José María González 'Kichi', alcalde de Cádiz. - A. V.
CÁDIZ

El alcalde Kichi ofrece Cádiz para acoger el 'Open Arms'

«No se puede permanecer de brazos cruzados» ha destacado José María González en el escrito a Pedro Sánchez

CÁDIZActualizado:

El alcalde de Cádiz, José María González ‘Kichi’, ha difundido un escrito al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en el que ofrece la ciudad de Cádiz para que el barco ‘Open Arms’ pueda atracar y así desembarcar a las personas inmigrantes que lleva a bordo. Y es que, según el primer edil, «no se puede permanecer de brazos cruzados» ante esta situación.

La embarcación de Open Arms se encuentra a unas 29 millas de las costas de la isla italiana de Lampedusa (sur) desde hace doce días con 151 inmigrantes, después de la evacuación de un hombre a Malta y dos mujeres enfermas a Italia, estas últimas junto a seis familiares.

Kichi ha ofrecido el puerto de Cádiz horas después de que el ministro de Fomento en funciones y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, afirmase que el barco Open Arms tiene «pabellón español», si bien indicó que le «molestan» los «abanderados de la humanidad que no tienen que tomar nunca una decisión».

Las declaraciones han sido muy criticadas en los últimos días, especialmente en redes sociales. La movilización ciudadana ha sido tal que una petición de Change.org que pide un puerto seguro para el buque Open Arms ha alcanzado las 130.000 firmas. El propio presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez recibió la memoria portatil de esa campaña en su residencia de verano en Doñana.

En la misiva, González cita la 'Divina Comedia', argumentando que «los confines más oscuros del infierno están reservados para aquellos que eligen mantenerse neutrales en tiempos de crisis moral», para referirse así a «quienes en situaciones en las que es moralmente obligatorio tomar partido, optan por mantenerse al margen y por ponerse de perfil».

A juicio de González, «permanecer de brazos cruzados» en una situación en la que más de 160 personas llevan 12 días en un barco en mitad del mar, a más de 10 millas de cualquier costa, «acusando a quienes luchan por un mundo mejor de no enfrentarse a decisiones importantes, como si enrolarse a salvar vidas en mitad de las olas fuese una decisión nimia; es situarse junto a los Salvinis, Le Pens y Abascales y a las voces que quieren llenar nuestra fronteras de insolidaridad y alambres que hieren la piel hasta dejarles jirones».

Kichi respalda la labor del Open Arms

«Ignoran que el hambre y el miedo no entienden de nacionalidades y procedencias y menos aún en las madrugadas oscuras a la deriva», ha añadido el alcalde, para quien «nuestra labor en el municipalismo no acaba cuando termina la localidad, sino que tenemos un papel internacional y global en la búsqueda de una sociedad más justa».

Así se lo ha propuesto tanto al presidente del Gobierno en funciones como al ministro de Fomento en funciones y la Dirección General de la Marina Mercante con el objetivo de que «estas personas, tanto la tripulación como los náufragos, puedan desembarcar en Cádiz, personas que atraviesan una situación vital límite y que no pueden esperar más».

José María González no pierde de vista que «Cádiz, por esa pobreza endémica de paro y desempleo al que nos sometieron, nunca será el destino final de quien viene a buscarse la vida, pero afirma que no existe una ciudad más significativa para volver a empezar que ésta, que abrazó el mundo con su mirada abierta, inclusiva y solidaria».

Asimismo, ha advertido a su vez a las «voces racistas de la extrema derecha» que no se puede normalizar, por culpa de quienes no tomaron partido, que un barco cargado de vidas permanezca olvidado a la deriva en mitad del mar.