Afligidos durante su salida extraordinaria.
Afligidos durante su salida extraordinaria. - Francis Jiménez
Cádiz

Afligidos brilla en la celebración de sus 300 años de devoción

La hermandad puso en la calle un cortejo muy cuidado y novedoso

Cádiz Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Afligidos ha puesto el broche de oro al verano cofrade en Cádiz. Tras las salidas extraordinarias de Borriquita, Expiración y Siete Palabras, la hermandad de San Lorenzo ha celebrado su procesión extraordinaria con motivo de su 300 aniversario devocional que se ha conmemorado en todo este 2019 con distintos actos.

Este domingo las miradas estaban puestas en San Lorenzo y la atención en una de las hermandades que tiene su sede en el templo de la calle Sagasta. Desde temprano cientos de cofrades vivían esta jornada tan especial con la que Afligidos rememoraba una historia que comenzaba con la devoción profesada por los gaditanos a la pintura de José Severino encargada por Francisco de Mendoza. A raíz de aquella imagen, y debido a la importancia del cuadro para la ciudad, que solía sacarlo en procesión desde el Convento de Capuchinos hasta la iglesia del Rosario, surgieron las tallas flamencas de Pedro Reling bajo las advocaciones de Jesús de los Afligidos y María Santísima de los Desconsuelos.

Para hacer más extraordinaria si cabía esta salida, para recordar esa dilatada historia de devoción, la hermandad presentó distintas novedades en su cortejo y en el paso de misterio. Por un lado, la imagen de la Santa Mujer Verónica no procesionó junto al grupo escultorico sino en la parihuela que diseñó Jesús Guerrero para el traslado del cuadro fundacional que tuvo lugar el pasado mes de marzo. Por otro, sobre el imponente paso iba San Juan en el lugar de la Santa Verónica y en la trasera se añadió un centurión romano cedido por la agrupación del Soberano Poder de Morón de la Frontera.

Se trataba de recuperar esa tradición de hacía décadas cuando la Santa Verónica abría el cortejo formado por el Cristo del Prendimiento de Montañés, el Encuentro en la calle de la Amargura y la Madre Servita de los Dolores. Por ello también para recordar la imagen del Prendimiento la comitiva pasó por la calle Montañés, por el convento de las Concepcionistas. Por su parte, la referencia a Dolores se daba por la celebración de esta procesión en el mismo día de su onomástica.

El cortejo formaba en el interior del templo y se daban las últimas indicaciones antes de que se abrieran las puertas. Unas setecientas personas formaban parte de la comitiva y entre ellos representantes de distintas hermandades de la ciudad así como del Consejo Local de Cofradías. Las andas de la Verónica iban exornadas con flores de distintos colores mientras que el paso de misterio lucía espectacular con rosas de color rosa. El veterano capataz José Julio Reyeros daba instrucciones a la cuadrilla para una salida que se solventó sin problemas y con gran destreza. En la calle, eran muchos los gaditanos que aguardaban expectantes este momento. Tras los preparativos finales el paso comenzaba su caminar con los sones de ‘La Amargura’ que interpretaba la banda Rosario de Cádiz. La formación gaditana acompañó a la corporación hasta la calle Montañés donde le tomaría el relevo la banda de música de Las Cigarreras de Sevilla. La presencia de ambas formaciones musicales fue sin duda otro de los atractivos de esta tarde-noche cofrade en la que Afligidos acercó su historia y volvió a dejar su sello en las calles de Cádiz.