El alcalde considera que el único escollo de los chiringuitos es puramente administrativo.
El alcalde considera que el único escollo de los chiringuitos es puramente administrativo. - LA VOZ
CASO CHIRINGUITOS

El alcalde niega que haya malversación en el caso de los chiringuitos

Kichi cree que el único interés de Ciudadanos es «sentarme en el banquillo antes de las Elecciones» y reta a Pérez Dorao a que siga adelante con la denuncia

CÁDIZActualizado:

El alcalde de Cádiz, José María González Santos, ha roto su silencio tras las vacaciones de verano y ha entrado de lleno en uno de los asuntos de la actualidad local más polémicos: los chiringuitos. La gestión del Ayuntamiento sobre estos establecimientos ha hecho que el Grupo Municipal Ciudadanos haya llevado al regidor gaditano a los Tribunales ya que -a juicio de la formación naranja- podría haber cometido los presuntos delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos.

González Santos ha asegurado que está «muy tranquilo» en relación a los chiringuitos de playa, ya que «no hay malversación ni ningún otro problema de índole jurídico». Lo que hay, según ha apuntado, es «un desencuentro de carácter administrativo» entre el Ayuntamiento gaditano y la Junta de Andalucía, una cuestión que forma parte de «lo cotidiano entre administraciones».

Kichi se ha mostrado totalmente convencido de que «se resolverá como se resuelven estos asuntos, con reuniones entre técnicos para intentar solventar de manera amistosa este nudo administrativo, y si no mediante el proceso administrativo correspondiente».

En relación a la denuncia presentada por el portavoz de Ciudadanos, Juan Manuel Pérez Dorao, el alcalde ha lamentado que la formación naranja pretenda «hacer política de un tema que es estrictamente administrativo», lamentando que trate de «socavar la imagen del alcalde intentando sentarlo en los tribunales antes de las elecciones acusándole de malversación». Ha añadido que «si quiere hacerlo, allá él».

El primer edil gaditano ha afirmado encontrarse «muy tranquilo porque los chiringuitos pagan su canon, lo siguen pagando, y ay de quien no lo pague». Por tanto, ha asegurado «no hay malversación».

El polémico decreto

Sobre la polémica generada en torno a estos establecimientos, ha reiterado que lo que firmó en su día fue un decreto de Alcaldía por el que se incoaba el expediente de transmisión de la propiedad de los chiringuitos y se le pedía a la Junta de Andalucía información sobre cómo debía ser el procedimiento a seguir.

En su opinión, una vez evaluado el procedimiento indicado por el Gobierno andaluz y las posibles consecuencias de su aplicación, es decir, «explorada esa vía, vimos que no era de interés público municipal hacer la transmisión efectiva» y, por tanto, «la transmisión no se efectúa». Ha insistido en que «al no efectuarse la transmisión, las cosas se quedan exactamente igual que estaban».

En opinión del alcalde, «intentar hacer de eso un tema jurídico, y si me apuran un tema penal, es de querer muy poco a Cádiz y de tener muy poca idea de leyes, a pesar de que sea jurista».