete años de prisión, aunque la multa la elevaron al doble.

Este sábado Jonathan, 35 años, ha vuelto a la cárcel de manera provisional. El titular del juzgado de instrucción número 2 de Cádiz así lo ha decidido después de que se hayan practicado las diligencias necesarias que podrían probar la implicación de este joven en un considerable rosario de delitos que se le imputan. Otra vez.